Recursos Humanos

¿Qué tienen en común los líderes exitosos?

Contrario a lo que piensa la gente, los grandes emprendedores no llegan a triunfar por quienes son, sino por lo que hacen.
¿Qué tienen en común los líderes exitosos?
Crédito: Depositphotos.com

He trabajado con CEOs de empresas grandes y chicas, con fundadores de startups que vencieron las probabilidades y salieron a la luz. ¿Qué hice para tener tanta suerte? No sé, pero observar su comportamiento siempre ha sido como un hobbie para mí. Después de 30 años de interacción con esta gente puedo decirte con gran seguridad que todos tienen una característica en común: nada.

La búsqueda de características que predicen el éxito empresarial es inevitable y fatalmente imperfecto por una simple razón: no es eso lo que te da el éxito, sino los productos y servicios que vencen a la competencia. Ninguno de los grandes líderes de negocios que he conocido se definen por lo que son sino por lo que hacen, por su trabajo. Dicho de otra forma: son mejores en sus trabajos que la mayoría de sus compañeros.

Además de eso, cada uno es único e irrepetible. Realmente no encajan en ninguna de las nociones populares de las que escuchamos todos los días. Algunos eran tan aburridos que podían hacer que te durmieras mientras que otros cautivaban a la audiencia con sus grandes historias.

Aunque no encajaran en un modelo en especial, puedo compartir con seguridad algunas observaciones interesantes que tal vez influenciaron su crecimiento hasta llegar a los grandes lugares del mundo empresarial.

Por un lado eran brillantes. Todos tenían sed de conocimiento, experiencia y sentido común. Eso es lo más parecido a una característica intrínseca en común que puedo ofrecer. No creo que eso sea único porque, aunque duela decirlo así, la gente inteligente es necesaria.

Dicho eso, no me parecieron emocionalmente inteligentes, al menos no de acuerdo con la definición popular. Aunque algunos están mas conscientes y son más empáticos que la mayoría, otros están tan enfocados en su trabajo, productos y el negocio que no piensan que queda lugar para algo más.

Con alguna rara excepción, todos trabajaban mucho para llegar a ser grandes líderes en sus empresas antes de empezar su propia aventura. No puedo decir que alguno de ellos nació para ser un emprendedor, fue más un resultado que una meta. Cuando llegué a conocerlos todos eran expertos en negocios, tenían un entendimiento claro y visceral de finanzas, mercados competitivos y la forma de operar una empresa. Algunos lo aprendieron por osmosis mientras que otros tenían como meta entender los negocios.

Aunque algunos eran más impetuosos y egocéntricos que otros, casi todos era maduros. Se sentían cómodos y no se tomaron las cosas muy en serio, además, tenían un gran sentido de humildad y humor. Usualmente le daban la bienvenida al debate constructivo como medio para tomar una decisión efectiva.

Dicho eso, uno de los atributos de los grandes líderes, pasión y visión, es muchas veces una espada de doble filo que puede nublar la perspectiva. Este es un problema común que creo que ha provocado que muchos con los que he trabajado sean menos exitosos de lo que pensaban.

Finalmente, y tal vez este sea el punto más importante, estoy seguro que todos estarán de acuerdo que el éxito empresarial está basado principalmente en desarrollar productos y servicios que sean mucho mejores tratando con clientes difíciles que la competencia. Si quieres ponerte en sus zapatos un día, por ahí empezaría yo.