Consultoría

6 conceptos a eliminar en tu vocabulario

El lenguaje que usamos refleja nuestros pensamientos. Cambia tu mentalidad negativa y refleja una actitud ganadora.
6 conceptos a eliminar en tu vocabulario
Crédito: Depositphotos.com

No es ningún secreto que las palabras tienen cierto poder. Por ejemplo, no dirías a un vendedor potencial: “No te estoy contratando porque tu producto apesta”, en lugar de eso tal vez dirías: “No creo que tu oferta nos sea de utilidad por el momento.” Hay una gran diferencia en la primera opción y la segunda, además cada persona lo escucha de manera distinta y como seres humanos decentes y profesionales, somos sensibles a eso.  

¿Por qué usamos palabras perjudiciales cuando hablamos de nuestra propia habilidad o sobre nuestra disposición para hacer lo posible por querer alcanzar nuestras metas? Cuando hablamos de nosotros mismos, tendemos a usar palabras que disminuyen nuestra habilidad y creencia en nuestras capacidades.

De por si el impacto que estas palabras poseen en la confianza que otros nos tienen es suficientemente malo. Es peor que afecten las decisiones que hacemos y las acciones que tomamos.

Las palabras que usamos, aunque sean sólo en nuestra cabeza, dice mucho sobre nuestra actitud y nuestra actitud lo es todo. En los negocios, hay algunas cosas que parecen estar fuera de nuestro control, como esperar por un cliente potencial a que nos contrate o que nuestros jefes finalmente nos den esa bien merecida promoción.

Pero no podemos controlar las palabras que usamos, tanto habladas como pensadas, y además controlar nuestra actitud. Si las palabras que usas tienen una connotación negativa o limitante, aunque tu actitud sea positiva, aquellas palabras negativas pueden cambiar tu actitud de una manera adversa.

Cuídate de estas palabras:

Debo, no debo. La gente siempre esta diciéndonos lo que deberíamos y no deberíamos hacer y normalmente hacemos lo mismo. La realidad es que no hay nada que deberías o no deberías hacer. Lo que importa es hacer lo que es correcto y lo que estás dispuesto o quieres hacer. Cuando te dicen esto estás haciendo un juicio de valor, pero eso no siempre quiere decir que estás tomando la decisión correcta.

Tengo que. Aclaremos algo, hay muy pocas cosas que tienes que hacer en la vida y respirar es una de ellas. Cualquier cosa que hagas porque tienes que, no es nada más que tu elección, porque la alternativa o las repercusiones no valen no hacerlo.

Puedo, no puedo. ¿Puedes? Bien. Pero la pregunta es, ¿lo harás? La palabra poder es inofensiva, pero en realidad tiene una connotación negativa. Escoge algo para decir que puedas. Tal vez sea “puedo convencer a ese cliente” o “puedo obtener el financiamiento para mi empresa”. Ahora cambia el “puedo” por “lo haré”. Algunos dicen que es cosa de semántica pero hay una gran diferencia en cómo piensas sobre la situación cuando dices lo haré contra puedo hacerlo. Puedo no es definitivo, sino una posibilidad sin acción. No hay nada en poder que dice que lo harás.

"No puedo” por otro lado es una manera de huir. Cuando dices esto, crees que estás afirmando que no hay manera o que no eres capaz. Estás equivocado. Lo que realmente dices es “no lo haré”. Acepta eso y deja de decir que no puedes hacer algo porque en realidad puedes hacer todo lo que quieras y harás lo que te plazca.

Imposible. ¿Puedes imaginarte qué hubiera pasado si Gustave Whitehead o los hermanos Wright hubieran dicho que volar era imposible? Una vez que te convences que algo es posible, el resto se trata de encontrar una manera y tomar acción. Tal vez fracases muchas veces antes de hallar el éxito, pero decir que algo es imposible es tonto. Debe haber al menos una pequeña parte de ti que crea que es posible antes de hacer que algo suceda.

Si quieres salirte de tu propio camino y no aferrarte a nada del pasado, toma acción hoy mismo. Comienza al darte cuenta qué tan frecuente estas palabras se filtran en tus pensamientos y pláticas. Considera si lo que dices con estas palabras es la verdad o no. Pon atención y encuentra otras maneras de pensar o decir lo que realmente quieres.