Consultoría

Seguros para Pymes

No confíes en la buena suerte, mejor invierte en una solución para proteger tu patrimonio empresarial.
Seguros para Pymes
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

En México, según cálculos de la industria aseguradora, el 95% de las Pymes no utiliza pólizas de seguros de ninguna clase. El negocio de Leticia, una estética canina ubicada en la Ciudad de México, forma parte de dicho porcentaje. En su empresa nada está asegurado: ni el local, ni los equipos de trabajo, ni los tres empleados, y mucho menos los peludos clientes. “Sé que mi estética, al no tener ningún tipo de seguro, podría enfrentar ciertos problemitas; pero prefiero ser positiva y pensar que nada malo puede ocurrir”, dice la emprendedora.

Lamentablemente, el optimismo no es la mejor manera de proteger un negocio. Y no lo es por una sencilla razón: en el mundo, los cataclismos son una posibilidad permanente, un ingrediente más de la realidad. Para demostrarlo, basta con revisar un estudio de la reaseguradora Swiss Re. El año pasado, “las buenas vibras” no evitaron que el planeta fuera afectado por 308 siniestros catastróficos (150 relacionados con fenómenos naturales, y 158 provocados por el hombre); estos generaron pérdidas económicas por US$140,000 millones y, de este total, los daños asegurados apenas abarcaron US$45,000 millones.

Asimismo, en el inventario 2013 de desastres mundiales, México no quedó exento. En toda Latinoamérica, de acuerdo con el análisis de Swiss Re, los siniestros catastróficos generaron US$9,000 millones en daños económicos. Nuestro país, y sólo considerando la destrucción causada por los huracanes Manuel e Ingrid, aportó más de la mitad del monto: US$5,880 millones, de los cuales sólo US$1,100 millones estaban asegurados.

En este contexto global que no es inmune a las catástrofes, las Pymes mexicanas, además, no deben ignorar las características de su entorno inmediato: un país con alta exposición a desastres naturales (sismos, huracanes, inundaciones, etc.), y en donde la acción del hombre también aporta su cuota negativa (incendios, asaltos, accidentes, etc.). Desdeñar esta realidad y confiar todo a la buena fortuna significa colocarse en una situación de alto riesgo.

Una investigación de la aseguradora GNP (basada en el análisis de su cartera vigente de clientes Pymes) estima que el 36% de las pequeñas y medianas empresas nacionales está expuesto a padecer un robo; 50% podría sufrir daños en oficinas o instalaciones; y 14% corre el riesgo de enfrentar incidentes que involucren a clientes o trabajadores.  

De hecho, en un periodo de 12 meses, el 60% de las Pymes está expuesto a sufrir un siniestro. Pero si la empresa no cuenta con la protección de una póliza, según estimaciones de GNP, las catástrofes pueden generar gastos importantes (en promedio); $117,000 por daños en instalaciones y contenidos de la empresa (causados por un incendio, inundación o terremoto), $26,500 por robo; $12,500 por afectaciones a terceros y $3,000 por rotura de cristales, entre otros.

La oportunidad de sobrevivir

Si el optimismo ciego no es la mejor respuesta, el pánico y la paranoia tampoco son las soluciones correctas. En realidad, para proteger su patrimonio, las compañías tienen una alternativa más sencilla y eficiente: contratar un seguro. La buena noticia es que este tipo de pólizas no son escasas en el mercado financiero mexicano.

Los seguros para Pymes están diseñados para proteger diversos activos: inmuebles, transportes, empleados, maquinaria, materia prima, mercancía, etc. Estas coberturas, que pueden abarcar uno o varios elementos, persiguen un objetivo esencial: “asegurar la continuidad del negocio, porque esa es una prioridad del sector. En un lapso de cinco años, tal como lo muestran diversos estudios, de 10 Pymes sólo una logra sobrevivir. Y dentro del grupo de empresas que desaparecen, entre 25 y 30% no logró recuperarse de un siniestro”, asegura Sandra Aguirre, directora del Segmento Líneas Comerciales de Axa Seguros México.

Una compañía que protege la continuidad del negocio (al asegurar sus activos empresariales) es una organización que incrementa sus oportunidades de resistir una catástrofe, pues contará con recursos para reparar daños –arreglar instalaciones, sustituir equipos afectados, reponer mercancía– y así recuperar el ritmo de su actividad. Es decir, su capacidad para vender productos o servicios no será frenada irremediablemente por un desastre.

“Las empresas que no generan ingresos siempre corren el riesgo de cerrar. En ese contexto, para una Pyme que sufre un siniestro, los seguros son un mecanismo ideal para resguardar el flujo de efectivo”, afirma Rafael Frías, director del Segmento Pymes en la aseguradora GNP. “Esto es algo que deben valorar los empresarios del sector: más allá del cierre de ventas y la cobranza, hay otras situaciones que pueden afectar su flujo de ingresos”, agrega.

No obstante, para obtener este nivel de protección, los dueños de negocio deben asumir una actitud diferente respecto de los seguros. En específico, interesarse por conocer los productos disponibles y dejar atrás dos mitos: las pólizas para el sector son caras y complicadas. Si las Pymes se asoman a la oferta del mercado financiero, señalan los especialistas, encontrarán seguros de costo accesible y muy adaptables a sus necesidades.

En la práctica, el error grave es desdeñar la posibilidad de obtener protección, ignorando que la compañía, por el simple hecho de existir y operar, siempre estará expuesta a riesgos. “Si la Pyme se ubica en una zona donde hay fábricas que manejan materiales explosivos, los incendios son una posibilidad latente. Este riesgo, dado su real potencial de daño, no debería quedar desatendido”, comenta Alejandro Padilla, responsable de Reaseguros para el Norte de América Latina de Swiss Re, así como presidente de Swiss Brokers México, quien sentencia: “hay que entender que una póliza no evita los siniestros, aunque sí limita su capacidad de destruir un patrimonio empresarial”.

Reflexiones necesarias

Si tu fe en la suerte empieza a debilitarse, entonces escucha las recomendaciones de los expertos consultados. Una vez más, no se trata de invitar al pesimismo o la paranoia; por el contrario, la idea es que seas objetivo y estratégico: los siniestros ocurren, no siempre anuncian su llegada y no distinguen entre víctimas justas o injustas. Más vale estar protegido.

Ahora bien, ¿por qué invertir en un seguro para tu compañía? Por todo lo que significa tu negocio: no sólo es la materialización de tu sueño emprendedor. También es tu apuesta para darle una mejor vida a tus seres queridos –por eso has invertido tanto en la empresa–. Algo así de importante merece ser protegido. En consecuencia, toma en cuenta los siguientes puntos clave:

Analiza tu capacidad para enfrentar emergencias. Plantéate algunas preguntas: si mi empresa es afectada por un siniestro (natural o provocado por el hombre), ¿con qué capital repararía los daños?, ¿de dónde saldrían dichos recursos?, ¿obtendría el dinero rápidamente para evitar que el negocio esté cerrado durante mucho tiempo? Si no puedes responder con certeza, mejor infórmate sobre los seguros que existen en el mercado.
Evalúa el entorno donde opera tu compañía. Todos los negocios están expuestos a riesgos, y hay algunos que son claramente reconocibles: zonas con historial de inundaciones, calles con alta incidencia de asaltos, cercanía con una gasolinera, áreas de alta actividad sísmica. Si hay un riesgo innegable (aunque éste aún no haya afectado a tu empresa), entonces no descartes la protección de una póliza.
No te ahogues. Las inundaciones, de acuerdo con varios estudios, son los siniestros que mayor daño causan a las compañías mexicanas. Por tanto, una póliza que cubra frente a este tipo de catástrofes nunca será una mala idea en nuestro país.
Construye tu blindaje, según tus prioridades. Si no tienes los recursos para contratar un seguro que abarque distintos elementos de tu negocio, empieza por proteger las áreas o actividades críticas, aquellas que resultan indispensables para garantizar tu ingreso. Por ejemplo, las máquinas que elaboran tus productos, los transportes que entregan la mercancía a tus clientes, la bodega donde guardas los insumos, etc.
Desarrolla una cultura de la prevención. Para complementar la protección que te brinda una póliza, fomenta una política de operaciones seguras y de prevención de accidentes. Instala elementos de seguridad (extinguidores o señalamientos de evacuación) y capacita a tus colaboradores para actuar ante situaciones peligrosas.
Protege el lado humano. Las pólizas para atender daños a terceros son fundamentales. Empleados, clientes, proveedores y vecinos forman parte de la comunidad de tu empresa. Por lo que la actividad de tu negocio podría afectarlos en algún momento. Evita serios problemas legales y económicos, y considera la protección de una póliza de responsabilidad civil.

Algunas opciones de seguros para Pymes

ABA Seguros (Compañía de Ace Group)
Cobertura para activos, equipos y elementos de infraestructura del negocio.
Protección ante robo de mercancía, dinero y valores.
Seguros contra fenómenos hidrometeorológicos (por ejemplo: lluvias, inundaciones, granizo, etc.). 
        
Axa Seguros México
Protección contra siniestro.    
Vida y gastos médicos para empleados.    
Productos para segmentos específicos: escuelas, restaurantes, comercios, taller mecánico, despachos profesionales, etc.
        
Banamex
Protección contra incendio de contenidos.
Seguro contra robo de mercancía y asistencia a comercio (plomería, electricidad, cristales).    
Pólizas de responsabilidad civil.
        
BBVA Bancomer
Cobertura ante incendios o fenómenos hidrometeorológicos.
Protección ante robo y asalto con violencia.    
Seguro contra daños a terceros.
        
Grupo Financiero Banorte
Protección para flotilla vehicular.
Seguro contra siniestros.    
Seguro de vida para empleados.
         
Grupo Financiero Inbursa
Protección contra robo de bienes y valores.
Cobertura de responsabilidad civil.    
Seguro para maquinaria y equipo.
        
Grupo Nacional Provincial (GNP)
Seguros de vida y de gastos médicos para
empleados.
Protección de flotilla vehicular.     
Cobertura para activos, transportación de bienes y responsabilidad civil.

HSBC México
Seguro de vida para empleados.
Protección para personal clave de la compañía.
Cobertura por muerte accidental.
        
Metlife México 
Seguro médico colectivo (mínimo de 10 titulares).
Seguro grupal de vida y contra accidentes (para organizaciones con menos de 500 empleados; el mínimo que se exige son 10 trabajadores).    
Coberturas de responsabilidad civil.
    
Monterrey New York Life 
Seguros grupales de vida.
Seguros grupales ante accidentes.
        
Seguros Argos
Seguro grupal de vida (personal activo, mínimo de 10 asegurados).
        
Seguros Mapfre 
Seguro contra incendio de contenidos.    
Responsabilidad civil en actividades e inmuebles.
Protección contra robo de mercancía.
            
Zurich Seguros 
Cobertura contra daños a inmueble, mobiliario, maquinaria, inventarios.
Protección ante daños a terceros.    
Seguro contra robo de efectivo o bienes.