Plan de Negocios

Jumbo: Reinventarse, no morir

Ni un incendio fue suficiente para destruir a Jumbo. Hoy, la empresa de mobiliario urbano y recreativo es líder en su ramo y exporta a cinco países.
Jumbo: Reinventarse, no morir
Crédito: Depositphotos.com

Levantar un negocio desde cero tiene su mérito. Pero hacerlo renacer de las cenizas y llevarlo más lejos es un logro que pocos consiguen. Luis Gerardo Inman es una de esas personas. En 2009, luego de comprobar que la fábrica donde se levantaba su empresa Jumbo –fabricante de mobiliario urbano y recreativo– había desaparecido tras un incendio, el empresario y su hermano Santiago decidieron que más que el final, éste significaría un nuevo inicio.

Con poco tiempo para lamentarse, Luis Gerardo rentó un espacio para montar nuevamente la fábrica y sacar los pedidos. También firmó alianzas estratégicas con empresas en Canadá, Estados Unidos y España para comercializar sus marcas en el país.

Al estilo del ave fénix

Hoy, Jumbo es mucho más fuerte. Gracias a las alianzas, su catálogo ahora incluye juegos modulares infantiles, equipamiento urbano, pistas de skate, aparatos de ejercicio, pisos y recubrimientos.

Su cartera de clientes también aumentó para atender a constructoras y gobierno, al cual ofrece soluciones para espacios públicos. Sus productos se ubican en unidades habitacionales, hospitales, escuelas y clubes de todo del país y en Guatemala, El Salvador, Costa Rica, Nicaragua y Chile.

Luis Gerardo quiere aumentar en un 20% sus exportaciones a Latinoamérica este año, sobre todo a Perú, Colombia y Argentina. Para ello, perfeccionará sus procesos para alcanzar estándares de calidad internacionales. Su as bajo la manga: una nueva fábrica (propia), ubicada en la zona industrial de Puebla, Pue.

La maquinaria nueva aumenta la duración y calidad de sus productos; las manos de 180 empleados, incluidos adultos mayores y personas con capacidades diferentes; la sustitución de las importaciones chinas por la fabricación mexicana en un 90%, que se traduce en menores costos; y una preparación para la sucesión exitosa, son los elementos que el empresario confía lo llevarán a un resultado: aumento en su producción.

Esto garantizará la demanda en los años por venir. “Nos creíamos fuertes pero nos medíamos con los chicos. Hoy, podemos decir que somos una de las cinco empresas líderes a nivel nacional”, asegura Luis Gerardo, quien es Emprendedor Endeavor desde 2011.