Marketing

¿Llegó la hora de vender tu empresa?

Plantéate estos escenarios y si alguno te es demasiado familiar, quizá es el momento de ponerle una cifra a tu negocio.
¿Llegó la hora de vender tu empresa?
Crédito: Depositphotos.com

El teléfono suena. Es Sergey de Google, Marissa de Yahoo! o Tim de Apple, que llaman para decir: “me gustaría comprar tu empresa… ¿te parecen bien x millones de dólares?” De esta manera, sin más, la década de comer tortas y sopas instantáneas finalmente ha redituado.

Bonita fantasía, claro. Aunque así es como suceden las cosas en realidad: un comprador potencial se pone en contacto contigo pero no logra darte una respuesta concreta acerca de si está listo para invertir una fuerte cantidad de dinero en acciones o adquirir tu negocio llanamente. O bien, la contraparte está calificada; sin embargo, tú no estás listo para vender, y te aterroriza que la oportunidad no se vuelva a presentar otra vez.

Más allá del simple análisis monetario –que siempre es básico antes de tomar una decisión de este tipo–, existen algunas razones menos cuantificables pero igualmente importantes para vender tu empresa.

1. Tienes relaciones disfuncionales con los inversionistas. ¿Tus accionistas influyen positivamente en tu vida? Si no es así –a causa de valores incompatibles o desacuerdos sobre la estrategia–, es hora de vender, asegura Jim Franklin, CEO del servicio de correo electrónico SendGrid. “Cuando en las juntas de consejo los agravios se vuelven personales y ya nadie respeta a nadie, más allá de ese punto no sucederá nada bueno para la compañía”, agrega.

2. Has perdido el interés. David Bloom, cofundador de Ordr.in, startup de tecnología para restaurantes, opina que “la vida del emprendedor se trata de actuar en relación con ideas que queman las manos por volverse reales. Sin ideas no hay pasión, es decir, no hay negocio. Si ese es tu caso, es momento de que te salgas”.

3. El mercado dice que ya es tiempo. “Vender es como recaudar fondos: siempre toma más tiempo del que creías”, advierte Sarah Junst, empresaria e inversionista. “Calcular los tiempos del mercado significa observar las salidas de otras compañías para calibrar el interés general, cuánto dinero tienen en sus hojas de balance los compradores potenciales y cómo se está delineando en conjunto el mercado de fusiones y adquisiciones”, explica. En otras palabras, una lectura de la dinámica de tu industria quizá te impulse a vender más pronto de lo que planeabas, pero está bien.