Emprendedores

Kaluna: De empleado a jefe

Descubre cómo Rodrigo Carrera y sus socios optaron por emprender un negocio ecoamigable entrando a la industria de la moda.
Kaluna: De empleado a jefe
Crédito: Depositphotos.com

El futuro era prometedor para Rodrigo Carrera, Óscar Galindo, Suar Schcolnik y Luis Ávila como empleados de una empresa. Egresados de la carrera de Finanzas por la Universidad Panamericana, campus Guadalajara, los jóvenes tenían todo a su favor para escalar puestos con mayores responsabilidades en poco tiempo; sin embargo, la idea de iniciar un negocio surgió. Así, influenciados por la tendencia ecoamigable, fundaron Kaluna (que en maya significa cuidar a la madre tierra) a mediados de 2012.

Su emprendimiento se especializa en la fabricación y comercialización en línea (vía kaluna.com.mx) de playeras elaboradas a base de pet y algodón reciclados. A esta primera línea de negocio se sumó la producción de lentes de sol con armazones de madera proveniente de barricas de tequila en desuso. ¿Pero cómo fue que tres financieros lograron entrar a la industria de la moda y de la sustentabilidad sin experiencia previa? “La clave está en hacer las cosas de manera diferente”, afirma Rodrigo, director comercial de la compañía.

Oferta Ecoamigable

El primer paso fue conocer ambas industrias. De esta manera, descubrieron que en México la fabricación de tela a partir de materiales reciclados es muy limitada, por lo que su principal proveedor de este insumo lo encontraron en Estados Unidos. “Buscamos fabricantes en Colombia y China, aunque nadie nos tomó en serio; sólo Earth Spun Apparel se interesó en nuestra propuesta y nos asesoró para encontrar lo que necesitábamos”, cuenta el emprendedor.

Uno de los valores agregados es que las telas que utiliza Kaluna para confeccionar sus playeras están elaboradas a base de botellas de pet, radiografías y desechos post industriales de algodón bajo un proceso que no emplea tintas ni productos tóxicos o dañinos al medio ambiente. Cada playera contribuye al reciclaje de 6.5 botellas de pet de 600ml, mientras que su segundo componente, el algodón reciclado, evita la liberación de hasta 770 kilos de desperdicios no degradables por cada tonelada.  

“En el caso de los lentes, evitamos la tala inmoderada de bosques de roble, pues aprovechamos la madera de las barricas de tequila que desechan los productores”, explica Rodrigo. Esto atrae en concreto a los consumidores LOHAS –jóvenes entre los 30 y 39 años, de nivel socioeconómico A, B y C+, e interesados en conservar el ambiente, pero que no cuentan con los recursos o tiempo para hacerlo por sí mismos.

El futuro pinta verde

Según el emprendedor, 75 % de la industria de la moda está controlado por 15 grandes empresas y el resto está totalmente pulverizado. En ese sentido, Rodrigo y sus socios están conscientes de que deben idear estrategias diferenciadoras. “Con apoyo de Transformadora Ciel logramos que cada playera Kaluna vaya acompañada de un código QR. De este modo, los clientes se informan desde su smartphone acerca de cómo su compra contribuye a la conservación del medio ambiente”, señala.

La apuesta por crear una comunidad alrededor de la marca se fortalece con una fan page en Facebook donde ya suman más de 15,644 likes. Finalmente, gracias a que entre sus clientes se encuentran Gatorade, Pinol y organismos como la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas –interesados en la línea de playeras 100% personalizables bajo la marca EcoPlayeras– la meta es conquistar a los corporativos socialmente responsables del país.