Plan de Negocios

Encuentra al mejor co-fundador

Busca un socio que complemente tus habilidades y que comparta tu visión para que tengan una relación sana y llena de confianza.
Encuentra al mejor co-fundador
Crédito: Depositphotos.com

¿Estás casado/a? Si respondiste que sí, entonces tal vez será más fácil para ti encontrar al co-fundador perfecto. Los que siguen solteros, pongan mucha atención.

Un “solo-preneur”, o soltero en la vida del emprendedor, tendrá más dificultades para triunfar y le tomará mucho tiempo y esfuerzo validar, establecer y escalar un negocio. Esto debido a que no cuenta con un co-fundador que complemente sus habilidades y conocimientos.

Construir una startup o empresa nueva, siempre es difícil y requiere de perseverancia. Pero es extremadamente complejo hacerlo solo. Mi sugerencia es que no des este importante paso sin alguien a tu lado. En la vida del emprendedor, resulta fundamental tener un co-fundador para compartir las dificultades y necesidades que surgen al iniciar un negocio.

¿Qué debes buscar en esta persona? Para emprender, necesitas combinar capacidades tecnológicas con destrezas de negocio. También debes poseer conocimientos y algo de experiencia en la industria donde pretendes desarrollar tu compañía.

Claramente, es complicado que uno mismo tenga estas habilidades. Pero la realidad es que no tienes que nadar solo: puedes encontrar a un co-fundador.

Piensa que, al igual que en un matrimonio, esta persona se convertirá en tu pareja de por vida (únicamente si quieres que tu negocio llegue lejos). Es una relación a largo plazo, por lo que más vale que sea alguien de confianza.

Tu co-fundador debe tener la misma visión y pasión por lo que deseas construir. Es alguien en quien puedes confiar y contar en todo momento. Además, debe ser compatible con tu personalidad, trabajar al mismo ritmo que tú y compartir los mismos objetivos y valores, teniendo en cuenta que pasarás mucho tiempo con él o ella.

Sin embargo, es más importante el hecho de que debe ser alguien distinto a ti. Debe sumar características complementarias y distintas para que puedas retar al estatus quo de tu negocio e innovar, de manera que agregues constantemente valor a tu empresa.

Por otro lado, la pregunta es: ¿quién debe de ser? Tú tendrás que tomar la decisión. Lo más difícil (en mi experiencia) ha sido combinar la familia con los negocios, por lo que te aconsejo elegir a alguien que cumpla con las necesidades de tu empresa; alguien en quien puedas confiar y que nunca ponga en riesgo a sus seres queridos.

Ahora, el siguiente paso: ¿qué hacer una vez que encontraste a tu pareja? Crea un documento legal que establezca los acuerdos de asociación. Un acuerdo legal es vital y lo más recomendable es dejar todo claro desde el principio y por escrito.

Muchos emprendedores se dejan llevar por el romanticismo derivado del noviazgo joven y dejan para después el fijar las reglas de colaboración, ya sea por miedo a ofender a la otra persona, por asumir que la relación es de suma confianza o por una participación accionaria.

Otros creen que el matrimonio en los negocios se reparte equitativamente y deciden empezar con una participación asignada desde el principio del 50/50, sin considerar las implicaciones que pudieran tener al querer tomar decisiones, o más bien por no lograr ponerse de acuerdo.

No necesariamente se merecen alguno de los dos el 50% y mucho menos poder contar con la participación asignada y suscrita desde la constitución de la empresa.

¿Cuánto debe de asignarse a cada quien? Eso lo dejo a tu criterio, pero hay una palabra muy común en las startups que se llama “vesting” o "empollar" tu participación pre-asignada pero no suscrita. Es decir, Juan y Pedro, co-fundadores, tienen el 100% de su empresa. Al inicio tenían un 20% cada uno, dejando en reserva de la sociedad el 60% restante para futuras inversiones o asignaciones a personal clave, incluyéndolos a ellos.

La participación reservada para personal clave será asignada en base a resultados impuestos desde el comienzo y, en caso de no cumplir en los tiempos determinados, se siguen reservando en la sociedad. Este método te dará mayor credibilidad ante futuros inversionistas y te posicionará en un lugar de liderazgo.

Recuerda, si alguno de los dos no alcanza sus objetivos para que les asignen el porcentaje que les corresponde, siempre hay espacio para renegociar. La ventaja de este formato de asignación o “vesting” es que te permite crecer libremente orientado a resultados.

En caso de que algún co-fundador o personal clave de la empresa no cumpla con sus objetivos o decida abandonar el negocio, no tendrá “secuestrada” la empresa con una asignación del 50% de participación. Así podrás tener mayor control sobre el futuro de tu startup y contar con la flexibilidad de crecer sin un divorcio rencoroso y en litigio.

En ThePool podemos guiarte para que encuentres a tu co-fundador ideal o personal clave para tu startup.

Atrévete a emprender y no nades solo, nada con nosotros. Te invitamos a una semana gratis para que vivas la experiencia, incluyendo una sesión de mentoría. Escríbenos en @thepoolmx.

Finalmente, conozco una plataforma que ha ayudado a muchos emprendedores en Estados Unidos para elegir a su co-fundador ideal. Se trata de www.CoFounderslab.com, el cual cuenta con una red de más de 12,000 emprendedores a nivel global que están en búsqueda de un co-fundador o una startup para poder asociarse.

Estarán lanzando su plataforma en México el próximo 28 de mayo desde ThePool. Los invito a registrarse: http://www.meetup.com/CoFoundersLab-Matchup-Mexico-City/

   *Luis X. Barrios es Fundador y Director de ThePool. Su meta es convertir ideas en negocios y apoyar a emprendedores a cumplir sus sueños.

     @lxbp