Marketing

Claves para ser un buen storyteller

Para contar historias que cautiven a la audiencia y posicionen tu marca aprende a simplificar y atrévete a ser vulnerable.
Claves para ser un buen storyteller
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Las personas de todas las edades, antecedentes y tradiciones responden a las grandes historias. Ése es el secreto detrás del poder de los mitos, las leyendas y las escrituras. Nos vemos a nosotros mismos participando en esas historias. Somos empáticos con los héroes y disfrutamos vencer a los villanos. Aprendemos a creer cuando observamos los éxitos de los demás y superamos la duda cuando vemos a otras personas conquistar sus obstáculos. Finalmente, las historias son la forma en que aprendemos.

Conforme piensas en tus propias experiencias, en las de tu equipo y en las de la gente que has influenciado, piensa qué historias podrías compartir que involucrara y empoderara la vida de los demás. Los grandes storytellers (contadores de historias) saben simplificar información compleja, usan metáforas, canalizan la sabiduría universal, nos ayudan a entender el impacto potencial de nuestros esfuerzos, están dispuestos a ser vulnerables y a adherirse a los principios periodísticos.

Aquí te decimos cómo convertirte en un gran storyteller:

Simplifica. Avinash Kaushik, autor, conferencista y evangelista de marketing digital en Google, acredita su éxito (que incluye a más de 200,000 seguidores en Google+) a su habilidad para simplificar información altamente compleja en temas como analítica web o mercadotecnia digital a un lenguaje muy sencillo. No se trata de tratar como ‘tontos’ a los lectores, sino de hacer la información mucho más digerible para que personas no expertas la comprendan.

Involúcrate con las metáforas. Robin Chase, cofundadora de Zipcar, ha construido una base de seguidores basada en sus ideas en la sustentabilidad y en la reducción de emisiones de bióxido de carbono a través de redes peer-to-peer. Ella me dijo, “constantemente presto atención a ver si lo que digo tiene o no sentido. Estoy escuchando, y estoy hablando. Soy una coleccionista de metáforas; siempre busco lo que tiene sentido para las personas. Constantemente busco lo que resuena en la gente en términos de la historia que estoy contando”.

Por ejemplo, en una entrada de blog en el Huffington Post titulada “El combustible fósil es la nueva esclavitud: Corrupta moral y económicamente”, Chase usa una metáfora (la esclavitud) que no sólo captura la atención de los lectores, sino que los ayuda a reexaminar nociones preconcebidas.

Pregúntate: ¿Qué tipo de metáfora puedo usar para compartir mi mensaje más clara y atractivamente?

Canaliza la sabiduría universal. Chip Conley, fundador de Joie de Vivre Hospitality, creció su empresa en la segunda mayor cadena de hospitalidad boutique en Estados Unidos. En el camino, escribió cuatro libros acerca de su experiencia. Me dijo, “cuando me levantaba temprano para escribir, generalmente sentía que algo salía a través de mí. Creo que ser un gran líder que trata de aprender cómo canalizar la sabiduría existente”. Así que pregúntate, ¿cómo puedes canalizar tu sabiduría de trabajo a tus audiencias?

Ayuda a los demás a ver el impacto. Todos los años asisto al evento de recaudación de fondos de mi organización local favorita, Fresh Lifelines for Youth, que ayuda a los jóvenes a mantenerse fuera de prisión, ofreciéndoles educación legal, entrenamiento en liderazgo y mentoría personalizada. En cada evento, la directora Christa Gannon y su equipo hacen un gran trabajo contando las historias de chicos que dejaron pandillas, regresaron a la escuela y transformaron su vida gracias a ese programa. Al final, todos los asistentes extienden su cheque y se terminan varias cajas de Kleenex.

Y es que FLY sabe bien que para que la audiencia done dinero debe ver a un joven real, y no a un extraño cualquier; necesitan saber que están teniendo un impacto en sus vidas. Si la conexión personal no es posible, el contar historias es la mejor manera de lograrlo.

Pregúntate: ¿Quiénes son estas personas cuyas vidas estás impactando? ¿Cómo puedes involucrarlos contando sus historias?

Ábrete a ser vulnerable. En 2011 me invitaron a hablar sobre emprendedurismo femenino en una conferencia para mujeres muy importante. Estaba en el escenario con dos empresarias autoras de libros y una modelo de trajes de baño que se convirtió en emprendedora. Tenía muchas cosas que compartir, pero conforme escuchaba a las demás ponentes me di cuenta que si quería sobresalir, necesitaba repensar mi estilo de presentación. Sin planeación ni práctica alguna, compartí una historia muy personal acerca de cuando mi padre estaba enfermo, mi madre era diagnosticada de cáncer y el esposo de mi mejor amiga tenía un tumor cerebral.

Al final de la plática, algo sorprendente ocurrió.  Los miembros de la audiencia no hablaron con la supermodelo ni con las famosas autoras. Se formaron para hablar conmigo. En ese momento me di cuenta de que nuestras historias personales permiten que las personas se conecten con nosotros, ya que se identifican con nuestras batallas y travesías.

Cuanto más dispuesto estés a ser vulnerable, más te conectas. Así que pregúntate: ¿Estás dispuesto a ser vulnerable y a compartir las lecciones que has aprendido?

Practica los principios periodísticos. En su libro Mediactive, el periodista Dan Gillmor ofrece una lista de los principios de los autores que contribuyen “al ecosistema emergente de conocimientos e ideas”. Éstos incluyen rigurosidad, certeza, justicia, independencia y transparencia.

Aunque la mayoría se explica por sí sola, me gustaría añadir que la transparencia es especialmente importante, ya que requiere citar o al menos dar crédito a aquellos cuya creatividad e innovación nos han informado, y delinear qué parte de nuestro trabajo es original y qué parte basada en el de los demás. No dudes en darle el crédito a quien se lo merece.

Pregúntate: ¿Estás practicando los principios del periodismo?