Noticias

Slim insiste en semanas laborales de tres días

En una conferencia en Paraguay, el empresario afirmó que este cambio mejoraría la productividad y calidad de vida de los trabajadores.
Slim insiste en semanas laborales de tres días
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Carlos Slim, uno de los hombres más ricos del mundo, probablemente no hizo su fortuna en el imperio de las telecomunicaciones trabajando tres días a la semana, pero ese es precisamente el tipo de “reforma radical” que afirma necesita nuestro paradigma de semana laboral.

Hablando en una conferencia de negocios en Paraguay, el empresario de 74 años también abogó por días más largos y fechas más lejanas de jubilación. “La gente va a tener que trabajar por más años, hasta que cumpla 70 ó 75 y laborar tres veces a la semana, tal vez 11 horas al día”, sostuvo de acuerdo con The Financial Times.

Esa redistribución de horas no sólo mejorará la productividad, sino que proveerá estabilidad financiera a personas mayores. Es un argumento que se ha hecho antes. ¿La razón? Aunque las personas entre sus 20, 30 y 40 años están muy ocupadas y se pierden de momentos con sus amigos y familia, generalmente tienen más tiempo libre cuando envejecen.

“Con días laborales de tres días podríamos tener más tiempo para relajarnos y aumentar nuestra calidad de vida” dijo. “Tener cuatro días libres sería muy importante al generar nuevas actividades de entretenimiento”.

Slim no está meramente especulando. En una de sus empresas de telecomunicaciones, Telmex, permitirá que ciertos trabajadores que son elegibles para retirarse antes de los 50, puedan continuar trabajando cuatro días a la semana pagándoles el sueldo completo.

Aunque reducir la semana suene tentador, otros argumentan que los emprendedores y ejecutivos realmente sean exitosos, necesitan involucrarse lo más posible y eso significa trabajar cinco días a la semana.

Es una pregunta debatida en estos momentos alrededor del mundo. Suecia recientemente hizo un experimento para disminuir su semana laboral a 30 horas, mientras que Francia tiene un acuerdo laboral que dice que los empleados no pueden enviar correos electrónicos pasadas las seis de la tarde.

Nadie puede discutir que estas iniciativas crearán un buen balance entre trabajo y vida personal, pero por el otro lado, ¿lograrán que aumente la innovación?