Emprendedores

El emprendedor que vio el futuro de la música

Para "el padre del MP3", Nathan Schulhof, su visión lo ayudó a imaginar algo que los demás creían imposible.
El emprendedor que vio el futuro de la música
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Nathan Schulhof se describe a sí mismo como un visionario. Para él, el emprendedurismo es como saltar de un precipicio y construir un avión mientras vas cayendo. Muchas personas tienen miedo de saltar, pero si se atreven, la caída es lo más emocionante.

“He sido un emprendedor desde que tenía 25 años y creo que si lo puedes ver, puede suceder, no importa lo que sea”. Está convencido que de que la ejecución lo es todo, debido a que aunque siempre haya obstáculos, éstos son los que nos motivan para buscar que nuestra idea funcione.

Inicios en la tecnología

A Schulhof siempre le apasionó la tecnología. En 1980 fue el responsable de desarrollar “Word Handler”, el primer procesador de textos gráficos de alta resolución para la computadora Apple II.

Después de trabajar en eso, en 1993 quería encontrar una forma para que la gente no tuviera que cargar miles de discos compactos para escuchar su canción preferida, sino que pudieran hacerlo digitalmente descargando las canciones. Fue entonces cuando la idea de un dispositivo capaz de reproducir música vino a su mente.  

“Éramos seis personas en mi casa con una visión, sabíamos que estábamos en el camino correcto para cambiar el mundo de la música”. El problema con esta idea era que nadie más creía que fueran capaces de crear algo así y por lo tanto no los apoyaban.

Le tomó ocho años y muchos millones de dólares lograr su meta, pero para conseguirla tuvieron que enfrentarse a una serie de problemas que son comunes para cualquier emprendedor. “A pesar de las dificultades nunca olvides que hay una solución para todo. Lo único que nos puede detener es el tiempo, pero siempre habrá una solución”.

Cuando les llegó la oportunidad de darse a conocer, juntaron más de 90 millones de dólares, con lo cual pudieron pagarle a las personas y motivarlas para que siguieran apostando por esa idea. Ya no tenían la necesidad de seguir apagando pequeños incendios y las puertas a nuevas oportunidades se abrieron mucho más rápido.

Después del MP3

Schulhof tiene claro que si hace 10 años le hubiera dicho a la gente que sería posible tener un celular con toda la información del mundo disponible en sus manos, nadie le hubiera creído. “Eso fue para mí la creación de MP3, era una pelea desde el principio”

Antes de alcanzar el éxito, Schulhof solía trabajar entre 80 y 90 horas a la semana, por lo que no podía ver a su familia con tanta frecuencia. Debido al exceso de trabajo, nunca le dio importancia a revisarse una muela que le dolía creyendo que con analgésicos podía solucionar el problema.

“El 16 de enero de 2004 estaba a punto de dar un discurso y tuve un dolor de muelas tan fuerte que tuve que irme al médico; ese problema me llevó a estar en coma durante algunas semanas.” Con un 50 por ciento de probabilidades para sobrevivir, logró salir del coma pero no reconocía lo que lo rodeaba. “Perdí completamente la memoria, no sabía ni quién era el presidente”. Le tomó ocho años recuperarse por completo después de aprender y recordar todo nuevamente.

Durante esos años, aunque no pudo estar presente, fundó tres empresas dándoles consultoría. “Aprendí que la riqueza económica no era la más importante, sino que hay otros tipos de riquezas como la familia, amigos y los buenos compañeros de trabajo”. 

Sigue tu pasión

Es increíble la cantidad de personas que, a pesar de ser infelices en su trabajo, siguen sin buscar su verdadera pasión. Para Schulhof los emprendedores nacen, no se hacen. “Sin importar cuál sea su pasión en la vida, deben tomar riesgos y apostar por ella.”

De acuerdo con Schulhof, el verdadero secreto es no dejarse vencer por lo problemas. Mucha gente tiene miedo a fracasar pero lo que no entienden es que si no va a funcionar de una manera deben buscar otra solución que sí encaje. Para él, el fracaso no es una opción; si fuera tan fácil todos lo estarían haciendo.