Marketing

4 lecciones para ganar con el humor

Un mensaje divertido puede sorprender y lograr que la gente hable de tu marca. Aquí te decimos cómo reír (y hacer reír) en el camino hacia tu meta.
4 lecciones para ganar con el humor
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

En otoño pasado, Carl Sciortino, candidato al Congreso de Estados Unidos por el estado de Massachusetts, subió en YouTube un video franco y gracioso titulado Father’s Son (Hijo de su padre).

Difuminando la línea divisoria entre la publicidad política tradicional y la mercadotecnia con contenido, cuenta una historia tierna y divertida en poco más de un minuto. El articulista Aaron Blake comentó en el diario The Washington Post que se trata de uno de los anuncios proselitistas más interesantes que ha visto en mucho tiempo. Por su parte, el analista Chris Hayes, de MSNBC, tuiteó a sus más de 250,000 seguidores: “este anuncio es básicamente una obra maestra”.

¿Por qué todo este revuelo? Sciortino es abiertamente homosexual, y su anuncio juega con la idea de “salir del clóset” ante papá. Aunque en este caso, él sale no como homosexual, sino como “liberal de Massachusetts” ante su reaccionario progenitor perteneciente al Partido Conservador. ¿Gay? No hay problema, pero ¿liberal? Uh-oh. “Lleva 35 años así”, se queja el padre en un tono que suena a “los niños dicen las cosas más disparatadas”.

Desde el punto de vista del marketing, el videoclip trasciende el ámbito político utilizando el humor para llamar la atención y conectarse con los espectadores de todas las filiaciones políticas, de la misma manera en que todos los anuncios son un intento de llegar a la gente, ya sean votantes o clientes.

El humor resulta efectivo en la mercadotecnia porque humaniza y sorprende. De hecho, puede ayudarle a las marcas pequeñas y con poco presupuesto a destacar en un mundo abarrotado de anuncios y mensajes. Ahora bien, ¿cómo puedes incorporar el humor a tu estrategia de marketing? A continuación, toma nota de estas cuatro recomendaciones altamente efectivas.

1. Suma gente creativa. Todos los contenidos geniales parten de un buen guión (y esto es así tanto si tu contenido es humorístico como si no). Tú podrías ser gracioso y creativo, aunque también podrías estar demasiado cerca de la situación.

Hay ventajas en obtener la perspectiva de alguien ajeno, capaz de ver humor en un escenario que en cambio tú podrías pasar por alto. Es probable que en tu ciudad haya un centro o escuela de comedia de improvisación; acude ahí a ver si encuentras un actor o un guionista que pueda concebir un video divertido a cambio de un pago modesto.

2. Quítate de en medio. Nada mata el humor más rápido que un comité.

3. Piensa en tu historia (y agrega un poco de dolor). Considera que buena parte de lo que resulta gracioso emana del dolor. Si lo piensas, probablemente ello también se aplica a tu negocio: comenzaste realizando un producto o lanzando un servicio porque percibiste una falta o una frustración en el mercado.

El humor te permite explorar ese dolor y aprovecharlo, al utilizar la hipérbola para amplificar la frustración hasta un nivel absurdo. La mayor parte de la mercadotecnia se concentra en el producto o servicio que se está vendiendo, pero los consumidores están más interesados en cómo puede ayudarles eso que vendes. ¿Cómo les aligera la carga o alivia el dolor?

En MarketingProfs creamos “el primer infomercial de diapositivas del mundo” para lanzar el registro a nuestro evento anual de mercadotecnia B2B, y lo subimos a SlideShare, Facebook, Pinterest y otros sitios de la red. Las diapositivas le hacían un guiño a los infomerciales y al “dolor” de asistir a conferencias en las cuales los oradores son aburridos, inaccesibles o, peor aún, pagaron por tener un lugar en el podio.

Otra opción era escribir entrada de blog tras entrada de blog acerca de nuestro programa, la atención al detalle y bla bla bla… Sin embargo, ello no habría generado, ni de cerca, tanta atención como nuestro extraño informercialito con diapositivas.

4. Destina más cerebro que presupuesto. Si bien los pequeños negocios podrían verse en apuros por disponer de presupuestos y recursos limitados, poseen una ventaja en lo que se refiere a la creación de mercadotecnia humorística. Las compañías grandes por lo general tienen más burocracia y procesos de aprobación más largos, lo cual dificulta que su marketing sea ágil o provocador.

Un ejemplo es The Camp Gyno (El campamento gineco[lógico]), un divertido video de dos minutos creado por Hello Flo, un servicio por suscripción que envía tampones por correo. El videoclip, un éxito viral que ya suma más de 6.2 millones de vistas (y sigue ganando clics), cuenta la historia de una niña nada popular que se vuelve insoportable. Esto ocurre cuando tiene la suerte de ser la primera del campamento a la que le llega su periodo.

Al final, no obstante, la dictadorzuela preadolescente pierde su poder gracias a Hello Flo: “el campamento entero comenzó a recibir esos malditos paquetes por correo, con tampones, pantiprotectores ¡y dulces! ¡Todo perfectamente sincronizado con su ciclo”. El video le brindó una tremenda visibilidad a esta startup.

La pregunta es: ¿una gran corporación habría hecho un video provocador como el de Hello Flo? Quizá la respuesta es no. Pero las empresas que recién inician necesitan correr riesgos, y ahí es donde la comedia entra en acción.