Consultoría

5 lecciones de Frozen para tu negocio

La galardonada película animada de Disney no sólo es famosa entre los niños, también puede darte enseñanzas valiosas para tu empresa.
5 lecciones de Frozen para tu negocio
Crédito: Depositphotos.com

Mientras veía la película “Frozen: Una Aventura Congelada” con mis hijos por milésima vez, la canción de “Libre Soy” se quedó pegada en mi cabeza y se repetía una y otra vez. Mis hijos la cantaban y todo el escenario se comenzó a sentir como algún tipo de tortura moderna de la que no podía escapar hasta que comencé a pensar en cosas sobre mi negocio. Después la película comenzó a tener sentido.

Aquí hay cinco lecciones que aprendí sobre ser libre en mi empresa.

1. Sé libre con los empleados clave. Tener el control es un gran reto para mí. Es la única razón por la que no he encajado por completo en el mundo corporativo. Necesitaba hacer las cosas solo. Estos problemas de control me han imposibilitado a veces alcanzar el crecimiento empresarial. Para tener éxito, sé libre y deja que tus empleados se hagan cargo de cosas importantes.

2. No te quedes congelado con los proveedores. Claro que valoro a los buenos proveedores y las relaciones a largo plazo, pero es imperativo que siempre estés al pendiente de diversas fuentes y que te reúnas con gente nueva. Los proveedores son una extensión de la marca de tu empresa. Si ellos cambian, tu negocio cambia, así como tus necesidades. Si estas personas no satisfacen tus necesidades, debes dejarlas ir.

3. Ese gran empleado tal vez no sea tu príncipe azul. Como aprendimos en Frozen, el príncipe falso no era el ganador que todos imaginábamos. Tal vez te encuentres en la misma situación con algunos trabajadores. Sólo porque alguien diga que puede lograr lo imposible, no quiere decir que será el mejor. Si un empleado no respalda sus palabras con acciones deberás dejarlo ir.

4. Deja fluir tus ideas. Todas las ideas deben ser exploradas. Ábrete y deja que los las personas que trabajan contigo hagan lo mismo. Necesitas esa libertad dentro de toda organización para que sea exitosa y para que tu gente contribuya en un nivel productivo.

5. El negocio a veces es como cortar hielo. Tal vez sean monótonas, pero algunas tareas deben hacerse todos los días. Nada se logra de un día para otro. Debes seguir cortando el hielo para tener un camino claro y que tu negocio crezca.

En resumen, ser libre tal vez te abra nuevos caminos en tu empresa. Al final, ¿no es eso de lo que se trata?