Franquicias

Apostando por la educación personalizada

Tutor Doctor está posicionada como una de las mejores franquicias a nivel mundial, presente en 16 países y con planes de seguirse expandiendo.
Apostando por la educación personalizada
Crédito: Depositphotos.com

Hace 14 años, John Hooi formaba parte de unos centros de educación suplementaria que ayudaban a estudiantes con las materias que se les dificultaban. Fue entonces cuando tuvo la idea de un modelo único de enseñanza en el cual los niños tuvieran atención personalizada y servicio a domicilio. Tomó en cuenta que para los padres era muy molesto llevar a sus hijos a tomar una clase que, además de que interrumpía los momentos familiares, era impartida en grupo, de tal manera que cada niño tenía un promedio de cinco minutos a solas con el maestro.

Fue en 2003 cuando creó un modelo de franquicias empezando en Nueva York y Toronto. Desarrolló un programa exclusivo y a un precio accesible perfilado a las necesidades de cada niño, utilizando el mismo programa de estudios que el de escuela a la que asistían, evitando así usar libros de texto que nunca habían visto. “El estilo de enseñanza es diferente para cada quien, ya que los tutores están capacitados para ver la causa del problema de aprendizaje, no la consecuencia” afirma Rogelio Martínez, Vicepresidente de Tutor Doctor.

Por medio de una consulta gratuita y a domicilio se hace un diagnóstico especializado del alumno brindando información detallada sobre las fortalezas y áreas en las que debe mejorar. Gracias a este análisis, se elabora un plan de acción que otorgue los resultados deseados. “Se crea lo que llamamos un "match mágico", debido a que la gente aprende mejor si les cae bien su maestro” sostiene Rogelio. “Además es importante saber si el alumno es visual, auditivo o kinestésico”, agrega.

La franquicia se ha expandido a 16 países y el directivo sostiene que, para 2015, habrán 50 franquicias en la República Mexicana. Actualmente cuenta con centros en Mérida, León, Querétaro, Monterrey, Guadalajara y el Distrito Federal. “México es un país competitivo y en crecimiento, es la puerta de entrada a Latinoamérica para probar negocios” sostiene Rogelio, quien confía plenamente en Rafael García, Director General en el país y encargado de la expansión y desarrollo de la franquicia.

Puedes invertir en esta franquicia a partir de 39,700 dólares. Además, te ofrece un programa de entrenamiento de 80 horas en línea, siete días en la oficina matriz y la asignación de un coach de éxito el cual te apoyará durante tres meses con las campañas de marketing en línea y con la búsqueda de tutores. Posteriormente, tendrás acceso al programa de desarrollo continuo a nivel mundial, en el cual un coach de campo en México aplicará cambios que están funcionado en otros países tropicalizándolo para México. Asimismo se contará con la ayuda de un técnico operativo y de marketing. Se garantiza que después del primer año se tendrán entre 80 y 120 clientes, creciendo exponencialmente cada año.

Lo que buscan en los franquiciatarios de Tutor Doctor es que tengan experiencia manejando proyectos y una teoría administrativa bastante clara. Deben poseer liderazgo y una gran facilidad para entablar una conversación con los clientes y padres de familia. Ayuda mucho que sean expertos en marketing, ya que éstos suelen tener ideas muy creativas y  “piensan fuera de la caja” señala Rogelio. No tienen que venir del mundo educativo, muchas veces son corporativos que ponen en práctica todo lo que aprendieron en el trabajo. Sobre todo tiene que ser gente motivada por ayudar y apasionada por ver un cambio, asegura Rogelio.

La competencia directa para esta franquicia pueden ser los centros educativos, tutores independientes y las agencias de tutores Web. En cualquiera de las tres opciones no se tiene un área de conocimiento específico ni un equipo perfectamente conformado. Tutor Doctor intenta encontrar maestros que trabajen en las escuelas medio tiempo y busquen un ingreso extra, gente retirada y que quiera seguir impartiendo conocimiento o estudiantes universitarios. A estos maestros se les da una certificación profesional para tutores, la cual les ayuda a saber qué hacer en diversas situaciones, planear sus clases de acuerdo al diagnóstico obtenido y sobre todo, descubrir las habilidades en el estudiante.

Este servicio no es solamente para niños, ya que, debido a la presencia mundial y a la plataforma que llaman “e-Tutoring” (tutorías en línea o por Internet), es posible para estudiantes universitarios ponerse en contacto con más de 18,000 tutores en otros países, los cuales les pueden ayudar con las aplicaciones a universidades, becas y hasta con la búsqueda de departamento en el país al que planean irse. También se ofrecen capacitaciones para ejecutivos y gente de la tercera edad "donde, muchos de ellos. quieren integrase al nuevo mundo y aprender a usar Facebook, Skype, Android o iPhone y tener una vida activa" concluye Martínez.