Plan de Negocios

9 claves para trabajar desde casa

Sigue estos consejos para operar tu negocio de una manera eficiente y profesional, usando tu hogar como oficina.
9 claves para trabajar desde casa
Crédito: Depositphotos.com

Emprender desde casa es un sueño para muchos: Poder trabajar en pijama, sentado en un sillón e incluso con la televisión prendida. Pero la realidad es que no todos tienen ‘madera’ para hacerlo (al menos no sin un poquito de ayuda).

Todos los seres humanos somos distintos, y no existe una regla segura que afirme que necesitas una oficina separada de tu lugar de esparcimiento para ser un trabajador efectivo. No obstante, si te preocupa tu productividad al teletrabajar, existen algunos trucos que puedes aplicar. No necesariamente funcionarán para cualquiera, pero sí pueden darte un ‘empujón’ para ser más eficiente:

1. Toma descansos. Los descansos son importantes. Ya no tienes que ir al gimnasio antes de las 7 a.m. Levántate, corre por tu vecindario o asiste a una clase a las 10 a.m. Esto generalmente ayuda a mejorar tus niveles de movimiento, así como tu productividad cerebral.

2. Trabaja por las mañanas. Los estudios demuestran que las personas más exitosas y productivas se levantan temprano. No necesitas vestirte o ponerte un traje; pero sí procura terminar la mayor parte del trabajo antes de la comida.

3. Ponte cómodo. Naturalmente, confort es igual a productividad. Sólo existe una razón por la que debes crear una oficina aparte en tu hogar: si trabajas mejor teniendo un lugar especial para ello.

4. Toma mucha agua. La productividad involucra un bienestar mentar, emocional y físico. Y la hidratación es parte clave del buen funcionamiento: si no estás hidratado, probablemente se te dificulte enfocarte. Ten una botella de un litro a tu lado y procura llenarla y vaciarla al menos dos veces al día.

5. Evita el multitasking. El multitasking ha tomado un papel relevante en los últimos años, pero realmente es algo que no debería ocurrir. Muy pocas personas pueden hacer bien varias cosas al mismo tiempo; generalmente cuando se enfocan en múltiples tareas a la vez terminan dando un mal desempeño y muy estresados. Ir de una tarea a otra no te ayudará a hacer el trabajo más rápido, sino menos efectivo.

6. No te vayas a dormir con pendientes. Habrá veces en las que tendrás que trabajar hasta tarde, igual a como lo hacías en la oficina. Pero es importante que intentes completar tus pendientes al final de la jornada laboral.

Si estás en la cama preocupado por lo que no terminaste, o necesitas delegar y aprender a administrar tu tiempo o simplemente no lograste enfocarte en el día. Trata de limpiar tu ‘plato’ de trabajo a diario; es la mejor manera de descansar y mantenerte en el estado correcto.

7. No dejes la casa sin una misión. Sí, puedes ir al gimnasio, al supermercado o a recoger a tus hijos de la escuela. Pero debes evitar ir de compras por diversión o salir a comer todos los días sencillamente porque se te antoja.

Este tipo de distracciones puede gastar tu tiempo y concentración. Cuando dejes tu hogar, asegúrate de que sea por un propósito necesario.

8. Conoce cómo operas. Algunas personas necesitan descansos pequeños frecuentes para alcanzar su mejor desempeño. Otros, consiguen mejores resultados con un tiempo laboral sin interrupciones. Conoce tu forma de operar y después optimiza tu agenda.

Si trabajas mejor haciendo una serie de lagartijas entre tareas, hazlas. Si necesitas estar en una habitación silenciosa y sin televisión, adapta una.

9. Ten entregables. Tus entregables te permiten saber cómo estás progresando, qué tanto has hecho y dónde necesitas mejorar. Esto varía según tus responsabilidades, pero intenta mantener un monitoreo de tus entregables diarios, semanales, mensuales y anuales. Esto te brinda una evidencia tangible de tu trabajo.

Recuerda, mantenerte enfocado no siempre significa trabajar sin parar; a veces significa que debes cuidar de ti mismo para que puedas cuidar de tu negocio.