Consultoría

Aprende a cuidar tu imagen profesional

No basta estar bien preparado: para negociar, es importante que proyectes seguridad y dominio en tu campo.
Aprende a cuidar tu imagen profesional
Crédito: Depositphotos.com

Cuando estás empezando un negocio quieres proyectar competencia y seriedad, después de todo nadie quiere ser un conejillo de indias. Pero la verdad es que probablemente todavía no tengas mucha experiencia. Esto cambiará mientras adquieras conocimientos (al final del camino serás capaz de citar cientos de casos y clientes de marquesina, probando tu método más allá de una sombra de duda) pero, ¿cómo establecer tu experiencia en los primeros días como emprendedor?

Aquí, cuatro estrategias que pueden ayudar:

Solidifica tus credenciales digitales. Tienes que saber esto antes de que cualquiera te contrate: te buscarán en internet. Así que deja un rastro de migajas digitales que te marquen como experto. Aunque estés iniciando tu negocio, no te verás como un novato si alguien descubre que has escrito 100 publicaciones en varios blogs y creado un podcast o serie de videos respecto a tu profesión. ¡Estarán impresionados con la amplitud y la profundidad de tu conocimiento!

Habla fuerte. Angela Lussier es una consultora de marketing que inició su negocio al ofrecer talleres gratuitos en librerías locales. Sabía que la mejor manera para hacer crecer su negocio era presentarse frente a los clientes potenciales, así que programó talleres gratis de 32 horas en sus dos primeros meses de negocio. Este alcance intensivo funcionó. Su confianza al hablar en público despegó, se escuchaba más segura e inteligente con cada nueva presentación y los clientes fueron con ella.

Lee a los expertos. En una entrevistacon el fenómeno social Gary Vaynerchuk, el autor Michael Simmons reveló que éste parecía no haber escuchado del libro de Jin Collins Good to Great, que muchos consideran una de las lecturas de negocios más exitosas de todos los tiempos. Ese no es un problema para Vaynerchuk, pues es reconocido por ser un orador popular y empresario exitoso. Pero sería un gran problema para ti.

Debes ser considerado un experto en tu campo. Si vendes zapatos y no sabes quién es Tony Hsieh, se reirán de ti. Si abres una tienda de discos y no has escuchado de Richard Branson, tendrás un gran problema. Empápate en la historia de tu campo para que sepas qué barreras e ideologías deberás romper después.

No pidas permiso. En mi libro Reinventing You, represento a un entrenadora ejecutiva que inició un negocio a los 27 años. Era talentosa y calificada pero estaba preocupada de que profesionistas más experimentados cuestionaran sus habilidades. “Las primeras veces que las personas me preguntaba lo que hacía, respondía, “soy una entrenadora”.  Subía la voz como si no estuviera segura de la respuesta, como si estuviera pidiendo permiso”.

Finalmente se volvió más segura de sí misma después de una plática con una amiga doctora que compartió el malestar que había experimentado cuando se graduó de la escuela de medicina y de inmediato enfrentó la transición de presentarse realmente como doctora. En cierto punto, debes proyectar confianza aunque no lo sientas. Afortunadamente esto crea un círculo vicioso, mientras ves que la gente te acepta en tu nuevo rol, esto construye la confianza y es más fácil la siguiente vez.

No siempre es fácil proyectar experiencia cuando estás empezando.... pero es esencial para tener éxito. Con estas estrategias serás más capaz de convencer a los clientes de que trabajar contigo es la opción perfecta.