Consultoría

3 lecciones del gaming en los negocios

Esta actividad recreativa ofrece varios beneficios a los emprendedores, como impulsar la toma de riesgos y la creación de un equipo diverso.
3 lecciones del gaming en los negocios
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

El gaming generalmente se considera una pérdida de tiempo frívola y no productiva. Pero los emprendedores deben tenerlo en mente, ya que hay lecciones de negocios importantes que pueden aprenderse de los videojuegos y de la industria del gaming en general.

Dmitri Williams, director ejecutivo de Ninja Metrics, una startup de analítica de videojuegos, comparte tres principios de esta actividad que pueden ayudar a tu negocio a triunfar:

1. Hacer el trabajo divertido
Lo creas o no, el dinero no es la principal razón por la que las personas trabajan duro, explica Williams. De hecho, las personas son más productivas cuando disfrutan su trabajo y le encuentran significado. “Les gusta su trabajo porque reciben un reforzamiento social y porque disfrutan las tareas”, añade Williams.

El gaming online es una actividad por la que las personas literalmente pagan. Requiere de pensamiento crítico, de organizar grandes grupos y de dirigir a individuos –cualidades sumamente apreciadas en el espacio laboral. Al igual que un gran juego, un gran empleo es retador, satisfactorio y permite tomar riesgos, dice Williams.

“Si el trabajo de alguien es muy difícil o muy fácil, lo odiará, y también te odiará a ti por hacer que lo haga”, dice Williams. “Encuentra el nivel correcto y el empleado estará motivado. Esto, combinado con el reforzamiento social es un motivador más efectivo que el dinero”.

2. Permitir a los empleados tomar riesgos
“Casi siempre, los juegos constituyen rompecabezas y algoritmos que resolver”, afirma Williams. “Y para resolverlos se requiere de tomar riesgos y fracasar”.

Cuando el fracaso es aceptable, e incluso esperado, es posible crear una cultura de riesgo que impulsa el pensamiento creativo, lo que conlleva al descubrimiento y a las soluciones alternativas. En lugar de simplemente trabajar y aprender lo que se les dicta, los empleados deben estar motivados a hacer cosas de maneras nuevas y diferentes.  

3. La diversidad es simplemente negocio inteligente
Según Williams, en los videojuegos hay tres roles básicos: el atacante, el defensor y el curador –cada uno de los cuales tiene sus propias fortalezas y debilidades. Sin cada rol complementario, el equipo pierde. Lo mismo ocurre en la vida real.

“Si todos son hechiceros, pierdes” dice Williams. La diversidad dirige a mejores equipos, resultados más inteligentes y procesos más eficientes.

“Un videojuego es el extraño lugar donde un niño de 12 años, una abogada de 60 años y un músico de 30 años se juntan para resolver un problema”, explica. “Y todos piensan diferente. Tal vez no se relacionarán fuera del juego, pero se complementan el uno con el otro”.