Cómo superar el fracaso

Supera el fracaso con IQ emocional

Actualmente es importante que los emprendedores estén más concientes de sus emociones para no dejarse derrotar.
Supera el fracaso con IQ emocional
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Los emprendedores hacen todo para alcanzar el máximo rendimiento. La definición de éxito para los grandes o empresarios emergentes va mucho más allá del dinero que ganan o el apoyo promocional que reciben.

Los emprendedores de hoy están preocupados sobre crear un balance: una vida en la que tengan tiempo personal, salud física y buenas estructuras de apoyo mental. Parte de esa conexión mente-cuerpo está atada a tu inteligencia emocional.

¿Qué es la inteligencia emocional? Es la habilidad para reconocer tus sentimientos, observarlos objetivamente y responder de acuerdo a esto. Es una actitud mental proactiva en lugar de un acercamiento reactivo o suprimido.

Por ejemplo, arruinas una junta con clientes importantes. Las emociones reactivas podrían causarte mucha culpa y que te castigues a ti mismo. Los impulsos suprimidos pueden hacer que entierres tus emociones bajo la superficie, causarte mucho estrés y ansiedad. No puedes ignorar los sentimientos para siempre y estar bien.

El procesamiento de las emociones de una manera saludable y racional que lleva el equilibrio hábil de no negar su existencia o enterrarse en el remordimiento y el diálogo interno negativo es complicado. Eso es por lo que muchos entrenadores y terapistas hoy en día se enfocan en desarrollar tu inteligencia emocional. Este progreso ayuda a proveerte con las herramientas para experimentar tus emociones paro luego canalizarlas a pensamientos y actitudes productivos.

En sus primeros días de introducción en la conciencia cultural, los examinadores de la Escuela de Negocios de Harvard, elogió a la inteligencia emocional como “una de las ideas de negocios más influenciables de la década”. De cualquier manera, la inteligencia emocional no es tarea sencilla.

Aquí hay dos factores clave de la inteligencia emocional que son cruciales para mejorar tu actuación como emprendedor:

1. No olvides ni perdones

La gente se equivoca. Todos tenemos cosas que han pasado que, en nuestra experiencia, han sido dolorosas. Ya sea que el jefe te despidió, o un cliente no renovó el contrato o hasta una relación pasada que no funcionó y no puedes olvidar.

Cuando te aferras al pasado, dejas a tu cerebro sin la habilidad mental para enfocarse en el presente y planear para el futuro. Aunque ya lo tengas todo, el perdón es el regalo que te das a ti mismo. Seguir teniendo rencores y estar al pendiente del puntaje que tienes que arreglar es una actitud mental enferma.

Daniel Goleman, autor de “Inteligencia Emocional: Por qué importa más de lo que dice el IQ”, dice, “si tus habilidades mentales no están a la mano, si no tienes auto conciencia, si no eres capaz de manejar tus emociones perturbadoras, si no puedes tener empatía y relaciones efectivas, entonces no importa lo inteligente que seas, no vas a llegar muy lejos.”

Llega lejos al aprender, perdonar y olvidar. Practicar la inteligencia emocional te puede llevar ahí.

2. Date cuenta que fracasar no te hace un fracaso 

Cognitivamente ya sabes esto, pero si acabas de tener una fea caída no lo vas a entender. Sientes como que no puedes levantarte del piso otra vez. Como si este fracaso fuera el final.

Esta es una reacción natural para cualquier rechazo o error. ¿Por qué? La parte emocional del cerebro reacciona más rápido a un evento que la parte racional. Es un comportamiento de supervivencia de la época de las cavernas, pero no dejes que este estado mental primitivo te deje tirado sin necesidad.

Está bien sentirse triste cuando fracasas en algo, pero si te estás dando de golpes o luchando en un depresión fallida demasiado tiempo, estás dejando que tus emociones reactivas tomen lo mejor de ti. La inteligencia emocional no está negando los sentimientos o el fracaso. Si te sientes mal, la inteligencia emocional está reconociendo “esto se siente muy feo” y luego te permite sentirte mal por un rato, pero después debes seguir adelante.

Ser capaz de procesar tus emociones de una manera saludable, es clave para alcanzar el máximo rendimiento. Nunca vas a ser exitoso si no puedes bajarte del sillón y recuperarte cada vez que caes.