Claves de branding personal

7 pasos para ser la persona más interesante

Sigue estos tips y aprende a resaltar de una manera positiva para tener éxito en los proyectos que emprendas.
7 pasos para ser la persona más interesante
Crédito: Depositphotos.com

Vivimos un mundo ruidoso en donde el branding personal es un imperativo profesional y constantemente competimos con gente preparada para ganar clientes, trabajos, promociones, admiración y afecto, además, sabemos que si somos más interesantes y memorables, nos van a elegir a nosotros.

La siguiente lista de reglas te dará algunos tips para mejorar tu jugada:

1. Mejora tus habilidades conversacionales. La destreza para conversar es clave con los clientes, las presentaciones frente a directivos, las juntas gerenciales y en aquellas pláticas donde se toman las decisiones empresariales más importantes.

Saber dialogar sobre temas substanciales puede hacer que cualquiera sea interesante, si es que alguien tiene algo atractivo que decir. El reporte de un estudio en ciencias psicológicas, muestra que la gente que participa en conversaciones más profundas son más felices que aquellas que mantienen sus interacciones a un nivel superficial. Las personas felices son más atrayentes que las miserables.

2. Aprende a hacer un modelo de negocio sólido. Ocasionalmente pedimos algo que tiene que ver con dinero, recursos, tiempo o apoyo y tenemos suerte. Los emprendedores, gerentes y ejecutivos que no hacen un buen modelo de negocio, que no unen las metas estratégicas, que no detallan los riesgos y oportunidades y que no proyectan las ganancias basados en investigaciones y análisis, son desbancados por los que toman las decisiones.

Si mostramos el claro valor y contamos buenas historias de nuestro negocio, nos volvemos jugadores valiosos.

3. Cultiva una relación de experiencia. Los expertos son los más buscados. Prende la televisión y en cualquier canal verás un desfile de gente dando su perspectiva sobre la salud, seguridad en los aviones, economía, cambio del clima, entre otros.

Particularmente en tiempos de incertidumbre, acorralamos a los expertos y descubrimos lo que se debe hacer para ganar o evitar la pérdida. Si eres más como un generalista, encuentra maneras para adentrarte en la materia que pueda beneficiar a otros y comparte esa información donde se necesite. La clave es hacer que los datos sean accesibles y fáciles de entender. Te darás cuenta que las miradas estarán en ti y la curiosidad reemplazará la confusión.

4. Resuelve conflictos y disputas entre otros. En una encuesta reciente de coaching ejecutivo, los CEOs mencionaron la “habilidad para el manejo de conflictos” como su prioridad.

Ser capaz de ayudar a otros a resolver discusiones y conflictos no sólo es una ganancia en el mundo ejecutivo donde los líderes tienen que gestionar las expectativas de una multitud. Entre amigos, aquellos que puedan mantener la cabeza fría y sepan balancear la razón y la emoción cuando los argumentos amenazan con una espiral de conflicto y hostilidad, tienen el respeto y la admiración de sus compañeros.

5. Construye relaciones y conéctate con la gente. Ya sea que seamos contribuidores individuales, emprendedores de startups o líderes corporativos, necesitamos ayudar a otros a alcanzar sus metas. Ser una persona interesante te ayuda a construir y manejar las relaciones.

Si nos involucramos con los otros activamente, por ejemplo si invitamos alguien a comer, incluimos a un compañero en el proyecto, pedimos un favor, ofrecemos apoyo o sinceramente preguntamos cómo está alguien, no sólo nos hacemos visibles sino relevantes. Esa es la fundación de las relaciones mutuamente gratificantes.

6. Participa escuchando. A parte del hecho de que esto nos hace personas más informadas, darle a alguien nuestra total atención puede tener un efecto profundo en su percepción de nosotros. Escuchar atentamente es “dar” en lugar de “pedir”. Contrasta esto con la persona que se enfoca en sí misma y la diferencia es abismal.

Cuando nos escuchan quiere decir que importamos. Aquellos que hablan más creen que importan. Pero nos hacemos más interesantes cuando escuchamos a los demás.

7. Vive tu vida y comparte experiencias. Nadie ha dicho que la vida es mejor detrás de un escritorio. Nuestras experiencias y lo que escogemos compartir, es lo que hace que los otros tengan interés en nosotros.

La gente usualmente vive a través de las aventuras de sus compañeros socialmente activos. Nos volvemos más interesantes cuando discutimos experiencias como probar alimentos en restaurantes exóticos o si aprendimos una nueva habilidad retadora como esquiar en agua.

Resaltar de una manera positiva tiene muchos beneficios. Estas reglas son un punto de partida mientras logramos convertirnos en la persona más interesante del mundo.