Consultoría

7 errores que pueden hacer fracasar tu proyecto

Descubre las fallas más comunes que tienen los emprendedores y evítalas para alcanzar tus metas.
7 errores que pueden hacer fracasar tu proyecto
Crédito: Depositphotos.com

Ser emprendedor no es fácil, es un camino lleno de obstáculos donde los errores acechan a la vuelta de la esquina. Sin embargo, éstos pueden convertirse en una enseñanza valiosa para el futuro o, al contrario, pueden crecer y transformarse en trabas infranqueables que conducen al fracaso.

Cuando se tiene poca experiencia en el mundo de los negocios, es común tener algunas caídas que pueden tener consecuencias nefastas para cualquier tipo de proyecto.

Los errores más comunes que todo emprendedor debe evitar:

1. Obviar los problemas. En todo proyecto habrá problemas, son inevitables. Sin embargo, esconder la cabeza como un avestruz, esperando que desaparezcan como por arte de magia, no es la mejor solución. De hecho, eso sólo sirve para que los problemas crezcan y generen más dificultades. Por eso, cuando detectes un problema, no lo obvies, intenta solucionarlo inmediatamente.

2. Plantearse objetivos demasiado ambiciosos en la primera fase. Cuando comenzamos un proyecto estamos llenos de ilusión y energía y creemos que podemos lograr lo que sea. Sin embargo, quien mucho abarca poco aprieta, por lo que es más conveniente que al inicio te plantees objetivos más modestos. Eso no significa que debes cambiar tu meta final sino que es recomendable elaborar un plan de acción realista que te permita ir paso a paso.

3. Replicar otro modelo exitoso. Vemos una nueva empresa de tecnología, un nuevo producto o concepto gastronómico, nos percatamos de que tiene éxito y nos apresuramos a copiar su fórmula. No obstante, copiar un modelo ya existente casi nunca es una buena idea y es poco probable que lleguemos a tener el mismo éxito. Si descubres una buena idea, no la copies, descubre cómo mejorarla.

4. Pensar que un gran producto es suficiente para tener éxito. No hay empresa que tenga éxito si no tiene un buen producto o servicio, pero a menudo eso no basta. En un mundo tan competitivo como este, no es suficiente tener esto, es necesario contar con un plan de negocios, promocionar la marca de la empresa, comprender cómo funciona el mercado y ser capaz de manejar los problemas que se presenten. Un buen producto, sin la estrategia adecuada, puede terminar en la sombra.

5. Anclarse a una visión. Los grandes emprendedores saben que la clave del éxito radica en saber adaptarse a las circunstancias. Es normal que cuando empezamos un proyecto nos sintamos vinculados emocionalmente pero, si éste no funciona como debería, es necesario realizar los algunos cambios pertinentes. Mantenerse anclado a una visión no sólo te cerrará las puertas, sino que también puede conducirte a un desastre económico.

6. Intentar satisfacer a todos. Es imposible satisfacer a todas las personas todo el tiempo. Es mejor que tu producto o servicio se centre en un solo segmento de la población, aunque sea pequeño, antes que arriesgarte a perder la identidad de marca. No olvides que una estrategia de diversificación errónea puede hacerte perder incluso a los clientes más fieles.

7. Depender de un solo cliente. En el caso de los trabajadores autónomos, depender de un cliente tiene ventajas. Sin embargo, si pretendes poner en marcha una empresa, la clave del éxito consiste en diversificar. Es obvio que siempre habrá clientes más importantes, pero si esos fallan, es fundamental que tengas otras fuentes que te permitan mantener a flote la empresa.