Noticias

Crecen las oportunidades para los jóvenes

A pesar de la escasez de opciones académicas o laborales, hay diversas áreas profesionales a las que no se les da suficiente difusión.
Crecen las oportunidades para los jóvenes
Crédito: Depositphotos.com

Más de 14.6 millones de jóvenes mexicanos pertenecen al total de personal remunerado por la iniciativa privada establecida en el país, según datos del Índice Nacional de Participación Juvenil 2014, investigación presentada por la asociación civil Ollin, Jóvenes en Movimiento con el apoyo técnico y financiero del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT).

Lo que conlleva a afirmar que las PyMES son actualmente las principales empleadoras de la población entre los 15 y 29 años, pues el Censo Económico de 2009 -el más reciente a la fecha- revela que el 99.8% de las empresas en México entran en esta categoría.

Sin embargo, aun cuando las oportunidades académicas y laborales para los jóvenes mexicanos son insuficientes en el país, existen diversas áreas de oportunidades profesionales y de negocios que no son explotadas por falta de difusión, entre otros factores.

“El sector agrícola mexicano requiere una mayor participación de los jóvenes, especialmente de los emprendedores y no de manera exclusiva en los asuntos relacionados a la producción, por lo que puede ser un muy buen cliente para quienes se acerquen a nosotros. Los productores requerimos de profesionales que nos provean servicios legales, expertos en comercio internacional, incluso diseñadores gráficos que le den identidad a nuestras marcas y productos, sin embargo la oferta que se nos presenta es muy reducida” señalo Gerardo Cárdenas, presidente de la Comisión de Jóvenes Líderes del Consejo Nacional Agropecuario.

En el ámbito educativo existen también áreas de oportunidad importantes para los jóvenes, pues la oferta de educación superior pública no se limita a los diversos campus de la Universidad Nacional Autónoma de México, el Instituto Politécnico Nacional o las autónomas estatales.

Kiara Irene Islas, docente y presidenta de la Academia de Ingeniería Industrial del Tecnológico de Estudios Superiores del Estado de México expresa que aunque la institución pública educativa en la que labora ofrece oportunidades a los alumnos como becas para adquisición de equipos de cómputo móvil, apoyos económicos para adquisición de material académico, acceso a expertos nacionales en talleres y conferencias y oportunidades de movilidad estudiantil a países como Malasia, España y Alemania –que no requieren a los estudiantes con altos promedios desembolso alguno más que la expedición de su pasaporte- aún faltan jóvenes para llenar las aulas, en las que una plantilla docente con nivel de maestría y doctorado superior al 80%  imparte 5 ingenierías y 2 licenciaturas de alta demanda en el mercado.

Las cifras del Índice Nacional de Participación Juvenil 2014 revelan que la participación de los jóvenes mexicanos en la vida nacional es proporcional a la población total entre 15 y 29 años, contribuyendo a esclarecer el hecho de que la juventud no es un grupo apático o ligado únicamente a las manifestaciones públicas.

“El índice arroja que 3 de cada 10 militantes de partidos políticos en México son jóvenes, quienes están promoviendo cambios para mejorar el desarrollo social y económico del país por la vía institucional” indica Guadalupe Velázquez, diputada federal por Guanajuato y Secretaria de la Comisión de Juventud de la Cámara de Diputados.

La administración pública federal también ha mostrado un incremento en el número de funcionarios ocupando cargos superiores a jefe de departamento en el último año. “En un total de 185 instituciones públicas encontramos a más de 204 mil funcionarios jóvenes, es decir, 3 de cada 10, quienes de una u otra forma deben ser voceros de los procesos de cambio y mejora que los jóvenes mexicanos esperan del gobierno” puntualizó Velázquez.

Greta Ríos Téllez-Sill, directora de Ollin, Jóvenes en Movimiento A.C y responsable de la elaboración del índice expresa que el objetivo del estudio es ofrecer una fuente de información objetiva, imparcial y concreta que permita a instancias públicas y privadas el diseño de políticas públicas más eficientes en materia de juventud.

“Considero que uno de los grandes retos en materia de juventud es fomentar mejores prácticas de empleabilidad juvenil entre las PyMES así como empoderar a los jóvenes para convertirse en empleadores a través del emprendimiento, sin embargo, vamos por el camino correcto” detalló Ríos.