Consultoría

12 tips para tener confianza en ti mismo

Te compartimos algunos consejos para que, como líder, no dudes de tus decisiones y crezcas personal y profesionalmente.
12 tips para tener confianza en ti mismo
Crédito: Depositphotos.com

Es común pretender que las personas exitosas nunca tienen dudas, que son decisivas, que nunca se arrepienten y que siempre saben qué hacer. Eso no podría ser más falso. La cosa es que, todos, hasta los mejores líderes, dudan de sí mismos. Mientras alcanzan en éxito casi siempre son perseguidos por la indecisión.

La duda es una respuesta muy humana a todos los retos que la vida te arroja, pero no debe evitar que superes obstáculos y alcances tus metas. Aquí hay 12 tips valiosos para vencer la duda y dirigir tu energía hacia algo más productivo. En poco tiempo, serás como todos los emprendedores que siempre has admirado.

1. No estás solo. Primero, reconoce que todos tienen dudas. Es solitario pensar que eres el único sufriendo por la falta de confianza. Sabotearás tu éxito si te sientes como un extraño.

2. Deja de preocuparte por lo que otros piensen. Cuando gastas tu tiempo y energía tratando de analizar la percepción que otras personas tienen de ti, te quedarás atrapado. Siempre habrá alguien que parezca estarle yendo mejor. No te compares con los logros y posesiones de otros.

3. Ponte metas inmediatas. Además de adoptar metas ambiciosas, recuerda establecer otras a corto plazo. Es fácil dudar cuando tus grandes objetivos no se cumplen inmediatamente. Al conseguir pequeñas metas, puedes festejar pequeñas victorias.

4. Recuerda tu último éxito. Cuando la incertidumbre llegue, en lugar de pensar en cosas negativas, reflexiona en lo que salió bien y los logros recientes. Cada triunfo es otro paso para alcanzar tus objetivos.

5. Rodéate de la gente correcta. Ninguna persona es una isla, como dice el dicho, y eso es verdad también para tu negocio. Mantén cerca a la gente que te motiva y busca su retroalimentación regularmente. Distánciate de los individuos que siempre son pesimistas respecto a ti y tu negocio.

6. Sé selectivo. En un artículo, una psicóloga llamada Leslie Becker-Phelps, aconseja poner más atención a la retroalimentación positiva que a la negativa. Date tiempo cada día para recordar los logros, aunque sean pequeños, y elige ver el mundo a tu alrededor de una forma positiva. Siempre busca interpretaciones alternativas de situaciones que no salieron como quisiste.

7. Recuerda al resto del mundo. Puede ser difícil separarte de las malas experiencias. Tal vez hagas todo exactamente bien y aun así a veces las cosas no saldrán bien. Recuerda eso cuando dudes de tus habilidades. Es importante dar un paso atrás y recordar que no eres el centro del universo, otras personas tienen metas y logros, problemas e interpretaciones.

8. No dependas de tu identidad para el éxito inmediato. Muchas personas desarrollan una imagen idealista de ellas mismas. Cuando no logran vivir de acuerdo a esa imagen, llega la duda. A pesar de tus mejores esfuerzos e intenciones, los errores pasan y no tiene sentido luchar contra ellos. En lugar de eso, desarrolla mejores hábitos.

9. Perdónate. Una forma de perder el tiempo cuando eliges sentirte miserable. Date permiso para seguir adelante.

10. Sé decisivo, pero no tengas miedo de cambiar de opinión. Cuando llegue el momento de tomar una decisión, no gastes mucha energía. En muchos casos, tu instinto tiene probablemente la razón, así que decídete y sigue adelante. No tengas miedo de cambiar el curso si, al final, te diste cuenta que no fue la mejor decisión.

11. Distráete. Es muy fácil llenarse de pensamientos negativos, y si no se van, pueden perseguirte toda la vida. Rompe el ciclo inmediatamente. Algunas formas para salir de este aro auto destructivo, incluye tomar una caminata, cambiar de proyecto o hacer ejercicio. Experimenta y encuentra una técnica que funcione para eliminar el pesimismo antes de que te consuma.

12. Enfrenta tus miedos. Finalmente, no dejes que el miedo o la duda dicten cómo llevas tu vida personal o negocio. Evalúa con regularidad lo peor que podría pasar así como la relación riesgo-recompensa.

La gente que tiene miedo de fallar nunca crece personal o profesionalmente. Entre más te esfuerces, más te darás cuenta de lo que eres capaz. Eventualmente, tal vez hasta evites los efectos negativos de duda y los uses para retar tus limitaciones y alcances la grandeza.