Emprendedores

La transformación de una industria

Después de 50 años de fabricar ropa, una Pyme cambió su modelo de negocios y hoy viste al 20% de los aviones nuevos del mundo.
La transformación de una industria
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Los tiempos cambian, también las industrias; quien no se adapta, se queda en el camino. Bajo esta premisa, la firma Diamante, fundada en 1949 por la familia Mesta en la ciudad de Chihuahua, le dio un giro a su timón. Y luego de permanecer 56 años en el mercado como uno de los principales productores de ropa de mezclilla, se transformó en Soisa, una empresa mexicana que hoy provee de asientos, salvavidas y carpas para los toboganes de emergencia a 70 líneas aéreas comerciales de todo el mundo.

“El negocio lo inició mi padre como una fábrica de ropa. Generábamos más de 1,000 empleos y exportábamos a todo el mundo. Llegamos a vender 100,000 pantalones mensuales a la extinta Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS)”, recuerda Jesús Mesta, director y fundador de Soisa.

Pero se abrieron los mercados y en México hubo mucho contrabando de telas y ropa china a mediados de la década de 1990. “Hicimos todos los esfuerzos por seguir compitiendo; sin embargo las condiciones no estaban dadas: perdíamos márgenes, mercado y teníamos un serio riesgo de descalabro fuerte”, añade.

Ante tales circunstancias, en 2005 él y su hermano Javier decidieron moverse e incursionar en la industria aeroespacial. Le vieron potencial a este sector, pues mantenía el foco en la exportación, algo en lo que los hermanos eran especialistas. Además requería la maquila de algunas piezas.

Era momento de emprender cambios. “Si bien fue una decisión difícil, tuvimos que tomar el reto. Pensamos que si éramos buenos para la costura y para exportar podíamos competir”, dice Jesús.

En el inicio, la empresa estaba confor­mada por siete personas y se instaló en un espacio de 100m2 donde comen­zaron a hacerse pruebas. A pesar de que los dos primeros años registraron pérdidas, los hermanos lograron la certificación AS-9100 (un estándar de calidad para el diseño y manufactura de productos aeroespaciales). Gracias a ella obtuvieron más y mejores contratos en al tercer año de operaciones.

A decir de los empren­dedores, en este tipo de industria es muy importante que los proveedores tengan altos estándares de calidad para garantizar la seguridad del pasajero. En este caso, desde la tela hasta el hilo deben estar hechos de materiales no flamables.

Empezaron con la maquila de una pieza para los salvavidas. Las líneas aéreas les proporcionaban el material y ellos sólo se dedicaban a la confección. “Era maquila pura, pero tras la certificación comenzamos a ganarnos su confianza. La clave fue cumplir lo que prometíamos. Luego nos subieron la vara y vieron que podíamos brincarla”, cuenta Jesús. De esta manera fue como les permitieron elaborar dos nuevas líneas: los toldos para los toboganes de emergencia y los cubreasientos.

Jesús explica que en Soisa se trabaja bajo el lema “no es el grande el que se come al chico, sino el más rápido el que se come al lento”. Por eso, decidieron adelantarse a los deseos de sus clientes y ofrecerles un producto con más valor. “Les simplificamos la forma de recibir sus productos y trabajamos para mejorar los procesos de producción”. Esto incluía el recorte de las piezas y mejores terminados. “La clave fue hacerlo bien a la primera y dejar atrás la cultura de las prórrogas”, comenta el director de Soisa.

Para crecer de una manera más profesional, en 2009 los hermanos Mesta se inscribieron en la aceleradora de negocios TechBa de Montreal, donde los han guiado para tener una planeación más eficiente de sus actividades y a conquistar mejor el mercado. Tras cinco años de trabajo y mejora continua, Soisa se ha ganado la confianza de Boeing, Airbus y Bombardier, National Machine Group y Zodiac Aerospace. Hoy, viste al 20% de los aviones nuevos a nivel mundial.

Los planes a futuro de la empresa son incursionar en la fabricación de rellenos de espuma para entregar los asientos totalmente terminados. La meta para 2015 es iniciar operaciones en otro país.

Secretos del éxito

Para Leoncio Salaburu, director de TechBa Montreal, Soisa se ha posicionado con éxito entre los grandes de la aeronáutica por lo siguiente:

Compromiso. Hicieron las cosas bien desde el inicio. Asumieron que para ser los mejores y proveedores confiables debían certificarse.
Capacitación. Son una empresa que apuesta por el desarrollo de su gente y la superación constante.
Especialización. A nivel internacional, ser excelente en una cosa es mejor que serlo en todo.

Soisa tiene una integración vertical hacia un solo producto para darle mayor valor.