Consultoría

6 hábitos de improvisación de Hollywood

Para tener una lluvia de ideas exitosa con tus empleados, toma en cuenta lo que los mejores actores hacen para improvisar con éxito.
6 hábitos de improvisación de Hollywood
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

¿Has visto alguna vez a los actores improvisar en el escenario? Sin la ayuda de un guion, interactúan el uno con el otro para crear una escena interesante frente a tus ojos.

Las mismas técnicas que estos actores usan pueden ayudarte a ti y a tus empleados a trabajar juntos para crear ideas poderosas para tus metas de negocio, misión o proyecto.

Exploremos estos seis hábitos que te auxiliarán a improvisar con éxito en tu siguiente sesión de lluvia de ideas:

1. Piensa en lo que entra antes de los resultados. El secreto para improvisar es poner atención a lo que está pasando. Escucha primero y ábrete a nuevas ideas. Deja que todo lo que digas esté respaldado por lo que escuches y observes. Si todos hacemos esto, cada idea tendrá la oportunidad de entrar a la conversación.

2. Mide la escena. Los actores que improvisan están constantemente interpretando lo que los otros actores dicen o hacen. Mientras suceda la lluvia de ideas, busca constantemente entender lo que tus compañeros están realmente diciendo y la razón por la que lo dicen. Sé curioso y busca entender el contexto.

3. Crea una serie de “sí”. Una clave para el concepto de la improvisación es llamada “Sí, y…” Cuando un actor dice algo, los otros lo aceptan y se basan en él. La lluvia de ideas productiva requiere una afirmación constante. Encuentra formas de afirmar y basarte en lo que tu equipo diga.

4. Explora y aumenta. Ábrete a nuevas ideas. Las mejores no siempre revelan su brillantez hasta que son exploradas. Ten la paciencia de resaltar las nuevas ideas al discutirlas, saca sus significados e implicaciones más profundos.

5. Enfoca la conversación en las ideas de tus colegas. La lluvia de ideas no funciona si la gente se enfoca en sus propias ideas, más bien discute otras. Introduce las tuyas al conectarlas con los comentarios de las otras personas en la conversación. Si todos en tu grupo lo hacen, las mejores ideas brillarán.

6. No apresures la historia. La lluvia de ideas es un proceso que toma tiempo y si lo apresuras no obtendrás las mejores. A veces necesitas pausar y reflexionar. Tal vez necesitas tomar un “break” y regresar más fresco. Ocasionalmente justo cuando piensas que terminaste, debes regresar y probar una nueva idea.

Así como necesitas emplear paciencia para resaltar las opiniones individuales que surjan en la lluvia de ideas, ten paciencia mientras llegas a la última meta. El objetivo principal para la lluvia de ideas no es terminar rápido sino bien.