Finanzas

ABC del crédito familiar

Para mantener abierta la línea de financiamiento con tus parientes, primero arranca con recursos propios para demostrar la viabilidad del negocio.
ABC del crédito familiar
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

En 2012, Alex Genadinik –de 33 años de edad– consiguió que su madre le prestara US$20,000 para lanzar Problemio, una startup que desarrolla aplicaciones móviles para pequeñas empresas. Por su parte, Carlo Cisco –de 26 años– ha recibido de sus padres US$150,000 a cambio de una participación accionaria para expandir Select, un club de descuentos en restaurantes, viajes y entretenimiento. Mientras que a lo largo del último lustro, Andrew Angus –de 34 años– le ha pedido prestados a su mamá $500,000 (la mitad de su patrimonio) para continuar con el crecimiento exponencial de Switch Video, una compañía productora de video animado.

La buena noticia es que ninguna de estas transacciones dejó un mal sabor de boca. “Quizá se trata del dinero más fácil de conseguir, pero también el más importante que obtendrás en toda tu vida empresarial, pues seguro no querrás defraudar a tus familiares”, dice Carlo. Por eso, antes de contemplar esta opción de financiamiento para tu negocio, toma nota de los consejos que dan estos tres emprendedores.

A) Primero, invierte tu propio dinero. Carlo, ex integrante de la compañía de cupones de descuento Groupon, gastó sus últimos US$40,000 en lanzar FoodFan, un sitio de Internet que hace reseñas de restaurantes (y que fue el precursor de Select). Una inversión de US$100,000 por parte de accionistas le ayudó a forjar relaciones comerciales y a crear una primera versión de su plataforma. Para cuando le pidió dinero a su familia, FoodFan contaba con una lista de 850,000 restaurantes y 50,000 menús. “Teníamos un nombre increíble y una cantidad gigantesca de información”, agrega.

B) Luego, recurre a terceros. El respaldo externo a partir del financiamiento de un tercero puede reforzar tu discurso ante tus familiares. Andrew, quien lanzó su negocio en 2006, señala que un préstamo de US$250,000 del Centro Canadiense para el Desarrollo de las Empresas y la Economía fue pieza fundamental para venderle sus planes a su mamá.

C) Pon todo por escrito. Alex admite que se arrepiente del acuerdo de préstamo “muy, muy informal” que pactó con su madre en abril pasado. No había un calendario, tasa de interés, contrato, nada. Escasos seis meses después, la señora quiso de vuelta sus US$20,000. Aunque para entonces Problemio ya generaba ingresos, el emprendedor no tenía efectivo a la mano. Por lo que pidió un préstamo a corto plazo y vendió US$15,000 en acciones para pagarle; en el proceso incurrió en intereses y costos no previstos.

Lección: firma un contrato con los inversionistas (sean o no tus familiares), de tal manera que las expectativas queden claras como el agua.