Consultoría

3 tips para recuperarte de un viaje de negocios

Toma nota de estos consejos para que cuando regreses de un viaje laboral puedas recargar las pilas y tengas más energía.
3 tips para recuperarte de un viaje de negocios
Crédito: Depositphotos.com

Salir de viaje a mitad de la semana para una junta puede ser muy bueno para convertirte en un emprendedor exitoso, pero al mismo tiempo puede ser bastante agotador. Si no tienes una estrategia personal de productividad, hasta un pequeño viaje de negocios puede provocar que te llenes de correos y mensajes de voz sin responder. Eso es por lo que debes poner a prueba estas tres estrategias para manejar efectivamente tu tiempo, atención y por supuesto tu correo.

1. Equipa tu email. El reto más difícil de los viajes de negocios es tratar con cientos de mensajes que se apilan cuando sales. El secreto es un pequeño proceso que me gusta llamar la “técnica de los cuatro pasos”.

Primer paso: busca por “asunto”, ya que normalmente habrá una gran conversación o varios mensajes con ese asunto. Debes borrar todos los mensajes con el mismo asunto (menos los más recientes) y después leerlos de arriba para abajo. Esto eliminará docenas de mensajes en dos minutos.  

Segundo paso: busca de acuerdo a la persona que envió el correo para guardar o borrar las newsletters, cupones, publicidad y cualquier otra cosa que no te interese. Si estás en Gmail sus folders de Principal/Social/Promociones te ayudarán con esto.

Tercer paso: acomódalos de acuerdo a la fecha de recibido y lee desde el más antiguo hasta el más nuevo. Tal vez siempre lo hagas al revés pero piensa en las personas que esperan desde hace tiempo que les respondas.

Cuarto paso: cuando procesas lo que resta no los ignores, lee cada mensaje. No será más fácil si lo dejas en el olvido para leerlo después. No es eficiente ver el mismo mensaje una y otra vez porque no “te sientes con ganas de tratar con eso”. Muchos mensajes no son tan importantes como crees. Simplemente bórralos o responde, aunque la respuesta sea breve, y experimenta la libertad de un buzón limpio.

2. Busca tiempo para descansar. Un viaje de negocios no significa que debas trabajar 24/7 mientras estás fuera. Aun así, después de un día entero de juntas tendemos a comer algo rápido e ir al hotel para mandar correos y trabajar hasta tarde.

Cuando planeas “una cosa más” en cada minuto libre que tienes, puede ser que regreses muy cansado a tu casa. En lugar de esto planea tu tiempo en tu viaje. Los trayectos en taxis o cuando esperas para subirte al avión son buenos momentos para practicar hábitos en los que recargues las pilas. Libera tu mente y mira a tu alrededor (en lugar de ver tu celular).

3. No trabajes mucho al regresar. Extiende tu mensaje de “estoy fuera de la oficina” para incluir el día que te vas y un día después de que regresaste. Esto te permitirá hacer cosas importantes antes de que te vayas y te da tiempo para ver tus correos cuando regreses. Durante los días que tengas menos energía, como cuando regresas de viaje, debes estar consciente de que te sentirás agotado. Toma en cuenta que cuando te sientas así es común cometer errores, ya que no tienes el poder en tu cerebro para lidiar muy bien con los problemas, lo que significa que tus decisiones e interacciones con otros saldrán mal.

Si en tu oficina tienes algún espacio en el que puedas recargar las pilas durante 10 ó 15 minutos, aprovéchalos para cerrar tus ojos o tomar una siesta corta. Este tiempo puede ayudarte mucho para estar más despierto. No programes juntas o citas el día que regreses, pero sí muchos descansos o actividad física, aunque sea caminar un poco por el edificio o subir y bajas las escaleras. Los estudios muestran que 10 minutos cada hora es óptimo. Aunque muchas personas pueden sentirse muy ocupadas para hacer esto, puede hacer una gran diferencia.