Marketing

5 cosas que no debes decir a tus clientes

Cuida la relación con tu comprador evitando estas frases para llegar a una negociación en donde ambas partes ganen algo.
5 cosas que no debes decir a tus clientes
Crédito: Depositphotos.com

El mundo empresarial puede ser muy difícil de navegar. Aunque tengas un gran producto, debes procurar y retener a tus clientes. Cada consumidor tiene una personalidad diferente y expectativas para la gestión.

Muchas empresas están compitiendo para negociar y un paso en falso puede hundir la empresa. Aquí hay algunas cosas básicas que debes tener en mente, incluyendo lo que no debes decir a los clientes sin importar qué tan bien piensas que los conoces.

1. ¿Puedo llevarte en mi nuevo Bentley? Seguramente con un comentario así esperas que tus clientes piensen que eres el mejor en lo que haces. Sin embargo, este tipo de comentarios "presumidos" sólo hará que crean que eres arrogante, caro y que ellos deben pagar tus extravagancias.

Además, que presumas tus posesiones puede generar celos. Si el cliente no conduce un auto lujoso, él o ella no quiere saber si tú lo haces. El cliente tal vez imagine que la razón por la que tienes un auto así es porque cobras en exceso por tus servicios.

2. Tu actual proveedor o vendedor es terrible. Nunca hables mal de competencia sin importar lo que sabes o pienses de ellos. Nunca saldrás bien parado.

3. No quieres eso. Quieres esto mejor. Siempre dales a tus clientes lo que desean. Sin importar lo que digan, la gente generalmente piensa que lo que quiere está bien.

Decir que están equivocados los puede ofender y hacer que prefieran a la competencia. Siempre puedes proponer una opción adicional para considerar, pero hazlo con sutileza. Al final es la elección del cliente y podrás vivir con las consecuencias si ellos pueden.

4. ¿Alguna vez te conté sobre mi loco fin de semana en Las Vegas? Hay una diferencia entre socializar y compartir demasiada información. A tu cliente seguramente le dará risa tu historia, pero también cuestionará tu discreción y profesionalismo. Aunque tengas una relación de amistad con el consumidor, no hagas que la conversación se vuelva tan personal tan pronto. Está bien preguntarle sobre su familia o sus vacaciones, pero no te involucres tanto.

5. Escuché que tu compañero de trabajo se está divorciando. No chismees. Esto muestra una falta de discreción y si hablas así frente a otra persona, un cliente puede asumir que también hablas así de él o ella. Si quieres discutir de gente que ambos conocen, encuentra algo positivo que decir. Te encontrarás con un consumidor alegre, amigable y profesional que quiere estar cerca.