Consultoría

5 excusas que debes evitar

Cada junta y proyecto es una oportunidad para demostrar confianza y resultados. No seas esa persona que pone pretextos para todo.
5 excusas que debes evitar
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Hay gente con resultados y hay gente con excusas.

A veces las excusas son válidas. Algunas son creativas y entretienen a la persona con la que te disculpas. A tus clientes, líderes y compañeros no les importa tu currículum o en dónde estudiaste tanto como tus acciones, palabras y pensamientos, en ese orden. Las excusas pueden dañar tu marca si las usas muy seguido.

Un pretexto le dice a la gente cuáles son nuestras prioridades. Aquí hay cinco excusas que la gente a tú alrededor está cansada de escuchar:

1. No recibí tu mensaje. Puedes llamar, mandar un mensaje o un email. El tener tantas formas de comunicación significa que nuestras vidas son más fáciles, no más confusas. Pasa 10 minutos al final de cada día revisando todos tus mensajes de texto, de voz y emails. Si de verdad no recibiste el mensaje deja que el emisor sepa las mejores maneras y momentos para contactarte en un futuro.

2. No había suficiente tiempo. Esto se traduce a “había prioridades más importantes que esta”. Si esas prioridades son válidas, prepárate para compartirlas. Si no lo son, asegúrate de explicar dónde estabas y cómo puedes ser más eficiente en el futuro.

3. No había internet. Esta excusa estará extinta en 10 años, cuando todos tengan un smartphone y cada cafetería, gasolinería y carretera tenga wi-fi. Por mucho que confiemos en esta tecnología que ha cambiado el mundo, no podemos culparla por no hacer las cosas.

4. El tráfico estaba horrible. Esta no es una excusa valida a menos que tu carro causara un accidente. Sal antes. Hazlo un hábito el estar 10 minutos antes en cada junta. Si tienes una reputación de llegar antes, la excusa rara del tráfico es creíble.

5. Tuve una noche “pesada”. Puedes hacer lo que quieras la noche antes de la junta, mientras que estés listo y despierto por la mañana. Si el que llegues tarde o te duela la cabeza no es una señal, tal vez el tomar mucho café y aspirinas lo sea. No mucha gente te dirá esta excusa, pero es muy evidente cuando no logras enfocar nada.

Cuando los resultados no están ahí hazte responsable de tus acciones, lo que tuvo prioridad y lo que vas a hacer en el futuro para garantizar el éxito. Si estas gestionando a alguien que te da más historias que Walt Disney entonces confróntalos con hechos específicos y haz que te den una respuesta sobre lo que harán en un futuro para cambiar el comportamiento.