Emprendedores

5 pasos para ser madre y emprendedora

La maternidad no debe ser un impedimento para realizarte como empresaria. Sigue estos tips y aprende a tener un balance.
5 pasos para ser madre y emprendedora
Crédito: Depositphotos.com

A mucha gente le gustaría tener un balance más saludable entre su familia y los negocios. Pero la realidad es que las horas laborales han crecido, son más estresantes y menos saludables, física y emocionalmente. Muchas veces el éxito en el mundo profesional viene a expensas de la vida personal y familiar.

Agrega la maternidad a la mezcla y ese balance se prueba una vez más.

Eso es lo que Lisa Druxman descubrió después de tener a su primer hijo en 2001. Había estado trabajando 80 horas a la semana entrenando a ejecutivos para mejorar su salud. Yo era una de sus estudiantes. Las dos sentíamos que pasar tiempo con nuestros hijos y mantenernos saludables eran prioridades, pero queríamos seguir trabajando.

Ambas compartíamos el deseo para encontrar un mejor balance entre nuestras carreras, aspiraciones y la maternidad. Ella no quería regresar a un trabajo de 80 horas a la semana, así que empezó FIT4MOM y me convenció de unirme con ella para levantar la empresa. Trabajaba como franquiciataria y operaba en un equipo de liderazgo empresarial.

Para otras madres interesadas en comenzar o dirigir un negocio, aquí hay algunos tips para alcanzar sus sueños:

1. Ser mamá no impide que puedas ser gerente o una emprendedora.  La maternidad es uno de los trabajos más demandantes física y emocionalmente, pero también uno de los más recompensantes. La experiencia puede voltear tu mundo de cabeza y al mismo tiempo le da a la mujer una perspectiva en lo que es realmente importante: familia, salud física y emocional y bienestar.

Ser madre no debe evitar que seas una mujer exitosa y tener una red social cercana de trabajadores. Hoy, soy mamá de tres niños y tengo mi propio negocio. Es posible hacer las dos cosas.

2. Siempre piensa en grande. Lisa comenzó con lo que pensó que sería una clase pequeña. Nunca imaginó que se convertiría en una empresa con un equipo de trabajo y miles de clientes. ¿La moraleja de esta historia? No te limites.

3. Adquiere flexibilidad. Todos están ocupados, la vida nos arroja constantemente retos como niños enfermos o la niñera que cancela. Así que es importante adoptar una cultura empresarial que te de flexibilidad y apoye el que tengas una vida balanceada entre trabajo y familia. Esto significa dejar que el equipo trabaje y no volar al otro lado del mundo para una junta de negocios.

4. Asegúrate de que la tecnología apoye la cultura. Sin una tecnología flexible, es decir, herramientas que a las que puedas acceder en cualquier lugar o un calendario en equipo o documento que pueda ser modificado donde sea. Las aplicaciones como Google Docs y Google Hangouts apoya la cultura flexible de trabajo.

Con Google Docs es posible tener acceso y actualizar documentos de la empresa como formatos de recursos humanos, solicitud de vacaciones o información de contactos. Esto te da la habilidad de pedir tiempo libre o encontrar el teléfono de un colega aun estando fuera de la oficina.

Pero el hecho de que la gente trabaje remotamente y estén por todo el país no significa que no estén conectados. Con Hangouts los miembros del equipo pueden interactuar cara a cara sin importar donde estén.

5. Haz del negocio algo más aparte de las ganancias. Es importante apoyar a las sociedades saludables, a nivel local y nacional. Los negocios deberían dar algo de regreso a las comunidades y mostrar que tienen un propósito además de cumplir sus metas empresariales.