Consultoría

Lecciones de Werevertumorro

Cerró el canal de YouTube más popular de México y su líder, Gabriel Montiel comenzó un litigio contra el mánager.
Lecciones de Werevertumorro
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Werevertumorro era el canal de YouTube más visto de México (el 20 a nivel mundial). Contaba con más de siete millones de suscriptores que, cada semana, veían un nuevo sketch humorístico y sin censuras. Sin embargo, el proyecto creado por seis estudiantes de Comunicación, teniendo a la cabeza a Gabriel Montiel, desde el último mes había tenido una producción irregular y el fin de semana bajó todos sus videos.

El mánager de los emprendedores, Javier Talán, registró el network Werevertumorro con su nombre, a pesar de no contar con los derechos de la marca, quedándose como beneficiario de los ingresos, razón por la que Montiel comenzó un litigio contra Talán para recuperar las ganancias (que, aunque se desconocen las cifras oficiales, calculan que el tráfico equivale a un millón de dólares) y arreglar los negocios con el network (empresas que ayudan a los vloggers a obtener publicidad, elevar el CPM (coste por mil impresiones) y obtener patrocinios) con el que trabajaron los últimos cuatro años.

Aunque Werevertumorro, que surgió hace ocho años, es conocido mucho más allá de YouTube -también tienen importante número de seguidores en redes como Facebook y Twitter-, lo cierto es que el futuro de Gabriel y de sus compañeros es incierto; hasta el momento no han recibido apoyo de alguna televisora o radiodifusora. Los vloggers perdieron hasta el nombre, aunque Alejandro Montiel, hermano del líder, asegura que los fans son conocedores de su historia y orígenes.

El caso de Werever no es el único. Otros videobloguers como Yuya (Mariand Castrejón), han tenido el mismo problema, razón por la que también se dio de baja del gigante de los videos. Por su parte, Montiel ya ha recurrido a otras redes sociales, como Twitter, para recuperar su influencia, destacando su narración del partido América-Chivas del domingo pasado que se convirtió en trending topic. No obstante, la gran ventaja de YouTube es que es posible ganar dinero mediante los clics en esta plataforma, aunque Montiel asegura que llevaba bastante tiempo sin recibir ganancias de la plataforma de Google.

Evita problemas en tu proyecto

Desafortunadamente, problemas de este tipo son comunes en el mundo emprendedor, especialmente entre aquellos que se insertan en medios nuevos y dinámicos como Internet, donde la legalización no es del todo clara ni existente en muchos casos. Por ello, compartimos algunos consejos para evitar este tipo de situaciones y problemas con usos y derechos de marca:

1) Registra tus marcas, personajes, logotipos… todo. Cuando inicies un proyecto, sin importar qué tan avanzado esté o cuál sea su nivel de validación, siempre registra todas las marcas (con sus variaciones), personajes, logotipos, etc, ante el IMPI. Este proceso es sencillo y no es tan costoso. Procura registrar el nombre en distintas industrias, giros y con variaciones gramaticales y ortográficas para evitar el robo y mal uso de marca. Al registrar, intenta ser tú (como creador) el dueño completo de los derechos. Haber registrado su marca es lo que le ha permitido a Montiel conservar y defender el uso del nombre de Werevertumorro.
 
2) Asesórate con expertos. Desde el comienzo de tu emprendimiento busca el consejo de personas con experiencia en el ramo legal y financiero. Intenta que sean conocedores de tu área (más si es de Internet) para que te expliquen tus opciones y derechos. Busca gente de confianza, ya sea por referencias de conocidos o de networking. Siempre fíjate lo que firmas y asegúrate que comprendas a la perfección cualquier apartado. Nunca te quedes con una duda. 

3) Ten mucho cuidado al elegir a tus socios. Bien dice el dicho, “más vale solo que mal acompañado”. Cuando estés buscando gente para sumar a tu proyecto, investiga a detalle su historial, antecedentes, a las empresas con las que ha trabajado y su estilo de trabajo; no te dejes deslumbrar por un currículum sorprendente y palabras bonitas. Lo mismo debes considerar al escoger a tus co-fundadores, que muchas veces serán amistades.

4) Entiende bien tu ámbito. Dependiendo de la industria en la que te insertes, el vocabulario, los implicados y las leyes son distintos. En el caso de los vloggers de YouTube, los networks los buscan (especialmente a los novatos) para hacer negociaciones para obtener dinero por los clics. Muchos de estos convenios son sólo de palabra y terminan en situaciones que afectan al creador. El mismo Montiel asegura que firmó el contrato sin leer. Antes de lanzarte a la aventura (o si tu sitio, canal, etc., está ganando tracción) define cuál será tu modelo de negocio, quiénes serán los involucrados, cómo se desarrolla el medio y sobre todo, asegúrate de poner cualquier negociación por escrito y ante la presencia de un abogado.

5) Lo mismo ocurre al levantar capital… Si estás pensando buscar inversionistas para tu negocio, también debes tener en cuenta qué porcentaje estás dispuesto a ceder de tu empresa a cambio del capital, de manera que seas tú quien siga con el control de la empresa. No te dejes llevar por el dinero inmediato; si la idea y la ejecución son buenas, con el tiempo conseguirás ingresos que no tendrás que compartir.

6) Sé serio desde el comienzo. Aunque inicies haciendo algo por diversión, cuando tengas un proyecto, dale la formalidad que requiere. Recuerda que aunque tu intención no sea ganar dinero o crear una empresa a partir de ello, nunca sabes en qué irá a parar y lo mejor es que estés protegido. Además, toma en cuenta que el tiempo que inviertas en él será tuyo (lo gastes o lo utilices correctamente). Así que desde el principio registra tus marcas, establécete como empresa y busca alianzas que te beneficien en el largo plazo.

7) Piensa como empresario. Si estás recibiendo dinero por un trabajo del que eres propietario, entonces debes cultivarte la mentalidad empresarial. No importa qué hayas estudiado o a qué te dediques, cuando tienes un proyecto con potencial de crecimiento debes pensar como empresario y no sólo como creador; pondera bien tus decisiones, los riesgos y los aspectos financieros y legales.

Aquí el último video que publicó Gabriel Montiel para explicar la situación (en el que también recomienda cómo prevenir estas situaciones):