My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

Consultoría

Sé un mejor líder con la práctica

Por medio del esfuerzo diario puedes mejorar tus habilidades de liderazgo, motivando a otros a alcanzar sus metas.
Sé un mejor líder con la práctica
Crédito: Depositphotos.com
- Guest Writer
Entrepreneur, Executive Coach, Author, Speaker
4 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Las posibilidades de éxito están en tu contra, los esfuerzos requeridos para mantener tu cabeza arriba del agua son masivos (como el estrés) y al final del día, tu competencia puede salir con un mejor producto que hunda tu buque de guerra empresarial y lance a tus clientes al agua.

Las cosas buenas no llegan tan fácil—al menos en mi experiencia. Convertirte en un experto requiere, enfoque, consistencia, disciplina y dedicación. En la armada, mejorábamos una habilidad en especial cada día, saltar, disparar, sumergirse, tácticas de unidades pequeñas, verse bien (o no). Algunos días era divertidos, otros no tanto (nunca podías acostumbrarte al agua fría).

Pero lo que separa a un profesional de un novato no es solamente una prueba de habilidades, sino una medida de voluntad. El éxito de una startup sólo viene a aquellos dispuestos a dar su tiempo, hacer el trabajo y sacrificarse por el esfuerzo sostenido.

Si quieres ser mejor hablando en público no practicas escribiendo en tu diario. No es de extrañarse que el 46 por ciento de las startups fracasan debido a la salsa débil, también conocida como liderazgo pobre. Desafortunadamente la incompetencia, los niveles bajos o inexistentes de auto-conciencia, planeamiento pobre y las expectativas altas son prácticas comunes entre los llamados “líderes” que hacen todo menos guiar.

De todas maneras aquellos que escogen golpear a las posibilidades empresariales no lo hacen porque sus ideas son más innovadoras que las otras, (ok tal vez en algunos casos) sino porque ponen sus narices en la rutina y trabajan en la mejora personal, en la de su equipo y la de sus clientes.

Y ¿sabes qué?, el liderazgo no es diferente.

Mucho ha sido analizado, escrito y especulado sobre qué hace a un líder efectivo. Mi opinión es esta: si quieres mejorar cualquier cosa, debes practicar todos los días. Lo que hace a los operadores especiales ser tan efectivos en un campo de batalla, se deriva de las mismas virtudes que convierte a los que aspiran a ser líderes a serlo en verdad, a tener un intenso deseo de ganar, mejorar y nunca rendirse.

Las actitudes fundamentales del liderazgo como confianza, empatía, humildad, saber escuchar, coraje y todas las demás habilidades que inspiran a otros y separan a los buenos de los grandes y a los mediocres de los superiores son los mismos sin importar dónde estás o con quién estás.

Las tácticas para hacer esto puede cambiar así como las personalidades y los contextos situacionales, pero el objetivo del liderazgo de crear valor para los demás se queda igual.

Toma por ejemplo a Dave Brailsford y su acuñada frase: “La Agregación de las Ganancias Marginales”. Como entrenador del equipo profesional de ciclismo de Inglaterra, Brailsford llevó a su equipo a la primera victoria del país en el Tour de France simplemente enfocándose en el “margen del uno por ciento para mejorar en todo lo que haces” relacionado al ciclismo. Su idea fue que todas las cosas pequeñas que las personas tienden a pasar por alto porque “no importan” eventualmente se suman a convertirse en grandes cosas que sirven como el factor determinante entre el fracaso y éxito.

El resultado final: si quieres extender tu alcance emprendedor y mejorar como persona, un profesional y un líder, entonces afina los fundamentos que te impulsan todos los días.

¡Todos los emprendedores vivimos con miedo! Pero no tiene nada de malo