My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

Emprendedores

3 hábitos clásicos para el emprendedor de hoy

Leer libros, conservar las artes y apoyar a tu comunidad son claves para desempeñarte mejor en el mundo actual, basado en la tecnología.
3 hábitos clásicos para el emprendedor de hoy
Crédito: Depositphotos.com
- Contributor
Serial Entrepreneur, Mentor and co-founder of YoungEntrepreneur.com
8 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

La mayoría de los emprendedores modernos son pura tecnología. Los gadgets y avances tecnológicos te hacen más rápido y más productivo que nunca antes.

Aun así, moverse a la velocidad del mundo de ahora puede tener otros efectos también. Las pocas horas de sueño, la conectividad constante y otras realidades son consecuencias de un mundo tan cambiante.

Mientras que algunos movimientos culturales se han filtrado de nuevo en la conciencia popular, hay algunas prácticas “antiguas” o “clásicas” que pueden mejorar tu vida y habilidades como emprendedor. Aquí hay tres hábitos que no han cambiado mucho a través de los siglos y que afectaran positivamente tu actuación:

1. Lee libros. Leer permea todos los aspectos de la existencia del emprendedor. Es el principio de cada negocio que necesitarás para ser exitoso como empresario: vocabulario, escritura, documentos legales; cualquier aspecto de tu vida depende de la lectura.  

Esto te abrirá puertas a conversaciones con otros que pueden crear oportunidades y relaciones. Leer expande tu mente y te ayuda a aprender. Leer te enseña un vocabulario extenso y aumenta tu capacidad de conocimiento.

Si no estás acostumbrado a leer, empieza a hacerlo. No tienen que ser únicamente libros de negocios. De hecho, no debería ser así: cualquier lectura puede ayudarte. Desarrolla este hábito y observa cómo tus cualidades como emprendedor mejoran.

2. Protege las artes. La música, danza, pintura y todas las formas de arte necesitan tu protección. No tienes que ser un filántropo poderoso, pero puedes apoyarlas. Sé parte de los museos o los teatros. Ve a la ópera o al ballet. Tu compra de boletos, membresías o hasta pequeñas donaciones pueden hacer una gran diferencia en la vida de los artistas. 

No te equivoques: necesitamos tu arte. El arte en todas sus formas te hace mejor como emprendedor. Hace mejorar tu comunidad, tu país y hasta el mundo. Celebra las artes, aunque no las practiques.

3. Causas de campeón. Como las artes, las causas necesitan de campeones. No tienes que ser Melinda y Bill Gates e iniciar tu propia fundación para tener un impacto positivo en la vida de los otros.

Tu pequeña contribución de tiempo, dinero o materiales a una causa local en tu comunidad puede hacer un cambio poderoso. Cada visión empresarial debería incluir algo sobre dar y compartir. Así que empieza ahora a involucrarte en causas que te importen y por las que sientas pasión.

3 hábitos “clásicos” para el emprendedor moderno
Leer libros, conservar las artes y apoyar a tu comunidad son claves para desempeñarte mejor en el mundo actual, dependiente de la tecnología.

La mayoría de los emprendedores modernos son pura tecnología. Los gadgets y avances tecnológicos te hacen más rápido y más productivo que nunca antes.

Aun así, moverse a la velocidad del mundo de ahora puede tener otros efectos también. Las pocas horas de sueño, la conectividad constante y otras realidades son consecuencias de un mundo tan cambiante.

Mientras que algunos movimientos culturales se han filtrado de nuevo en la conciencia popular, hay algunas prácticas “antiguas” o “clásicas” que pueden mejorar tu vida y habilidades como emprendedor.

Aquí hay tres hábitos que no han cambiado mucho a través de los siglos y que afectaran positivamente tu actuación:

1.      Lee libros. Leer permea todos los aspectos de la existencia del emprendedor. Es el principio de cada negocio que necesitarás para ser exitoso como empresario: vocabulario, escritura, documentos legales; cualquier aspecto de tu vida depende de la lectura.   

Esto te abrirá puertas a conversaciones con otros que pueden crear oportunidades y relaciones. Leer expande tu mente y te ayuda a aprender. Leer te enseña un vocabulario extenso y aumenta tu capacidad de conocimiento.

Si no estás acostumbrado a leer, empieza a hacerlo. No tienen que ser únicamente libros de negocios. De hecho, no debería ser así: cualquier lectura puede ayudarte. Desarrolla este hábito y observa cómo tus cualidades como emprendedor mejoran.

2.      Protege las artes. La música, danza, pintura y todas las formas de arte necesitan tu protección. No tienes que ser un filántropo poderoso, pero puedes apoyarlas. Sé parte de los museos o los teatros. Ve a la ópera o al ballet. Tu compra de boletos, membresías o hasta pequeñas donaciones pueden hacer una gran diferencia en la vida de los artistas.  

No te equivoques: necesitamos tu arte. El arte en todas sus formas te hace mejor como emprendedor. Hace mejorar tu comunidad, tu país y hasta el mundo. Celebra las artes, aunque no las practiques.

3.      Causas de campeón. Como las artes, las causas necesitan de campeones. No tienes que ser Bill y Melinda Gates e iniciar tu propia fundación para tener un impacto positivo en la vida de los otros.

Tu pequeña contribución de tiempo, dinero o materiales a una causa local en tu comunidad puede hacer un cambio poderoso. Cada visión empresarial debería incluir algo sobre dar y compartir. Así que empieza ahora a involucrarte en causas que te importen y por las que sientas pasión.

3 hábitos “clásicos” para el emprendedor moderno
Leer libros, conservar las artes y apoyar a tu comunidad son claves para desempeñarte mejor en el mundo actual, dependiente de la tecnología.
La mayoría de los emprendedores modernos son pura tecnología. Los gadgets y avances tecnológicos te hacen más rápido y más productivo que nunca antes.
Aun así, moverse a la velocidad del mundo de ahora puede tener otros efectos también. Las pocas horas de sueño, la conectividad constante y otras realidades son consecuencias de un mundo tan cambiante.
Mientras que algunos movimientos culturales se han filtrado de nuevo en la conciencia popular, hay algunas prácticas “antiguas” o “clásicas” que pueden mejorar tu vida y habilidades como emprendedor.
Aquí hay tres hábitos que no han cambiado mucho a través de los siglos y que afectaran positivamente tu actuación:
1.    Lee libros. Leer permea todos los aspectos de la existencia del emprendedor. Es el principio de cada negocio que necesitarás para ser exitoso como empresario: vocabulario, escritura, documentos legales; cualquier aspecto de tu vida depende de la lectura.  
Esto te abrirá puertas a conversaciones con otros que pueden crear oportunidades y relaciones. Leer expande tu mente y te ayuda a aprender. Leer te enseña un vocabulario extenso y aumenta tu capacidad de conocimiento.
Si no estás acostumbrado a leer, empieza a hacerlo. No tienen que ser únicamente libros de negocios. De hecho, no debería ser así: cualquier lectura puede ayudarte. Desarrolla este hábito y observa cómo tus cualidades como emprendedor mejoran.
2.    Protege las artes. La música, danza, pintura y todas las formas de arte necesitan tu protección. No tienes que ser un filántropo poderoso, pero puedes apoyarlas. Sé parte de los museos o los teatros. Ve a la ópera o al ballet. Tu compra de boletos, membresías o hasta pequeñas donaciones pueden hacer una gran diferencia en la vida de los artistas. 
No te equivoques: necesitamos tu arte. El arte en todas sus formas te hace mejor como emprendedor. Hace mejorar tu comunidad, tu país y hasta el mundo. Celebra las artes, aunque no las practiques.
3.    Causas de campeón. Como las artes, las causas necesitan de campeones. No tienes que ser Bill y Melinda Gates e iniciar tu propia fundación para tener un impacto positivo en la vida de los otros.
Tu pequeña contribución de tiempo, dinero o materiales a una causa local en tu comunidad puede hacer un cambio poderoso. Cada visión empresarial debería incluir algo sobre dar y compartir. Así que empieza ahora a involucrarte en causas que te importen y por las que sientas pasión.

Cómo negociar con los tiburones de Shark Tank, según Jelp mi!