Consultoría

5 rituales matutinos que debes seguir

Sigue estas sencillas prácticas que te ayudarán a optimizar tu tiempo y a mantener la productividad a lo largo de la jornada.
5 rituales matutinos que debes seguir
Crédito: Depositphotos.com

La mayoría de nosotros trabajamos muchas horas: 40, 50 o hasta 60 a la semana. Pero las probabilidades son que, debido a las distracciones como el entretenimiento online, los hábitos de alimentación en la oficina y la mala administración del tiempo, estamos desperdiciando mucho tiempo valioso al día.

A continuación comparto cinco pasos prácticos que pueden incorporarse a cualquier rutina matutina para optimizar tu tiempo y mantener la productividad a lo largo del día:

7 minutos de ejercicio. No 10, sólo 7. ¿Por qué? Es suficientemente poco como para no impactar el resto de tu rutina matutina y lo suficientemente largo como para deshacerte de la pereza de la noche anterior. Hay varias rutinas de ejercicio, pero mi favorita es una llama 7 Minute Workout (sí, existe una app para ella). En sólo siete minutos puedes trabajar los principales grupos musculares con un total de 12 ejercicios.

Empieza tu día verde. Seguramente te han dicho que el desayuno es la comida más importante del día, y es muy fácil comernos un bagel, un plato de cereal, un sándwich de huevo o un yogurt para poner a trabajar nuestros organismos.

Aunque estas opciones son buenas de vez en cuando, te impresionarás del levantón matutino que tendrás al tomarte una malteada verde. Un jugo saludable requiere menos tiempo que tostar un pan y untarle mantequilla.

Voy por la fácil, licuando (por un minuto): una manzana, un plátano, una naranja, unas cuantas espinacas, medio pepino, cualquier jugo o agua de coco, unos cuantos cubos de hielo y linaza. Es barato, fácil y energético.

Elige tres ganancias para el día. Decide las tres cosas que te gustaría lograr en las próximas 12 horas para que puedas sentir que tu día fue un éxito. No todos los días serán ganancias, pero ser estratégico en esto te ayudará a avanzar.

Bloquea tu calendario para alcanzar tus metas. Uno de los errores más comunes que las personas hacen en las oficinas es no convertir las listas de pendientes en listas de proyectos efectivas. He notado que las personas que dominan esta práctica son más capaces de entregar las tareas a tiempo.

Es fácil: Por cada una de las cosas importantes de tu lista, bloquea una cantidad de tiempo en el calendario que estimas te tomará realizarla –y añade 33% más de tiempo para asegurar que la termines.

Si un proyecto es multi-día o tiene otras dependencias, divídelo en pedazos más digeribles. Usa un bloque para planear y otros dos para completarlo.

Este sencillo método te ayudará a reenfocarte inmediatamente en las tareas que has priorizado cuando te distraigas. Demasiado seguido dejamos que una simple distracción afecte toda nuestra mañana –ahora no dejarás que un email de un cliente te descarrille de tu plan diario.

Recupera tu energía después de la comida. Tómate 15 minutos después de comer para reenfocar el día –algo así como una meditación personal. Aléjate de tu computadora, siéntate en un espacio vacío y determina qué pendientes sobran para el resto del día.

Piensa en cómo la lista que estableces en la mañana te está moldeando. ¿Vas adelantado? ¿Estás retrasado según tu calendario? Notarás que estos 15 minutos te ayudarán a identificar cómo te distraes, qué te causa distracción y te ayudará a redescubrir un ritmo para ser productivo todo el día.

Dale a esta simple fórmula un tiempo de prueba y creo que te asombrarán los resultados. ¡Te ayudará a ser más productivo en 2014!