Plan de Negocios

7 formas de arruinar tu pitch

Tu actitud, palabras e imagen juegan un papel importante en la búsqueda de capital. Evita estos errores al presentarte ante inversionistas.
7 formas de arruinar tu pitch
Crédito: Depositphotos.com

¿Por qué startups grandiosas fracasan en conseguir financiamiento? Generalmente, no se trata de un defecto de la empresa, sino de la forma en que el emprendedor la presenta. Una camisa arrugada o un mal chiste generan impresiones subliminales negativas; y a veces, un error mínimo como éstos puede arruinar el mejor pitch.

Para evitar asesinar tu pitch ante inversionistas y el crecimiento de tu negocio, asegúrate no cometer estos siete errores fatales:

No hacer contacto visual. Muchos emprendedores pasan tiempo ensayando qué dirán, pero no ven a los inversores cuando lo dicen. Haz contacto visual para proyectar confianza, apertura y credibilidad.

No vestirte adecuadamente. Muchos CEOs jóvenes piensan que su propia brillantez es suficiente. Quizás vieron la película “La red social” y pensaron que pueden tener éxito usando sudaderas. Admito haber tenido esta idea (después de todo, ¿no demuestra que eres auténtico?), pero después de recibir asesorías descubrí que no debía vestirme para mi propio confort, sino para el de mi audiencia. Muchas veces esto es algo aburrido, pero la vestimenta común permite que vean más allá de tu ropa.

Además, una presentación descuidada puede implicar que eres descuidado. Esto podría llevar a los inversionistas a pensar que no tienes disciplina como para administrar múltiples prioridades o que no sabes ajustarte para tu audiencia, una habilidad que saben necesitarás en el desarrollo del negocio.

Usar diapositivas saturadas. La parte más interesante de tu pitch no debe estar en tu PowerPoint, sino en tu expertise. Las presentaciones saturadas fuerzan a los inversionistas a ignorar tus palabras para tratar de traducir tus diapositivas. Sólo usa textos e imágenes que refuerzan tus palabras. Ensaya sin tu presentación para que aprendas a entender que el punto focal eres tú.

Contar tu historia desde la perspectiva equivocada. Los inversores te entrevistan por tu papel como administrador del dinero: quieren un plan narrado a manera de historia que puedan recordar. Podrías elegir contar la historia de un cliente o tu industria, pero siempre ajusta tu pitch a la perspectiva del inversionista de flujo de efectivo y potencial de escala.

Hacer un chiste a expensas del inversor. Sentirte nervioso o incómodo sobre pedir financiamiento no es excusa para un chiste inapropiado o una actitud altanera. He escuchado a emprendedores decir, “Si no tienes $5 millones de dólares para mí, entonces ni me escuches”. Sí, es atrevido, pero hay una gran diferencia entre tener una plática honesta e insultar a tu audiencia.

No hablar en el idioma de la audiencia. Tanto la sustancia como la entrega de tu pitch deben ser fáciles de digerir. Recientemente vi a una ingeniera muy inteligente dando información técnica a gran velocidad. Nadie dudó de sus conocimientos, pero tampoco nadie pensó que pudiera agruparse con personas que no le entendieran. Para crear un negocio debes ser capaz de hablar con toda clase de perfiles.

Hacer una entrada exagerada. Los emprendedores son asesorados a “cautivar la atención de la audiencia” en su pitch con un “¡Buenos días!” muy enérgico. Pero exagerar en esto hace que te veas poco natural y desesperado.

El simple hecho de tener a inversores sentados frente a ti significa que están interesados en escuchar tu pitch. Ya tienes su atención; la clave es mantenerla. Aunque tu pitch no debe ser aburrido, la meta debe ser informar, no entretener.

La mejor forma de mejorar tu pitch es quitarte de tu propio camino. Permite que tu pasión y visión sean las que atraigan la atención del inversor.