Startups

Startup electrizante

Conoce esta funda para smartphones que incluye un sistema de autodefensa que produce descargas eléctricas.
Startup electrizante
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Socios fundadores: Seth Froom y Sean Simone inventaron una funda para smartphone que también funciona como pistola de descargas eléctricas. Así, en 2011 lanzaron su empresa, Yellow Jacket, con sede en Baton Rouge, Louisiana, EE.UU.

Cómo surgió la idea: Después de que a Seth lo asaltaron, su mamá le regaló una pistola de descargas eléctricas con apariencia de teléfono. A él y a Sean les gustó la idea de un método no letal de protección, pero estuvieron de acuerdo en que este producto tenía sus fallas: “era una cosa más que había que andar cargando”, explica Sean. La solución: una funda para celular perfectamente funcional, con una pistola de descargas integrada.

Operación "Pinchazo Doloroso": Localizar un fabricante para que desarrollara un prototipo fue tan simple como llamar al número que venía en la parte de atrás de la pistola de descargas que Seth ya tenía. De esta manera, se puso en contacto con un empresario de Little Rock, Arkansas, especialista en transformar objetos como bastones y linternas en armas no letales.

El producto de Yellow Jacket integra una pistola paralizadora en una cubierta de plástico que se acopla y se coloca sobre un smartphone. Cuando se presiona el disparador, el aparato emite una descarga de 650,000 voltios, suficiente para generar lo que la compañía llama “un pinchazo doloroso”. Según Sean, “no es la pistola paralizadora más potente del mercado, aunque sí es la más rápida porque ubica la protección en tu mano”.

La funda, que además funciona como cargador para el teléfono, incorpora múltiples elementos de seguridad para prevenir una descarga accidental: antes de que se pueda presionar el disparador, los usuarios deben mover el interruptor de seguridad y quitar la cubierta del electrodo de la pistola de descargas.

Capital para arrancar: Para reunir fondos, Seth y Sean acudieron primero a Kickstarter –una de las principales plataformas de fondeo colectivo de proyectos creativos a nivel internacional–, la cual rechazó el producto al clasificarlo como arma.

En junio de 2012, Yellow Jacket lanzó una campaña a través de Indiegogo –un sitio de crowdfunding dirigido a todo tipo de negocio– y reunió US$100,751 de 840 patrocinadores. “El producto ni siquiera se había fabricado; estábamos vendiendo un concepto”, señala Sean. También recibieron capital inicial adicional por parte de un inversionista ángel.

Ventas al alza

Las fundas vienen en cinco colores, su precio es de US$140 y hay modelos para iPhone (4/4s y 5/5s), así como para Samsung Galaxy S4 y S4 Active. A seis meses de su lanzamiento, la startup ha vendido más de 10,000 unidades por medio de YellowJacketCase.com y de la tienda Academy Sports + Outdoors.

Al principio, los emprendedores creían que las estudiantes universitarias representarían su mercado más importante; no obstante, sus mejores clientas son las mujeres de más de 50 años.