Franquicias

4 pasos para capacitar a tus empleados

Para que tu franquicia sea exitosa, debes invertir en tus trabajadores para que den un excelente servicio al cliente.
4 pasos para capacitar a tus empleados
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Capacitar a tus empleados es tal vez la inversión más importante que vas a hacer. Los trabajadores capacitados son más felices, se quedan más tiempo y trabajan mejor. En muchos estudios de lo que hace feliz a un empleado, tener una buena capacitación suele estar antes que ganar más dinero.

En muchas franquicias exitosas, el franquiciante suele dar los manuales de capacitación, folletos, listas y otras herramientas para ayudarte a entrenar a tus empleados. Algunos, como parte de su propio entrenamiento o para los más avanzados, van a tu negocio y te explican cómo hacerlo.

¿Qué haces si tu franquiciante no te da esas herramientas? Puedes crearlas tú mismo. Una buena forma de capacitarlos es a través de un juego de roles. Esto permitirá que los trabajadores experimenten situaciones de servicio al cliente y pensar en soluciones. Te dará una oportunidad de evaluar sus fortalezas y darles indicaciones sobre qué hacer en algunas situaciones. También es más divertido que darles una clase. Para que puedan tener habilidades de servicio al cliente, no hay nada mejor que actuar.

Las habilidades manuales por otro lado son mejores usando este entrenamiento de cuatro pasos:

1. Prepara a los empleados. Deja que vean a alguien más hacer el trabajo. Esto les dará la oportunidad de observar no sólo el proceso, sino también el producto final. Además, podrán preguntar cosas y entender qué se espera de ellos.

2. Dales información. Una vez que vieron a alguien hacer el trabajo, es hora de que ellos lo hagan. La rapidez no es importante en este momento. Deja que aprendan la tarea lento. Guíalos en cada paso y asegúrate de que lo hagan bien.

3. Deja que practiquen. En este punto, es tiempo de dejarlos volar solos. Haz que hagan la tarea un poco más rápido y que te expliquen cada cosa que hacen. Sígueles dando retroalimentación si lo necesitan, pero la meta es que veas qué tanto entienden ellos mismos. Finalmente diles que hagan el trabajo rápido sin tu ayuda o retroalimentación. Con esto verás si están listos para trabajar con clientes reales.

4. Haz un seguimiento para ver si aprendieron la habilidad. Obsérvalos periódicamente y asegúrate de que siguen haciendo todo bien. Ayúdalos si ves que están teniendo errores o si toman atajos.

Algunos otros tips: divide el trabajo en tareas diferentes y fáciles de entender. No los satures o trates de enseñarles muchas cosas en el mismo momento. Si su trabajo es limpiar el lugar del cliente, primero tiene que saber cómo limpiar bien la mesa. No trates de enseñarles a limpiar todo el restaurante. Capacitar puede consumir mucho tiempo y ser caro. Pero un empleado bien entrenado atenderá mejor a tus clientes y verás que es una inversión que paga dividendos rápidamente.