Hide this Looking for English Content? Click here

Metco: Innovando una industria

Con un producto natural, Metco cambió las reglas del mercado internacional de endulzantes sin calorías y da pelea a gigantes como Canderel y Splenda.
Metco: Innovando una industria
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

La introducción de novedades en la industria de edulcorantes y alimentos bajos en calorías forma parte del ADN de Metco, que fabrica el Azúcar BC y Svetia, entre otros productos. “En 20 años no hemos sacado un solo producto en anaquel que no sea resultado de la innovación”, asegura Héctor Álvarez, fundador de la empresa y su actual presidente.

Metco ha crecido con base en nuevas técnicas para producir endulzantes bajos en calorías derivados de azúcares naturales, con características del azúcar real. Su primer gran éxito comercial fue Azúcar BC –bajo en calorías–, que fusiona edulcorantes para ofrecer dulzura de alta intensidad y bajo contenido calórico. Esta marca ya supera a Canderel y sólo está debajo de Splenda desde 2011, con poco más del 20% del consumo nacional en su segmento. Nada mal para una empresa que ingresó al mercado con un capital inicial de tan sólo $300,000.

Sin embargo, de toda su gama disponible, Svetia –un endulzante a base de una planta llamada stevia, 300 veces más dulce que el azúcar– es el producto más disruptivo que Metco ha creado durante su historia, afirma el emprendedor.

Y los resultados de este producto, lanzado en 2011, lo confirman. Hoy, Svetia es líder en México en el nicho de los esteviósidos –azúcares obtenidos de la stevia, planta originaria de Paraguay– con una cuota de 65%; por encima de los productos competidores también elaborados con stevia por gigantes mundiales de los alimentos como Merisant, creador de Canderel; Cargill; y Tate & Lyle, que fabrica Splenda.

Un año después de su lanzamiento, Svetia ya ocupaba alrededor de 4% del segmento de edulcorantes bajos en calorías. Actualmente, su participación asciende a 8%, de acuerdo con Héctor, y por si fuera poco, crece a más de dos dígitos en un segmento contraído. “Cuando sale un producto natural que tiene la característica de que sabe a azúcar y no es químico, la gente reacciona a favor”, asegura.

La demanda ha sido tal que Svetia consiguió introducirse a cadenas de restaurantes y cafeterías como Vips, Sanborns y Starbucks (que también ya mueve su azúcar mascabado).

El mercado ha hablado y pide el producto. Se trata de la primera vez que Metco surte uno de sus productos a grandes cadenas de alimentos y bebidas. Tan sólo Starbucks cuenta con una red de más de 390 unidades en México. Tal como lo hizo anteriormente con el proceso de azúcar invertida, que le surte a compañías como Minsa, Bonafont y El Globo.

Así, esta empresa pionera está aprovechando la oportunidad que surgió hace apenas un lustro cuando los esteviósidos fueron aprobados por la agencia de Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés). La ventaja: un producto nuevo, con poca fama en el medio, más accesible, natural e igual de efectivo que los edulcorantes sintéticos, está llegando a un público más amplio desde la trinchera de Héctor Álvarez.

Dulzura natural

El éxito comercial logrado durante estos años no es casualidad. En Metco hay un equipo de 15 especialistas en biotecnología, nutrición y hasta endocrinología, quienes buscan constantemente nuevas aplicaciones y fórmulas para desarrollar productos con bajos contenidos calóricos, de grasas e incluso, de sales. Y además, que ofrezcan la sensación de saciedad en el consumidor. Por eso, 5% de los ingresos de la empresa se destinan a innovación, en alianza con el Instituto Politécnico Nacional (IPN) y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Su vocación disruptora está presente desde su origen. En 1993 Metco ya había patentado los esteviósidos co-cristalizados (fusionados) con otros edulcorantes, con la finalidad de dar una oferta ad hoc al mexicano, ajustada en precio y calidad. Se trató de la primera patente registrada por la empresa y también la primera de su tipo en el mundo. De hecho, la primera versión de su Azúcar BC contenía la sustancia obtenida de la planta sudamericana.

Pero algunas innovaciones se adelantan a su tiempo. Para Metco, la barrera fue la regulación: dado que entonces no había estudios sobre la inocuidad de la stevia, fue preciso retirar de anaqueles la versión con esteviósidos de Azúcar BC. No se desechó: tan sólo se reservó el producto para encontrar el momento correcto en que podría ingresar al mercado. La puerta se abrió años después con el aval de la FDA y el subsecuente vuelco de compañías multinacionales hacia la stevia ante su potencial comercial. Hoy, la sustancia es aceptada y producida prácticamente en todo el mundo.

Su incursión tan temprana en el nicho de edulcorantes a base de la stevia le valió estar lista para comercializar Svetia inmediatamente después de que la autoridades sanitarias mexicanas autorizaron su uso. Los edulcorantes no calóricos tienen todo por crecer. En la industria de refrescos, que consume 40% de los edulcorantes para uso industrial, sólo 6% de las bebidas son refrescos bajos en calorías, mismos que tienen un consumo muy bajo. Álvarez cree que se debe a que aún hay resistencia por parte de la gente para consumir edulcorantes sin calorías. “Por eso es importante el producto natural”, asegura.

Mientras el aspartame y otros edulcorantes artificiales han sufrido mella en su reputación a raíz de cuestionamientos sobre sus efectos en la salud a largo plazo, en el caso de la stevia, debido a que se extrae de una planta, “asumimos, como consumidores, que es mucho más saludable”, comenta al respecto Erika Ochoa, profesora de Nutrición y Bienestar Integral del Tecnológico de Monterrey, campus Ciudad de México. “Es un producto nuevo y distintivo. Lo que lo hace diferente es que se trata de un producto de origen natural; eso permea mucho en la apreciación del consumidor”, coincide Luis García Chávez, subdirector de Investigación del departamento de Ingeniería Agroindustrial de la Universidad Autónoma Chapingo.

Héctor Álvarez vaticina que el mercado de edulcorantes fabricados con stevia seguirá creciendo para bien del consumidor. Tiene tanta confianza que se aventura a pronosticar: “desaparecerá poco a poco el endulzante no calórico sintético (como Splenda y Canderel) y en los próximos 10 años veremos productos endulzantes naturales apoderándose del mercado”. De ese tamaño, nada menos, sería la disrupción iniciada por Svetia.

Por lo pronto, la lista de innovaciones de Metco no se detiene: acaba de lanzar una miel de abeja baja en calorías, a partir de una libación parcial de abejas de flores de stevia. Seguirá experimentando con otras fuentes de endulzantes naturales bajas en calorías y trabaja en desarrollar jugos y productos de repostería bajos en calorías.

Mercado tradicional
Edulcorantes sin calorías y alimentos bajos en calorías

Tendencia
Consumo de alimentos sanos, naturales y bajos en calorías

Disrupción
Edulcorante natural sin calorías a base de stevia, una planta sudamericana

Lección
Desarrolla un producto que se perciba superior y más sano, contra el que no puedan competir las versiones artificiales (particularmente en el rubro alimenticio)

OK

This website uses cookies to allow us to see how our website and related online services are being used. By continuing to use this website, you consent to our cookie collection. More information about how we collect cookies is found here.