Marketing

6 riesgos de la dependencia en el fundador

Aunque es importante hacer un branding personal y definir los valores de una empresa, aferrarse a una figura afecta la innovación y permanencia.
6 riesgos de la dependencia en el fundador
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Apple igual a Steve Jobs; Virgin Group igual a Richard Branson; Facebook igual a Mark Zuckerberg. Si bien hemos hablado mucho acerca de la importancia que tiene construir la marca personal para un emprendedor, si se utiliza incorrectamente, en ocasiones este factor puede jugar en contra de la permanencia de la empresa.

Una relación directa de la compañía con su fundador puede servir tanto para generar lealtad y orgullo en los empleados como para establecer los valores de la organización. Pero, ¡cuidado! evita que tu empresa sea dependiente de ti, o del fundador (doble peligro si se trata de una empresa familiar). Por eso, te compartimos seis riesgos de que tu empresa tenga una relación tan estrecha con su fundador -tú u otra persona- y cómo disminuirlos:

1. Resistencia al cambio. Cuando el fundador de una empresa ya no se encuentra presente pero permanece su legado se puede correr el riesgo de que los empleados quieran conservar las cosas como están “porque así se hacía en tiempos de Don…”.

Sabemos que las compañías que permanecen en el tiempo son las que están dispuestas a innovar y adaptarse al mercado, así que es importante que el ambiente innovador y colaborativo sea parte de la cultura empresarial, y no sólo de tu forma de trabajar.

2. Dificultad para diversificar o hacer adecuaciones al modelo. Muchas veces por respeto al fundador, otras por temor a lo desconocido, pero algunas empresas deciden conservarse en una línea que funcionó en algún tiempo a pesar de que sea anticuada o ineficiente para las condiciones actuales del mercado.

No está mal que en la empresa se valoren los sueños del fundador y sean parte intrínseca del negocio; lo que es importante es saber hacer estos giros siempre conservando los valores e ideales, entendiendo que los tiempos y los consumidores cambian.

3. Desconocimiento de nuevos líderes. Ligar constantemente la empresa a una sola persona puede dificultar la creación de nuevos liderazgos. No importa cuánto tiempo lleves en la compañía (o tu director sustituto), los empleados podrían quedarse con una lealtad absoluta a la figura anterior y desconocer la novedosa.

Por ello, es importante realizar correctamente la sucesión entre directivos; presenta a la gente nueva, así como sus capacidades y habilidades para llevar al negocio al siguiente nivel.  

4. Posible desaparición a posteriori. Muchos consumidores sostienen cuando Steve Jobs falleció, Apple se estancó. Declaran que sus últimos lanzamientos han sido únicamente pequeñas modificaciones de sus mismos dispositivos y que los días gloriosos de la marca quedaron atrás.

Si esta estrategia no les funciona, si el mercado se cansa de ello o si Apple deja de apostar por la innovación, es probable que desaparezca con el tiempo.

Para asegurar la permanencia de tu compañía, asegúrate que los valores y las estrategias estén basados en la empresa, en sus valores y en la obtención de talento comprometido que pueda innovar y revolucionar nuevamente la marca.

5. Fanatismo. Depender de una sola persona puede resultar muy contraproducente; además, el guardar un culto exagerado hacia un ser humano puede impedir que la empresa avance y se concentre en nuevas metas del negocio. También es posible que este fanatismo impida ver señales de alerta o superar fracasos (decirnos: “¿Cómo es posible que la empresa que fundó Don… esté en bancarrota?”).

Para no caer en el fanatismo, procura guardar respeto y promover la ideología del fundador, pero ten cuidado de caer en exageraciones y de elevar al fundador a niveles sobrehumanos que impidan que las personas busquen seguir su ejemplo.

6. Pérdida de reputación. La mala reputación de una persona, sobre todo de un fundador, puede hundir por completo a una empresa e incluso a un gran corporativo. Recuerda, como seres humanos tenemos defectos, por lo que si se separa la obra de su creador es más fácil evitar problemas relacionados con escándalos o conflictos.