Consultoría

7 tips legales antes de tener socios

Si estás listo para emprender pero te falta capital, apunta estas claves para dejar las cosas claras antes de asociarte con alguien.
7 tips legales antes de tener socios
Crédito: Depositphotos.com

Todos soñamos con un negocio propio, pero la mayoría de las veces es importante recurrir a inversionistas. Ya sea que invites a familia, amigos o a capitalistas, es indispensable que pongas en claro los compromisos y los beneficios que va a obtener cada quien.

1. Prepara un plan de negocios
Identifica qué es exactamente lo que quieres hacer. Aunque tengas un millón de negocios en mente, es importante que te propongas metas alcanzables por etapas. No faltará el amigo que te haga sugerencias, pero es más importante que identifiques tus prioridades.

Una vez que hayas logrado ese objetivo, adelántate a las preguntas que seguramente te harán tus posibles inversionistas. Por ejemplo, si tu proyecto es un autolavado, probablemente te cuestionarán sobre los costos del arrendamiento del terreno, los permisos necesarios, los sistemas de almacenamiento y reutilización de agua, etcétera.  

2. Confidencialidad
Las grandes ideas tienen valor por sí mismas. Si el negocio que vas a proponer tiene elementos o fórmulas innovadoras, documenta un compromiso de confidencialidad para que no te roben la idea. El convenio que se firme describirá los alcances de la información protegida y las consecuencias en caso de incumplimiento. Ten en cuenta que este documento debe celebrarse antes de mostrar tus cartas a pesar de que no concretes relación alguna con los posibles inversionistas, prestadores de servicios o asesores.

3. Mantén el control
Es muy importante que determines cuánto capital necesitas para arrancar tu negocio y que tengas suficiente dinero para un año de gastos. Una vez que prepares un presupuesto realista, sabrás cuánto dinero necesitas y la cantidad de inversionistas que deberás invitar.

En principio, procura que tú o personas de tu entera confianza tengan el control de la empresa, es decir, la mayoría del capital, para que de esa forma tomes las decisiones fundamentales y tengas los votos suficientes en el consejo. Evita que uno o varios socios puedan cambiar de bando y te releven del mando.

4. Saca provecho de las cualidades
Toma en consideración que el dinero no necesariamente vale lo mismo que las capacidades. Las relaciones, los conocimientos o la experiencia respecto a los procesos de producción, logística o trámites regulatorios, así como las licencias o franquicias que pudieran aportarse, deben cuantificarse a la hora de determinar la participación accionaria. Tal vez alguno de los miembros no tiene mucho capital, pero es un chef calificado, o bien, tiene una cartera de clientes extensa, por lo que tendrás que ponderar equitativamente esas variables.

5. Establece los derechos y obligaciones de los socios
Es muy común que te ofrezcan machotes de estatutos sociales para tu nueva empresa, los cuales a la larga podrían quedarse cortos y pueden llegar a provocar discusiones con tus accionistas. Por ejemplo, en una cadena de restaurantes en la que los socios cuentan con un territorio exclusivo, puede pasar que, bajo una misma marca, se ofrezcan productos o calidad distintos, todo por no haber previsto desde un inicio las obligaciones y estándares comunes.

Las reglas claras evitarán problemas con tus inversionistas y, sobre todo, le darán valor al negocio. Existen herramientas jurídicas que pueden ayudarte a lograr una mejor convivencia social en tu empresa, tales como los derechos de minorías y los derechos de arrastre y acompañamiento (drag-along y tag-along), entre otros.

6. Obligación de no competir
Es indispensable evitar los conflictos de interés que puedan surgir con motivo de que uno o más de los participantes, aprovechando el know-how, abra negocios paralelos o se asocie con tus competidores y te saquen del mercado. Establece cláusulas claras de no competencia, que sean aplicables a todos por igual y cuyas consecuencias disuadan de incumplir tal obligación.

7. Utilidades y reinversiones
Felicidades, tu negocio ya está generando. Es humano caer en la tentación de retirar todas las utilidades obtenidas. Un negocio exitoso prevé, además de la reserva legal, reglas de plazos mínimos de permanencia de los socios y cuotas de retiro y distribución de utilidades. Esto te dará reinversiones que te mantendrán actualizado y competitivo, minimizando la necesidad de solicitar aportaciones futuras.

Por Sunderland & González