Consultoría

3 cualidades de los líderes agradables

Conviértete en un emprendedor con la habilidad de atraer nuevos clientes y de retener relaciones a largo plazo con facilidad.
3 cualidades de los líderes agradables
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Los líderes de negocios y los emprendedores con habilidades increíbles para tratar con la gente tienen un perfil competitivo a comparación de los otros. Estas habilidades frecuentemente toman más tiempo de aprender que la técnicas, pero los resultados valen la inversión.

Todos quieren trabajar con individuos con los que se sientan cómodos. Si eres muy agradable, serás capaz de atraer nuevos clientes y retener relaciones a largo plazo con un mínimo esfuerzo.

Los clientes evalúan a las personas que quieren contratar basados en lo que llaman el Factor CSC: credibilidad, simpatía y confianza. Se preguntan a ellos mismos: “¿Pamela sabe lo que está haciendo y es agradable trabajar con ella?” Si no le caes bien a la gente, no importa lo competente que seas, nadie va a querer trabajar contigo.

La simpatía es la culminación de tres características, empatía, confiabilidad e integridad. Aquí está el porqué cada una es importante y lo que puedes hacer para cultivarlas.

Empatía: Es tu habilidad para relacionarte y entender la situación de otros y su perspectiva. Las relaciones durables y fuertes son casi siempre construidas sobre la empatía. Es una habilidad de vida que requiere la auto percepción, práctica y experiencia. Los altos y bajos de tu vida personal y profesional influenciarán cómo empatizas y con quién.

La experiencia común conecta a la gente a través de un vínculo instantáneo y un nivel de confianza compartido. Por ejemplo, yo puedo fácilmente empatizar con alguien que ha perdido un trabajo, comenzado un negocio, que sufrió de cáncer, ha luchado contra las finanzas o escrito libros, ya que yo he experimentado todas esas cosas.

Ten en cuenta que la empatía no quiere decir que estás de acuerdo con las opiniones de otros o que quieres quedar bien con todos. En lugar de eso, considera los sentimientos de tus empleados, socios y colegas cuando tomes decisiones. Para cultivar esta habilidad, reacciona menos, escucha más y tarta de ponerte en el lugar de la otra persona.

La próxima vez que un cliente o empleado esté luchando, tómate unos momentos para escuchar y, si puedes relacionarte, comparte una historia personal.

Confiabilidad: Los clientes esperan que los negocios sean confiables, responsables y seguros. Es más que un servicio de entrega, es hacer bien tu trabajo mientras que el proyecto se entregue a tiempo y de acuerdo al presupuesto.

Algunas de las empresas más exitosas en el mundo, tienen una reputación de consistencia. Si tomas un vuelo de Nueva York a San Francisco y pasas por un Starbucks de camino al aeropuerto, sabes que ese café sabrá igual que el que pienses comprar una vez que aterrices. No importa dónde estés, cada Starbucks entrega la misma calidad en sus cafés.

Los clientes están atraídos a un sentido de seguridad que viene de ser capaces de contar con alguien o algo. La certeza provee paz mental y mucha gente está dispuesta a pagar más por un servicio confiable.

Cultiva esa reputación. Cuando tú o tus empelados hacen una promesa, cúmplela. Si no puedes desempeñar parte de tus responsabilidades, haz que el cliente lo sepa lo antes posible.

Integridad. La falta de integridad ha permeado nuestra cultura. Se ve en los políticos, deportes, negocios y entretenimiento. La honradez es el nivel más alto de profesionalismo y comportamiento. Es hacer lo que sabes que está bien aunque nadie esté viendo, es levantarse por lo que crees y tener el coraje para levantar la voz aunque tu opinión no sea muy popular.

El inversionista Warren Buffett dijo “Si buscas personas para contratar, deben tener tres cualidades: integridad, inteligencia y energía. Si no tienen la primera, las otras dos te asesinarán.” Muchas personas son inteligentes y capaces, pero muy pocas se toman el tiempo para cultivar la integridad.

Aunque sea de manera personal o profesional, las relaciones demandan rectitud y honestidad. Algunos días puede ser difícil comportarse lo mejor posible, pero vale la pena el esfuerzo. Aplica consistentemente tu mejor juicio con tus empleados, colegas, amigos y familia.