Consultoría

3 tips para sobresalir en lo que no eres bueno

Aprende a reconocer tus fortalezas y debilidades y trabaja con un equipo que te complemente para tener un negocio más productivo y exitoso.
3 tips para sobresalir en lo que no eres bueno
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Todos tenemos lo que yo llamo un punto fuerte, aquellas áreas en las que destacamos en un negocio. Cuando somos naturalmente buenos en ciertas cosas, gravitamos hacia ese lado. El nivel de calidad de nuestro trabajo tiende a ser más alto y acabamos nuestras tareas más rápido. Conocer tus fortalezas es clave para alcanzar la cima.

Aun así, trabajar sólo en una de tus fortalezas o fallar al reconocer tus debilidades, puede estancarte a ti a la organización entera. Aquí hay tres estrategias para hacer más cosas fuera de tu zona de confort.

1. Aprovecha las diferentes fortalezas en tu equipo. Cuando carecemos de ciertos puntos fuertes, no sólo evitamos esas actividades, sino que nos sentimos mal sobre darle ese trabajo a alguien más. Las buenas noticias son que los individuos dentro de la organización que tienen diversas fortalezas, le darán la bienvenida a la oportunidad de usar sus talentos. La gente disfruta ser valorada por eso, así que no dudes en llamar a tu equipo para sacarles provecho.

Si estás en la posición adecuada para ayudar a las personas a identificar sus fortalezas, ve si su trabajo actual les saca el mayor provecho. Esto también te dará la oportunidad de reestructurar los roles o crear proyectos que permitan a la gente maximizar sus habilidades.

2. Admite recursos de fuera cuando no haya suficientes fortalezas. Si tú o tu organización carece de algún punto fuerte, considera contratar a un consultor o un recurso temporal para llenar el espacio. Con una startup tal vez requieras de recursos adicionales para reforzar la experiencia en tu equipo. Tal vez estés bien en las ventas pero te falte algo en cuanto a los recursos en marketing, contabilidad u operaciones.

Emplea el outsourcing o a un profesional que pueda aportar la habilidad necesaria o faltante a la mesa. Considera formar una junta con los ejecutivos con experiencia y talentos para que sean mentores en diversas áreas.

3. Planéalo en tu día. A veces tenemos un trabajo que no es nuestra fortaleza. Escoge el momento del día donde hagas mejor las cosas fuera de tu punto fuerte. Si eres una persona mañanera, encuentra una hora antes de empezar tus otras actividades para enfocarte en tareas que estés evitando.

Ya sea papeleo, cuentas o llamadas de ventas de las que te alejas, enfócate en ello antes de que estés más presionado. Crear un horario estructurado te permitirá lograr tus metas, incluyendo tareas retadoras, mientras te conviertes en una persona experta en los espacios vacíos.

Entender la mezcla de talento entre los individuos y el equipo es vital para cualquier organización. Todos tenemos fortalezas y debilidades. Conocer las tuyas y encontrar maneras de aprovechar tus talentos y las fortalezas de los otros te dará una mayor realización personal, productividad y éxito.