Consultoría

6 tips para superar el pánico escénico

Antes de dar una presentación importante piensa en una historia para hacer que tu audiencia se sienta más involucrada.
6 tips para superar el pánico escénico
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Hay dos tipos de personas en el mundo: aquellas que tienen pavor de dar una presentación y las que aman hacerlo. Yo caigo en la segunda categoría. Siempre me ha gustado involucrarme con la audiencia en obras de teatro. A lo largo de mi carrera profesional me ha gustado participar en debates y hacer entrevistas.

Actualmente, una gran parte de mi trabajo es entrenar a ejecutivos a dar presentaciones. Una buena comunicación y presencia en el escenario son clave. Es importante que comuniquemos el mensaje mientras mantenemos a la audiencia interesada. Aquí están mis tips para preparar y dar las mejores pláticas frente a cualquier público.

1. Enfócate en lo importante. Piensa en la historia que quieras contar y cómo quieres que la gente reaccione. ¿Qué es lo más importante? ¿Cómo quieres que la audiencia se sienta y piense después de tu presentación? Esto es esencial sin importar si vas a hablar frente a 10 ó 10 mil personas.

Hay una gran ciencia detrás de contar una historia. La gente tiende a absorber la información con una historia interesante. Un buen relato los involucrará e influenciará su comportamiento. Hay ciertos modelos para estructurar una historia, el que me gusta y me ayudó cuando trabajé en Microsoft hace años fue el de los siete elementos para contar una historia (Ponte una meta, capta la atención, establece un escenario, humaniza, crea tensión, habla sobre el momento crucial, comunica los resultados).

Piensa en la película que más te haya gustado y te aseguro que encontrarás cada uno de estos elementos. Las historias en tu presentación deben seguir la misma línea, incluyendo a los “héroes”, la tensión y los detalles emocionantes. Mientras sigues con tu presentación, incluye mini historias para ilustrar tu relato.

2. Hazla entretenida. Cuando trabajé para Microsoft, Sean Malone, fundador de una compañía productora llamada Yellowspanner, nos ayudó a transformar la forma en la que hacíamos presentaciones internas a través de una historia con Power Point. La clave es recordar: menos es más. Prepara 10 diapositivas para una presentación de 30 minutos. Usa diapositivas con fotos en lugar de palabras. Entre más texto tengas, más personas se van a distraer. Estarán muy ocupadas leyendo.

3. No camines mucho. No merodees por el escenario. Si caminas la gente te seguirá en lugar de escuchar lo que dices. Para cada uno de tus mensajes es mejor quedarse quieto, ir más lento y proyectar. Camina un poco cuando hables de puntos clave o mientras describas detalles menos importantes. La mejor forma para llegar a toda tu audiencia es pensar sobre comunicarle algo a la fila de atrás para que así todos te escuchen.

4. Es todo sobre la dinámica. Alterna tu tono de voz y haz pausas. Durante los pasajes clave ve más lento y habla más fuerte. Luego detente y deja que el punto se quede en el aire antes de seguir con otro punto. A menos que estés hablando de un tema serio, sonríe. Sé tú mismo durante la presentación. Actúa como si estuvieras platicando con un colega.

5. Memoriza los puntos clave. Evita usar tarjetas durante la exposición. Usualmente te hace ver como alguien inseguro. No necesitas recordar cada palabra, sólo memoriza los puntos clave. Claro, la mejor forma de hacer que tu presentación sea perfecta es la práctica. Escribe un guión. Dila frente al espejo o una audiencia más pequeña, como un grupo de amigos. Graba un video y analízalo.

6. A prueba de desastres. A veces las cosas no salen como lo esperas. Cuando algo como eso pase, sonríe y mantén la compostura. Si la audiencia está inquieta y no pone mucha atención atente a tu plan. No hay mucho que puedas hacer para arreglar la presentación en el momento. Estarás bien si lo preparaste con tiempo, ponte en el lugar de la gente y piensa en la historia que quisieras escuchar.