Emprendedores

10 lecciones para todo emprendedor

Te compartimos las diez enseñanzas que debes aprender para construir un negocio saludable y sostenible en el tiempo.
10 lecciones para todo emprendedor
Crédito: Depositphotos.com

Como emprendedores, todos seguimos nuestro propio camino. Para algunos, llegar al éxito financiero es un proceso largo y pesado. Para otros, las cosas caen "mágicamente" en su lugar. Este último punto no es en realidad magia, pero es una clara señal de un emprendedor que entiende la importancia de aprender, adaptarse y crecer con el negocio.

Las siguientes 10 lecciones son las que todo emprendedor debe aprender para poder construir un negocio saludable y sostenible a largo plazo.

1. El cliente no siempre tiene la razón. Desde el primer día nos dicen que “el cliente siempre tiene la razón”. Todos esperan que aceptemos esto para agradar a todos los consumidores, a pesar de que sabemos que están equivocados. Esta frase sin embargo puede hacer daño a nuestros empleados, clientes y a nosotros mismos. Dales a tus clientes el beneficio de la duda, pero no a expensas de tu dignidad o la de tus trabajadores.

2. El tiempo es dinero. Dinero, clientes, ideas: todos son recursos de los que puedes ganar más. El tiempo es una de las comodidades de las que tienes cierta cantidad. Una forma en la que puedes asegurarte de aprovechar el tiempo es asignando una hora de tu día para hacer los pendientes.

Pregúntate: ¿cuánto tiempo tengo que dedicar a mis tareas? Si alguien más puede hacer estas cosas, contrátalo para que puedas enfocarte en trabajos más importantes. Como dueño del negocio, debes hacer cosas que sólo tú puedas realizar.

3. No todo el dinero es bueno. Ésta es una lección que muchos emprendedores aprenden en su carrera. Cuando levantas tu negocio, es fácil caer en la trampa de tomar dinero del que lo ofrezca. El problema es que no todos los clientes lo valen. Evita a los que te quiten mucho tiempo o que tengan expectativas irreales.

4. No hay atajos económicos en marketing. Frecuentemente hablo con los dueños de negocios que buscan consejos de marketing, pero que luego ven mis recomendaciones como “muy costosas”. La verdad es que el marketing barato puede hacer que tu marca sea vea barata.

El contenido de baja calidad, pagar poco por publicidad o hasta el SEO mal ejecutado puede ahorrarte dinero en un principio, pero el daño que le harás a la reputación de tu marca puede durar para siempre.

5. Haz outsourcing lo más posible. Si no tienes empleados en tu empresa con los que compartas la carga de trabajo, considera el outsourcing. Muchos emprendedores saben que contratar a un asistente virtual del otro lado del mundo reduce significativamente el tiempo que se necesita para crear una lista de tareas, liberándolos para trabajar en cosas que generen ingresos.

6. Construye tu marca personal así como la marca de tu empresa. Muchos iniciadores de negocios comenten el error de enfocarse en crear la marca de su empresa y dejan de lado la personal. Sin embargo, la segunda te puede diferenciar de tu competencia, te dará autoridad y credibilidad en tu ramo y se quedará contigo en caso de que tu empresa se enfrente al fracaso.

7. El trabajo es vida y la vida es muy corta para odiar tu trabajo. El balance entre la vida personal y laboral es algo contra lo que muchos emprendedores luchan. Cuando te apasiona lo que haces y te enfocas en la felicidad (la tuya y la de tus empleados) trabajar no es sólo algo que haces para sobrevivir. Se convierte en algo mucho mejor y significante, además reduce las posibilidades de experimentar cansancio y estrés.

8. Contrata a personas que sean más inteligentes que tú. Enfréntalo: siempre habrá personas que te superarán en ciertas cosas. Si eres lo suficientemente suertudo como para encontrarlas, contrátalas. Enfócate en lo que eres bueno y dales a los demás la libertad de hacer lo mismo.

9. Las mejores prácticas tal vez no sean las mejores para tus clientes. Particularmente cuando estás iniciando un negocio es fácil quedarse atrapado haciendo algo que los demás te dicen que es “lo mejor”. El problema es que ellos no conocen a tus clientes. Usa las mejores estrategias como punto de inicio, pero adáptalas para satisfacer las necesidades de tu negocio y consumidores.

10. Sólo hazlo. Planear, hacer estrategias y medir las opciones son cosas importantes dentro del negocio. Llega un punto en el que sólo tienes que hacerlo. ¿Conoces la frase “es mejor hacer algo mal que no hacer nada”?

El parálisis por análisis o la falta de habilidad para ejecutar un plan, evitará que crezcas, innoves y progreses en el mundo empresarial. La gente exitosa hace el trabajo porque sabe que diariamente tendrá sus recompensas. Esta habilidad es lo que te separará de los que no son exitosos.