Emprendedores

9 lecciones del equipo de niños triquis

El equipo de basquetbol que sorprendió hace un año con su triunfo “descalzo” es un ejemplo e inspiración para emprendedores.
9 lecciones del equipo de niños triquis
Crédito: Depositphotos.com

Hace un año, un equipo de jóvenes basquetbolistas oriundos de Oaxaca conquistó el corazón de los mexicanos. Con los pies descalzos y la mente puesta en la meta, los niños dirigidos por Sergio Zúñiga triunfaron en las duelas del Festival Mundial de Minibaloncesto de Argentina.

A cuatro años de iniciar la Academia de Basquetbol Indígena (ABIM), este proyecto se ha convertido en un referente a nivel nacional y ha recibido numerosos reconocimientos de distintas partes del mundo; de hecho, algunos de sus integrantes podrían ser becados en Estados Unidos y España para continuar su carrera en el basquetbol.

¿Pero qué puede aprender un emprendedor de estos jóvenes soñadores? Aquí sus mejores lecciones:

1. Crea y vive una misión. El entrenador auxiliar, Guillermo Merino, explicó que el proyecto va mucho más allá de un equipo de baloncesto: es una academia que forma a personas íntegras en el ámbito educativo y social. De la misma manera, cuando tú y tu equipo tienen una misión y trabajan en función de ella, es más fácil que todos los miembros estén en la misma página y se cumplan tus objetivos.

Para definir tu misión procura que sea algo realizable pero ambicioso; que tome en cuenta tus valores, tu cultura empresarial y los intereses de tu equipo.

2. Fomenta la auto-disciplina. Como en cualquier escuela, los integrantes de la ABIM deben estudiar y leer un libro a la semana, del que tienen que entregar un reporte.

Si bien para la mayoría de los niños ésta es la parte “aburrida”, todos saben que es necesario para tener una profesión, así como para poder jugar.

Para los emprendedores, la auto-disciplina es parte del éxito. Aprende a crear hábitos que impulsen tu desarrollo y te ayuden a ser mejor líder. Recuerda que el ser constante y disciplinado te permitirá cumplir con tus metas y a equilibrar de mejor manera tu vida personal y profesional.

3. No existen los imposibles. Con los pies descalzos y el deseo de ganar, los niños triquis conquistaron las duelas. Quizás su experiencia sea una de las más inspiradoras para cualquiera. Y es que como diría Walt Disney “si puedes soñarlo, puedes lograrlo”. No importa que no cuentes con las mejores herramientas o te falten recursos, lo importante es el esfuerzo que pones en hacer realidad tus sueños.

4. Ten un objetivo social. Los mejores proyectos emprendedores son aquellos que tienen como una de sus misiones hacer de éste un mundo mejor. En el caso de la ABIM, se busca que los niños de las comunidades más pobres de México completen su educación, teniendo al deporte como uno de sus principales medios y motivadores.

Antes de iniciar un negocio reflexiona, ¿qué beneficios dará tu empresa a tu sociedad? ¿Cómo contribuirá a crear un mejor país y qué impacto tendrá en la comunidad?

5. Piensa en grande. Si bien este proyecto nació en las montañas de Oaxaca, de acuerdo con sus directivos aún tiene mucho más por cosechar tanto dentro del estado como en el resto del país, generando una verdadera diferencia en la educación. Cuando realices tu modelo de negocio piensa en que éste pueda ser replicable y expandirse más allá de tus fronteras.

6. Sé un líder. Todo proyecto y negocio necesita de un líder que sepa motivar y unir los esfuerzos de los miembros. Aunque los equipos de basquetbol de la ABIM cuentan con varios entrenadores que conocen las fortalezas y debilidades de sus jugadores, el papel de Zúñiga ha sido clave no sólo dentro de las canchas, sino también para organizar clases, partidos e invitaciones. Y tú, al igual que el coach de un equipo de basquetbol, aprende a motivar, crear estrategias y sacar el máximo potencial de tus trabajadores.

7. Rompe esquemas. Además de cambiar el modelo educativo de los jóvenes triquis, la ABIM también ha marcado una diferencia para las niñas de esta población. Pese a que la academia inició únicamente con varones, recientemente empezó a recibir a mujeres. La escuela, que tiene más de dos mil integrantes, ya cuenta con 50 niñas, lo que significa un importante cambio para las tradiciones de esta comunidad.

La única manera de sobresalir y de convertirse en una empresa exitosa con el tiempo es cambiando el estatus quo. No dejes que los convencionalismos y la historia te dominen; ¿quién mejor que los emprendedores para transformar el mundo?

8. Inspira. Cuando muchos de nosotros vimos el video de los niños descalzos, sentimos gran admiración por los jugadores y sus entrenadores. Pero más allá de convertirse en un ejemplo para cualquier persona, ahora son una verdadera inspiración para los jóvenes pobres de estas comunidades que en la mayoría de los casos no culmina sus estudios. A partir de su ingreso en la ABIM, la vida de estos oaxaqueños ha cambiado radicalmente.

9. No siempre se gana, pero es importante saber perder. Recientemente se disputó la final de la Copa Barcelona, donde el equipo de los trequis cayó ante la selección de París, rompiendo con su racha invicta a lo largo de la contienda.

Al término del partido, el entrenador Zúñiga aceptó perder ante un gran equipo afirmando que: “que fue mejor que nosotros, por lo que nos vamos contentos”. Además de aceptar la derrota, la selección indígena recibió el trofeo Fair Play por su comportamiento en la Copa.