Emprendedores

La Gatería: Pasión y negocios

El amor por su mascota llevó a este matrimonio a crear una tienda boutique exclusiva para gatos.
La Gatería: Pasión y negocios
Crédito: Depositphotos.com

Muchas ideas de negocios surgen a partir de la pasión que el emprendedor siente por algo o alguien. Ese es el caso de Esther y Marco, cuyo amor por los gatos fue la base para comenzar una empresa única en México: La Gatería, una boutique 100% dedicada a los mininos, con productos y servicios exclusivos para ellos y sus dueños.

“Nos encantan, somos personas de gatos”, asegura Esther. La cofundadora de la empresa explica que la idea surgió porque como consumidores, ella y su esposo (y ahora socio) experimentaban un vacío en cuanto a productos para sus mascotas. “Cuando viajábamos a Estados Unidos, regresábamos con más cosas para ellas que para nosotros”. Así fue como detectaron este nicho desatendido.

A pesar de no contar con experiencia en negocios o financiera –ella es comunicóloga y él fotógrafo–, reunieron el capital necesario sumando sus ahorros, con lo que montaron un local en la colonia Roma de la Ciudad de México y comenzaron operaciones en julio de 2012.

En cuestión de meses, los emprendedores empezaron a reportar ganancias, pues La Gatería había llamado la atención de los amantes de los felinos que buscaban productos novedosos. Y es que esta tienda especializada ofrece todo lo necesario para mantener felices, sanos y bellos a los gatos (desde rascadores, areneros y camitas hasta comida, juguetes y cepillos).

Su oferta incluye artículos hechos con materiales reciclados y sustentables, servicios veterinarios especializados y además trabaja de la mano con asociaciones protectoras de animales. “De esta manera nos hemos convertido en una tienda de destino, el 90% de nuestros consumidores viene con la intención de comprar algo”, explica Esther. “En un principio cometimos errores, sin embargo hemos aprendido de la experiencia y cada vez mejoramos más nuestros procesos”, agrega Marco.

Al poco tiempo de haber cumplido su primer año de operaciones, la marca abrió la segunda unidad en el barrio de Coyoacán, también en la Ciudad de México. La ubicación fue decidida después de hacer una consulta entre sus más de 35,000 seguidores en Facebook y Twitter. A pesar del éxito, el matrimonio no baja la guardia y buscan mantener el interés y la innovación de su oferta asistiendo a ferias internacionales, donde encuentran nuevos productos, proveedores e ideas.

Entre sus planes están lanzar su propia línea de juguetes para entrar a otras tiendas de mascotas y desarrollar su modelo de franquicias, para crecer en toda la República. “Nuestra recomendación para futuros emprendedores es: una vez que identificas una oportunidad lánzate, o alguien más la aprovechará”, concluye Marco.