Consultoría

Aprende a negociar con estilo

Apunta estos cuatro pasos para practicar el arte de dar y recibir al mismo tiempo que obtienes exactamente lo que quieres.
Aprende a negociar con estilo
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

A muchas personas el sonido de la palabra negociación las hace temblar. Algunas se ponen a sudar por la idea de tener que dar el paso y negociar cosas que quieren y necesitan. Aunque hay gente a la que no le preocupa abogar por los otros, cuando se trata de sus propias necesidades (negociar por un aumento, obtener el mejor precio en una compra o defender sus ideas en una sociedad) duda.

Estos cuatro pasos pueden ayudar a cualquier persona a dominar el arte de la negociación para alcanzar el éxito y felicidad en todos los aspectos de la vida y el negocio:

1. Reformula el significado de la palabra negociación. En lugar de verlo como un conflicto inevitable, velo por lo que es en realidad: una gran oportunidad para colaborar, resolver problemas y llegar a soluciones que satisfagan a todas las partes involucradas. Haz esto mientras pones atención a lo que se dice, así como a lo que no se dice.

Pon atención a los mensajes ocultos, expectativas irreales y a las características de la personalidad de la otra persona que podrían afectar el resultado final. Acércate a la mesa de negociación con una mente positiva y preparada.

2. Sé claro respecto a tus deseos. Los titubeos y la frase “no se” no están permitidos. Resulta que el antiguo adagio es cierto: Si no pides no recibirás. Una investigación de la Universidad de Carnegie Mellon afirmó que todavía se nota la diferencia entre los hombres y mujeres debido a que las mujeres usualmente no piden sueldos más altos.

Ser claro significa venir preparado. Investiga, prepárate para una posible adversidad y prepara soluciones. Para ser responsable del éxito necesitas preparación. Nadie puede ser mejor abogado para un final deseado que la persona directamente afectada. Esto puede darte miedo, pero valdrá la pena la confianza que tendrás mientras te paras y hablas de la situación.

3. Finge hasta que sea verdad. La confianza viene de dentro, pero a veces mejorar el comportamiento es necesario para tener el estado de ánimo correcto. Piensa en el atleta que está preparándose para un gran juego.

Comienza visualizando el proceso de negociación con un resultado positivo. Recuerda que la negociación no es lo mismo que confrontación. Abogar por uno mismo es el verdadero liderazgo. Si tienes las metas claras y la intención correcta tendrás los mejores resultados.  

4. Comienza con lo positivo construyendo puentes y buscando cosas en común. Ya sea que quieras un aumento o resolver un asunto, usa palabras como “nosotros” y no “yo”. Los estudios han demostrado que los tratos son ganados por las personas que usan el lenguaje para construir puentes y que demuestran que habrá un beneficio mutuo.