Emprendedores

Gentera: Dinero al alcance

La mayor microfinanciera de Latinoamérica crecerá con nuevas líneas de negocios y ampliará el acceso a servicios bancarios.
  • ---Shares

Para describir algo de tamaño pequeño, se recurre al prefijo “micro”, de los antiguos griegos. En el caso de Gentera –nombre que asumió Grupo Compartamos en 2013–, la preposición debe de usarse con cuidado. El prefijo, que ayuda a localizar el nicho donde la compañía compite –las microfinanzas–, no es adecuado para retratar el crecimiento de la microfinanciera más “macro” de Latinoamérica, especialmente el de los tres últimos años, ya que el recorrido empresarial de Gentera abarca más de dos décadas de éxitos que colocaron a sus marcas en la escena internacional.

Concebida como una Organización No Gubernamental (ONG) sin fines de lucro en 1990, la compañía hoy está conformada por cinco unidades de negocios y una fundación. En esta ruta, el período 2011 a 2013 ocupa un lugar especial: la empresa incursionó en nuevos mercados, desarrolló nuevas líneas de negocio (seguros, red de comisionistas) e incrementó el número de clientes. Todo ello, según información de Gentera, sin lastimar los resultados de la organización.

Para lograr un crecimiento consistente e indoloro, el factor clave, dice Carlos Labarthe, director general de Gentera, ha sido “mantener el foco en nuestra misión, en nuestra pasión: erradicar la exclusión financiera”.

Esto implica que cualquier iniciativa de la compañía –consolidar un producto existente o lanzar uno nuevo– debe alinearse a principios esenciales: atender a personas y grupos que están excluidos de los servicios financieros tradicionales (las clases populares de bajos e impredecibles flujos de ingresos), entender profundamente el contexto económico donde se desenvuelven estos consumidores, y mantener un contacto cercano y permanente con ellos.

Expertos en soluciones a escala

Gracias a su foco en el mercado objetivo, la estrategia de desarrollo de Gentera ha obtenido una ventaja competitiva. En una industria financiera que se muestra más interesada por los consumidores de bajos ingresos (entre 2000 y 2012, según datos de OCDE y Cepal, los microcréditos en Latinoamérica registraron una tasa de crecimiento anual de 45%), la empresa destaca la especialización de su portafolio de productos.

“No ofrecemos soluciones financieras que fueron creadas para otros segmentos y que simplemente se adaptan para el mercado popular. La oferta de Gentera nace y vive para satisfacer a su nicho”, asegura Carlos Danel, presidente del Consejo de Administración de la firma.

Por eso, los emprendedores estiman que la llegada de nuevos competidores (banca comercial y organizaciones de otros sectores autorizadas para operar como corresponsales bancarios) no debería amenazar el desarrollo de la empresa. “La banca tradicional, por ejemplo, es una opción adecuada para personas con ingresos fijos, como los empleados; Gentera tiene otra vocación: individuos de ingresos impredecibles, como los emprendedores autoempleados”, apunta Danel.

Pilar educativo

En el crecimiento de la compañía, enriquecer el portafolio de productos con un importante componente de educación financiera –a decir de los entrevistados– ha sido otra acción fundamental. Gracias a esta iniciativa, el cliente de Gentera, además de entender el funcionamiento de un servicio, está consciente del beneficio y el compromiso que conlleva. Y en la industria del crédito, de cualquier escala, un consumidor informado tiene menor riesgo de caer en sobreendeudamiento o morosidad, situaciones que afectan por igual a personas e instituciones financieras.

La educación financiera, igualmente, descansa en una política operativa que vigila todo el proceso del crédito (una sola instancia coloca, monitorea y cobra el producto) y que brinda aliento específico (la opción de recibir apoyo adicional, si se mantiene un buen historial crediticio). “Esto nos ha permitido crecer en forma integral: con valor económico para la empresa y cumpliendo con nuestra misión de crear valor social”, señala Labarthe.

Espacio para crecer

En México, según el Reporte de Inclusión Financiera 5-2013 (de la Comisión Bancaria y de Valores), 48% de la población adulta está excluida del crédito formal. Asimismo, de acuerdo con un estudio de OCDE y Cepal, del crédito total que se distribuye en Latinoamérica, sólo 12% se destina a emprendedores y MiPymes.

Ambos indicadores sugieren un futuro halagador para Gentera. La compañía aprovechará la oportunidad reforzando su foco estratégico, diversificando su portafolio de productos (nuevas modalidades en crédito, seguros, ahorro, pagos) y, sobre todo, apostando por la innovación.

“Uno de nuestros retos es evolucionar a las microfinanzas 2.0; es decir, las que usan innovaciones tecnológicas –como smartphones– para originar créditos, mantener contacto con el cliente, habilitar pagos, realizar transacciones (de bajo costo y no intensivas en mano de obra), entre otros servicios de vanguardia”, dice Danel. En el corto plazo, la expansión territorial no es una prioridad: se mantienen mejorándose en lo que ya dominan y crecerán hacia otras plataformas en lugar de más países.

Fieles a sus pilares corporativos, Gentera podría cerrar 2014 –según los entrevistados– con un crecimiento en cartera de entre 15 y 20%. Cualquiera que sea el resultado definitivo, Labarthe y Danel estarán impulsados por las actitudes que recomiendan a todo emprendedor: perseverancia, congruencia –apegarse a lo que eres como empresa– y capacidad para reconocer los errores.