Emprendedores

5 lecciones de Michael Dell y Elon Musk

Dos de los emprendedores tecnológicos más innovadores y exitosos comparten sus mejores consejos de negocios.
5 lecciones de Michael Dell y Elon Musk
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

No todos los días puedes estar en primera fila para ver una conversación entre Elon Musk y Michael Dell. Recientemente asistí a Dell World 2013 junto con algunos de los medios líderes en tecnología y negocios del mundo. De esa experiencia, donde convivieron dos de los emprendedores tecnológicos más grandes y controversiales de nuestros tiempos, obtuve cinco importantes lecciones para potenciales y actuales emprendedores. Se las comparto:

Los equipos talentosos resuelven problemas
Es fácil sumergirnos en las cosas increíbles que la tecnología puede hacer por nuestra sociedad y cultura. Y es cierto, la tecnología ha democratizado ciertos aspectos de los negocios y roto barreras para los jóvenes emprendedores. Pero, finalmente, todo se trata de las personas.

“La tecnología resuelve problemas computacionales, pero el simple hecho de tener tecnología no resuelve problemas”, dijo Dell. “Necesitas culturas, gobiernos y apoyo institucional. Y se requiere de las personas para aplicar la creatividad y el pensamiento crítico”.

Cuando se le preguntó cómo llegó a donde está hoy, Musk respondió: “He enlistado a personas muy talentosas”.

La lección: Si quieres triunfar, busca personas que entiendan tu visión y tengan las habilidades para lograr que la tecnología funcione. Y despide rápidamente a las manzanas podridas.

La innovación sucede por preguntarse continuamente, “¿por qué no innovar?”
Uno de los momentos más interesantes de la conversación ocurrió cuando el moderador preguntó a Musk: “¿Alguna vez observas a las demás personas y piensas que deberían esforzarse más?”. Su respuesta: “Sí. Creo que las personas se autolimitan. Se requiere de mucha energía mental para innovar. Los emprendedores se despiertan y piensan: ¿Por qué no innovar?”.

Por su parte, Dell aborda la privatización de su empresa como la oportunidad con la que podrá operar como la startup más grande del mundo. Y el único mandamiento de las startups es innovar.

Encanta e involucra a tus clientes
Uno de los grandes errores de los emprendedores (en especial los de mentes brillantes) es éste: Muchas veces olvidan que no pueden construir o vender nada sin un cliente involucrado.

Aunque sus estrategias e industrias son distintas (Musk construye lujosas máquinas, mientras que la prerrogativa de Dell es ofrecer soluciones tecnológicas para negocios) ambos concuerdan en algo: El cliente es el centro de todo.

“Las personas compran cosas que las hacen felices”, dijo Musk. “Si puedes crear un producto que fascine a los clientes, has ganado”. Dell añadió, “Nosotros encendemos el involucramiento a través de nuestro contenido; esto inspira a nuestros equipos e ingenieros. Tienen un diálogo continuo con nuestros clientes”.

El fracaso no es una opción
Cierto, los fracasos pueden impulsar la innovación y ofrecer oportunidades de aprendizaje a los emprendedores, pero un fracaso épico no es una opción.

Cuando Tesla estaba teniendo problemas financieros en 2008 y se encontraba a orillas del fracaso, Musk descubrió el rumbo, invirtió todo su dinero y pidió más a sus amigos para cubrir sus gastos de vida. Él afirma que, como puso todo de su parte, otros estaban dispuestos a invertir. En sus propias palabras, una vez que el financiamiento estaba asegurado “innovó para evitar la muerte”.

Toma la visión a largo plazo
Quizás mi lección preferida sobre emprendedurismo viene de Dell, una persona que lanzó una compañía en su dormitorio universitario hace casi tres décadas. “La aflicción de la sociedad actual es tomar la visión a corto plazo”, dijo. “Aprecio lo que personas como Elon están haciendo. Él está tomando grandes riesgos, sabiendo que su visión tomará años para hacerse realidad”.

“Estamos buscando proveer infraestructura al siguiente billón de personas que dejarán la pobreza, mientras continuamos apoyando a pequeñas empresas y emprendedores”. Él tiene razón, la innovación toma años en materializarse, y comúnmente requiere grandes riesgos.