Startups

7 países que impulsan el desarrollo de startups

Conoce las acciones del gobierno y la iniciativa privada de estos países donde se ha creado una cultura emprendedora que genera startups globales.
7 países que impulsan el desarrollo de startups
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Estos siete ejemplos ofrecen estrategias para tener en cuenta. Por ejemplo, Chile se ha dedicado a importar emprendedores para fomentar el ecosistema local de sus startups. Además, muchos gobiernos se han percatado de que en el futuro el crecimiento económico provendrá menos de las grandes empresas y más de los emprendimientos. Las personas, por su parte, están menos convencidas de que trabajar en una compañía sea la mejor opción de carrera. Y el sector privado no quiere quedarse fuera: emprendedores exitosos apoyan a nuevos jugadores y algunas corporaciones se alían con el sector público para lograr resultados positivos.

1. Argentina
El entorno emprendedor en este país se ha reactivado recientemente luego de varios años de letargo. La versión argentina de Wayra evaluó casi 3,000 proyectos este año. Según el diario La Voz, que cita al presidente de Endeavor local, Argentina está entre los cinco países con mayor porcentaje de población dedicada a emprender.

Los emprendedores tecnológicos argentinos son reconocidos internacionalmente por su creatividad y potencial para generar un alto impacto. De acuerdo con Endeavor, un puñado de exitosos emprendedores –como Marcos Galperin, fundador de Mercado Libre– han influido en 80% de la red de empresas que conforma el sector tecnológico. Este fenómeno ha generado un efecto multiplicador.

Asimismo, la apertura de oficinas de Google en Buenos Aires, seguido por Yahoo! y Facebook entre 2007 y 2011, favoreció el entorno. Endeavor registra casi un centenar de empresas tecnológicas fundadas en dicho periodo.

Por su parte, el gobierno tiene programas de capital semilla, préstamos a tasa reducida y créditos subsidiados para financiar fábricas. A través de la iniciativa “Madrinas” promueve alianzas entre emprendedores y compañías establecidas. Ahora los grandes retos de Argentina son mejorar el escaso financiamiento, impulsar el diminuto mercado de capitales y simplificar el marco fiscal, destaca EY, firma global de servicios profesionales.

2. Australia
Este país ofrece uno de los cinco entornos más favorables para los emprendedores entre todos los miembros del G20, según el Barómetro Emprendedor 2013, publicado por EY. Hoy, existen ahí unas 1,500 startups tecnológicas, la mayoría en Sidney y Melbourne, de acuerdo con The Economist. Y su potencial es gigantesco: para 2033 este sector podría contribuir con US$109,000 millones o 4% del PIB a la economía de su país, así como la generación de 540,000 empleos, según un reporte de la consultoría PWC.

Lo anterior se cumplirá siempre que exista un esfuerzo coordinado de emprendedores, educadores, gobierno y sector privado. Esto sería un salto exponencial, partiendo de los 9,500 puestos de trabajo y 0.1% de la economía que las startups tecnológicas representan actualmente.

Australia atrae bajos niveles de capital emprendedor y privado. Por lo que para estimular el sector, el gobierno lanzó un programa de sociedades comanditarias simple –donde los inversionistas entregan recursos sin contraer obligación mercantil– para capital emprendedor (ESVCLP, por sus siglas en inglés), en cuya estructura los gestores de fondos agrupan su capital de inversión. Los socios (es decir, los inversores) de un fondo que opera bajo esta figura obtienen una exención fiscal sobre el ingreso del fondo, tanto en ingresos como ganancias de capital recibidos.

3. Chile
En 2010 el gobierno lanzó Startup Chile, una incubadora que ofrece a emprendedores de todo el mundo US$40,000, espacio de oficina y apoyos, sin tomar parte del capital de la empresa. Esto a cambio de que los emprendedores desarrollen sus proyectos durante siete meses en el país sudamericano y contribuyan al desarrollo de su ecosistema emprendedor, ofreciendo charlas y mentorías para sus contrapartes locales.

De acuerdo con el sitio Web del programa (startupchile.org), durante su más reciente proceso de postulación 1,577 startups de 68 países hicieron solicitudes; esto es 80% más que las que hubo durante la primera generación. Alrededor del 20% de los negocios aceptados en Startup Chile se quedan en el país después de un año, cuando expira la visa de trabajo original que sus fundadores reciben al llegar a Chile.

Por medio de la “importación” de emprendedores, el gobierno pretende estimular a los de origen local. Y la iniciativa parece que está funcionando: hoy casi cuatro de cada 10 solicitantes es chileno. Mientras que hace tres años, sólo uno de cada 10 lo era, según The Huftington Post. Todo ello se complementa por medio de programas de capital semilla con fondos gubernamentals para apoyar startups locales y con un proceso más ágil para establecer una compañía nueva.
 
4. Corea del Sur
Aquí operan poco más de 28,700 startups; esto es 87% más de las 15,400 que había en 2008. Su número se cuadruplicó en una década, según la asociación local de Venture Capital. La economía está dominada por grandes conglomerados conocidos como chaebols: sólo cinco de ellos controlan activos equivalentes a 57% del PIB coreano. Igualmente, predomina una cultura de aversión al riesgo. Las leyes de bancarrota son poco benévolas con una empresa que quiebra.

Destacan iniciativas recientes por parte del sector privado para financiar negocios en etapas tempranas, como el fondo para startups por US$26.5 millones lanzado por Kakao Corp, desarrollador de una aplicación de mensajería popular en Corea. El gobierno, por su parte, destinará US$2,900 millones para fondear startups, especialmente en el sector tecnológico, de acuerdo con un reporte de The Wall Street Journal.

Por otro lado, los inversionistas privados de startups tienen incentivos fiscales tales como recortes de impuestos y prórrogas para pagar impuestos sobre la renta si reintroducen sus ganancias en negocios nuevos. Seúl, la capital, a través del proyecto Youth 1000 CEO proporciona desde 2009 becas y espacios de oficina gratuitos a jóvenes emprendedores con ideas innovadoras, según la consultoría EY.

5. Estados Unidos
El 13% de los estadunidenses adultos se involucró en una startup en 2012, el mayor porcentaje registrado desde 1999, según un reporte de Babson and Baruch Colleges. Los negocios se apuntalan en el fácil acceso a fondeo, donde el capital emprendedor y privado son particularmente fuertes.

Prevalecen las comunidades y los programas de apoyo del sector privado sobre los federales. El gobierno impulsa el entorno a través de iniciativas como Startup America, lanzada en 2011, que promueve una alianza entre emprendedores innovadores, corporaciones, universidades y fundaciones para maximizar la competitividad de nuevos negocios. El esfuerzo incluye fondos por US$2,000 millones para sectores emergentes y startups innovadoras.

Otros proyectos incluyen la SBIC, una compañía de inversión que arrancó en 2012 cuyo enfoque es financiar a compañías con requerimientos de capital de entre US$1 y US$4 millones; y en alianza con el sector privado, el gobierno también lanzó WEAmericas, que apoya a mujeres que desean emprender.

La cuna de Silicon Valley se mantiene como uno de los mejores lugares para un emprendedor actualmente, de acuerdo con el Barómetro Emprendedor 2013 de EY. No obstante, los impuestos a empresas son muy altos respecto a estándares internacionales.

6. Finlandia
Ofrece un entorno amigable para los emprendedores. Recientemente han surgido numerosas startups, incluidas 300 fundadas por ex empleados de Nokia, el gigante de la telefonía móvil (hoy en declive) y cuya división de telefonía móvil fue adquirida por Microsoft.

El auge emprendedor tiene como trasfondo la necesidad de evitar la dependencia del país escandinavo en una sola compañía: en 2000, Nokia representó 4% de la economía nacional. Entre otras acciones, los finlandeses crearon Tekes, una agencia de innovación y tecnología, con un presupuesto anual de unos US$440 millones, reporta The Economist. También formaron Finnvera, un fondo de capital emprendedor. Y se han establecido distintas aceleradoras financiadas tanto por el Estado como inversores privados.

En la nación escandinava destaca su auge en la industria de videojuegos, donde sobresalen Rovio Entertainment –creadora de Angry Birds– y Supercell –que hizo Clash of Clans– cuyos nuevos cuarteles generales solían ser el centro de investigación y desarrollo de Nokia. Rovio está apoyando nuevos emprendedores al respaldar Startup Sauna, una aceleradora fondeada por gobierno, sector privado y academia, que ofrece viajes a Silicon Valley y, dentro de una bodega, espacios de trabajo colaborativo y oportunidades de networking.

7. Israel
Está considerado como el país con la mayor densidad de startups en el mundo. Según un artículo publicado en la Fundación Europea del Emprendimiento, atrae 2.5 más inversión de riesgo per cápita que Estados Unidos y hay más compañías israelís listadas en NASDAQ que todas las de Europa.

Aquí el ecosistema emprendedor es resultado de varios factores, empezando por la chutzpah o audacia que caracteriza a los israelís. También influyen la enorme industria militar y un mercado local ínfimo, lo que motiva la creación de startups con miras globales desde su creación. Yozma, el programa que detonó el capital emprendedor en el país, se estableció hace 20 años.

El gobierno respalda a emprendedores a través de una agencia llamada Office of the Chief Scientist (parte de la Secretaría de Economía, que promueve la investigación y desarrollo), con programas financieros y de desarrollo. Las startups aceptadas y que entran a una incubadora reciben capital semilla por US$500,000.

Por otro lado, hay muchas formas de financiamiento para emprendedores: desde incubadoras y aceleradoras hasta microfondos (inversores ángeles profesionales que entran con menos capital y participaciones más pequeñas), así como plataformas de crowdfunding.