Emprendedores

9 cambios de empleado a emprendedor

Es muy difícil dejar de vivir de un salario y comenzar a vivir de tu sueño. Si no estás dispuesto a cambiar tu mentalidad no estás listo para emprender.
9 cambios de empleado a emprendedor
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

La mentalidad es tal vez el mayor determinante para el éxito en casi todo lo que hacemos. En otras palabras, los patrones de pensamiento que habitualmente adoptas gobiernan casi todos los resultados que obtienes.

Las diferentes circunstancias y situaciones requieren diversas mentalidades, algo que cualquiera buscando dejar un empleo remunerado y empezar por su cuenta debe saber. Desafortunadamente no todos los que podrían ser emprendedores entienden los cambios dramáticos de mentalidad que se requieren, sin ellos, el éxito de su negocio es improbable.

Así que ¿cómo puedes pensar diferente como empleado una vez que alcanzas el éxito?

1. Eres responsable de todas las decisiones, buenas y malas. Los emprendedores tienen una oportunidad increíble para crear algo de la nada de una manera que no es posible trabajando para alguien más. Esto significa tomar decisiones importantes sobre lo que se debe hacer, cuándo y cómo. 

No puedes esperar a que las cosas pasen o que alguien te diga lo que debes hacer, debes hacer que pasen. Los emprendedores exitosos también entienden que las oportunidades pueden durar poco así que deben desarrollar un sentido de urgencia que los ayude a alcanzar sus metas.

2. Debes conservar las visiones a largo y corto plazo simultáneamente. Si trabajas para los otros, eres responsable de asegurarte de que lo que necesita hacerse ahora se haga. Como emprendedor, tienes que proyectar tu mente hacia el futuro, pensar en las potenciales caídas y oportunidades que yacen a la vuelta de la esquina y tomar decisiones basadas en la incertidumbre. Esto requiere que estés consciente de que lo que hagas o no hagas hoy tendrá un impacto en tu negocio por tres meses, o hasta dentro de cinco años.

3. Sentirte incómodo es tu nueva zona de confort. Como empleado, estás acostumbrado a pensar “dentro de la caja” en lugar de fuera de ella. Como emprendedor no hay ninguna caja. Tú ves lo que otros no, pruebas nuevas ideas, mides el territorio nuevo, tomas riesgos. Esto requiere coraje, una piel gruesa y la habilidad para seguir a pesar del rechazo o escepticismo.

4. Aprender es un viaje continuo. Como empleado, tienes una descripción laboral que requiere una serie de habilidades. Ser un emprendedor envuelve aprender nuevas habilidades, a menos que tengas los fondos para que te ayuden en lo que no eres bueno o lo que no sepas hacer. Eso puede ser aprender a hacer una hoja de cálculo, obtener inversionistas, promocionar tus ideas, crear el pitch perfecto o usar tecnología no familiar. Lo que se necesite hacer tiene que hacerse, no hay lugar para las excusas.

5. Los números no mienten. En donde los números importan es suficiente para que la mayoría de los empleados sepan lo que entra y lo que sale. Como emprendedor debes aprender a querer a los números rápido, ya que tus ingresos son lo que te mantendrán fuera o dentro de tu negocio. Ultimadamente son tus ventas, costos, ganancias y pérdidas las que te darán noches sin dormir o una estilo de vida envidiable. Sin la guía de los números, tu negocio estará continuamente dirigido hacia el abismo.

6. Ama tu negocio, pero sé objetivo. Como empleado puedes hacer algo que no te gusta por dinero. Como emprendedor, necesitas amar tu negocio debido al esfuerzo y a las largas horas requeridas. No debes caer en la trampa de pensar y actuar como un empleado en tu propia empresa, trabajando en lugar de estar involucrado en el trabajo.

7. Disfruta romper las reglas. Como empleado, romper las reglas puede significar que te despidan. Los emprendedores por otro lado no están interesados en el estatus quo, siempre buscan maneras de hacer las cosas diferentes. Eso significa adquirir una perspectiva global, siempre viendo al horizonte o a la dirección donde está la siguiente gran cosa.

8. El tiempo no es lineal. Como empleado tienes que trabajar en base a un horario. Como emprendedor no tienes que estar atado a un escritorio y computadora a todas horas, siempre estarás pensando en tu negocio, qué estás haciendo bien y qué podrías hacer mejor. No habrá tregua, lo vivirás y respirarás.

9. Comienza ahora. Mucha gente subestima el tiempo que toma hacer una transición para el emprendedor, así que es sensible comenzar a cambiar tu mentalidad mientras tienes trabajo, tal vez hasta al mismo tiempo que labores. Esto te podrá dar una oportunidad de desarrollar habilidades y tener experiencia mientras disfrutas la seguridad de un salario, algo que en algún punto necesitarás si quieres hacer crecer tu negocio.

¿Empleado o emprendedor? ¿Es tiempo de cambiar? La elección es tuya.