Consultoría

El único secreto para alcanzar el éxito

Te compartimos la manera de llevar tu negocio a lo más alto. Dos pistas: no puedes comprarlo y no es un atajo.
El único secreto para alcanzar el éxito
Crédito: Depositphotos.com

Hojea una revista o prende la televisión y las probabilidades son que te encontrarás con un anuncio o artículo que te prometa tener éxito en tu vida o negocio si compras un producto en particular.

Todo es mentira.

No hay ningún secreto para alcanzar el éxito masivo. Como seres humanos, no es nada extraño que en algún punto busquemos un atajo o una manera de maximizar nuestros resultados sin esfuerzo. Este tipo de pensamiento lo tiene la mayoría de la población.

El único secreto para el triunfo es actuar de manera persistente. Todo emprendedor exitoso sabe esto. La razón por la cual muchos niegan este importante aspecto es porque se dan cuenta que de verdad tienen que trabajar. Tal vez nunca sea “divertido” hacerlo, pero es lo correcto cuando persigues la grandeza buscando maximizar el éxito del negocio o alcanzar una meta en específico. El tomar acción masiva y persistente requiere que salgas de tu zona de confort y te muevas aunque no lo sientas.

Crea tus propias oportunidades. A través de los años, he aprendido una cosa que es cierta. Aquellos que están dispuestos a hacer algo empiezan a crear sus propias oportunidades. En lugar de esperar por el momento perfecto, salen y lo buscan. Como emprendedor y dueño de un negocio, te aconsejo estar dispuesto a hacer el trabajo sucio, especialmente en las etapas tempranas.

Aumentar es el nombre del juego. Hazlo un juego contigo mismo. Si hiciste 20 llamadas ayer, haz 60 hoy. Si tienes que visitar prospectos 10 veces al mes, visita más. Aumenta la acción, persistencia, implacabilidad e incrementa los resultados.

Busca maneras de motivarte. Habrá momentos en los que tomar acción es lo último que querrás hacer. Es por eso que es una obligación encontrar maneras para motivarte. Cuelga tu meta más importante en un lugar visible. Convéncete de ello. No importa qué hagas, busca maneras de motivarte y mantenerte en el juego. Deja que la competencia caiga y se vuelva complaciente, pero no tú.

Determina qué es ese algo y hazlo parte de tu rutina diaria.

El éxito masivo no sucede de un día a otro. Pero si estás dispuesto a despertar cada mañana, declarar que vas a competir con la persona que eras ayer y tomar acción constantemente, estarás en el camino correcto.